Después de su debut homónimo, Skid Row optaron por una línea más agresiva. Rebeldes sin causa en una época en la que la banda era radiada por doquier.

Un disco más heavy que su debut

El bajista de Skid Row Rachel Bolan y el que fuera cantante de la banda Sebastian Bach, hablaron (por separado, se entiende) con Billboard sobre la decisión de la banda de darle una continuidad más agresiva a su álbum debut homónimo. Estamos hablando de “Slave To The Grind”, publicado en junio de 1991, que a pesar de ello se convirtió en disco de platino y fue el primer álbum en debutar en el número 1 en la lista Billboard 200 desde que comenzó a usar los datos de Nielsen Music en mayo de 1991. A día de hoy, Skid Row ha vendido más de 2 millones de copias de este álbum.

Bolan recuerda que “Nuestro público femenino disminuyó en aproximadamente un 45 por ciento. “Lo compramos principalmente chicos, porque el disco era mucho más heavy y eso alienó a muchas mujeres”.

Por su parte, el vocalista señalaba que “Los tiempos hacían que fuéramos más heavys. Las bandas que no se hicieron más heavys en el 91 perdieron a los fans rápidamente. Mirando en retrospectiva, toda la escena estaba cambiando a algo más oscuro. Si nos hubiéramos vuelto  en el 91 más light que en el primer disco de Skid, creo que no estaríamos haciendo esta entrevista en este momento.”

Está claro que el sonido de “Slave To The Grind” estaba un poco premeditado. En 2015, Bolan hablaba del proceso de composición de esta joya de los estadounidenses. “Creo que mucha gente esperaba que repitiéramos la fórmula del primer disco, y no teníamos interés en hacerlo. Y estoy muy orgulloso de todos nosotros por estar de acuerdo con eso. No estoy diciendo que hubiera sido fácil desde el punto de vista creativo ir más allá de las líneas del primer disco, porque había algunas canciones que nos hacían grandes respecto a la radio, pero teníamos una mentalidad diferente. Habíamos pasado de dejar el estado de Nueva Jersey a ver el mundo. Muy pocas personas tienen esos privilegios”.