El sagaz, polémico y excesivo Seth Putnam fue una de las personas más vivalavirgen dentro de los círculos del grindcore y metal extremo. Su vida fue una aventura sin frenos repleta de humor (muy) negro, autoodio, drogas y provocación como máxima expresión del surrealismo artístico en la música.

En su momento ya se comentó que en esta sección se iba a tratar de englobar la mayor parte posible de excentricidades dentro del rock, metal y derivados, dando cabida tanto a personas repugnantes, crueles y enfermas como a seres más extravagantes y provocadores que peligrosos y violentos por puro morbo y curiosidad. El caso de Seth Putnam es de sobra conocido y, aunque en sus conciertos sí que había momentos violentos y peleas frecuentes con sus fans, probablemente sea la persona más inofensiva que ha pasado por esta serie de publicaciones hasta ahora.

Vocalista y frontman del grupo americano de grindcore Anal Cunt (también conocidos como AxCx) y autor de varias docenas de canciones faltonas con títulos como “Hitler Was A Sensitive Man”, “I Became A Counselor So I Could Tell Rape Victims They Asked For It”, “You Look Adopted” o “Beating Up Niggers That Sell Fake Crack”, llevó tan al límite su música como su vida y humor, convirtiéndose en un drogadicto confeso que hizo escarnio hasta con su propia existencia. Para hacerse a la idea, decir que el documento gráfico que mejor podría definir su fugaz paso por este mundo es, probablemente, su famosa foto encima de un escenario en la que aparece pinchándose heroína con la ayuda de un cable jack a modo de torniquete mientras una chica le hace una felación.

Seth Putnam

Seth Putnam dejando claro que una foto vale más que mil palabras.

Putnam no fue precisamente el músico más conocido del planeta, pero probablemente hayas escuchado su voz más de una vez sin haberte dado cuenta ya que hizo coros en las canciones “The Great Southern Trendkill”, “War Nerve” y “Suicide Note Pt. II” de Pantera y colaboró puntualmente con bandas como Eyehategod, Corrosion Of Conformity, Today Is The Day o Executioner, en esta última como bajista. A pesar de esto, su fama se debió en gran parte a los rifirrafes con otros compañeros de gremio como Chris Barnes de Six Feet Under o Fred Durst de Limp Bizkit, a los que frecuentemente se refería como “pussy” (“marica”) o “gay”. Curioso cuanto menos sabiendo que su grupo favorito era Village People.

Como otro ejemplo de llevar todo al extremo, Anal Cunt dejaron de manera puntual el grindcore para grabar un disco melódico y acústico a finales de los 90’s titulado “Picnic Of Love” (1998), concebido como parodia a ellos mismos y a las canciones de amor con letras totalmente atípicas en su estilo, temas relativamente largos (recordemos que en el grindcore no es habitual que duren más de 1-2 minutos) y un sonido muy cercano al folk y la canción de autor.

En 2004, Seth fue ingresado debido a una sobredosis a lo grande a causa de una ingesta de pastillas para dormir equivalente a 2 meses de tratamiento que se sumó al efecto de la cocaína, heroína y alcohol ya presentes en su cuerpo que acabaron provocándole un colapso casi letal. Este peligroso cóctel lo llevó a estar hospitalizado en estado de coma durante 1 mes, produciéndose así el primer toque de atención serio de su organismo ante su absurda vida.

Seth junto a Phil Alnselmo grabando coros para el LP ’40 More Reasons To Hate Us’ (1996).

Casi inmediatamente después de despertarse de la inconsciencia y de estar postrado en una cama durante semanas, Putnam declaró en una entrevista que pidió a su pareja que lo llevase inmediatamente a una licorería, cosa que no pasó en un primer momento porque apenas podía moverse al haber estado encamado tanto tiempo -y probablemente porque su pareja no quería que se muriese- pero que se hizo realidad cuando fue dado de alta, siendo recogido en silla de ruedas y llevado por un amigo suyo a emborracharse a un bar.

Lo increíble de toda esta historia no es solamente que Putnam se despertase del coma, sino que tras este duro contratiempo retomó su autodestrucción con humor como si nada hubiese pasado. El artista siguió riéndose de sí mismo y de la situación provocada por la sobredosis llegando a recuperar en su repertorio canciones como “You’re In Coma”, un tema del disco ‘I Like It When You Die’ (1997) de Anal Cunt y previo a su período de inconsciencia que probablemente le sirvió como evasión.

Tras su recuperación parcial, Seth se casó, siguió haciendo música y dando conciertos tanto con Anal Cunt como con otros de sus tantos proyectos a pesar de las secuelas. Su estancia en el hospital se tradujo en dificultades en la movilidad a nivel de extremidades (a veces tenía que utilizar bastón o ser ayudado por alguien para mantener el equilibrio), problemas de comunicación y una depresión que logró vencer (¡para que digan que reírse hasta de uno mismo no sirve para nada!).

Aunque esta historia podría haber tenido un desenlace “bonito”, desgraciadamente no fue así. Lejos de dejar de lado sus adicciones, Seth siguió dándole a la mandanga con frecuentes y desmedidas borracheras y volvió a la cocaína y a fumar crack -experiencia que él mismo recordó y describió como “inolvidable”-.

Seth Edward Putnam falleció en el año 2011 en su residencia de Newton (Massachusetts) a causa de un infarto, un mes después de cumplir 43 años, no sin antes dejar constancia de su desvergonzada existencia siempre aderazada con un particular humor que, por sorprendente que parezca, lo hizo ser querido por muchas personas entre las que se encontraba Phil Anselmo de Pantera y Down. Poco antes de fallecer le preguntaron qué le gustaría que escribiesen en su tumba, a lo que respondió: “no tengo ni idea, depende quién lo vaya a escribir, pero espero que no sea alguien gay”.

Jaime Tomé