Sigue el cruce de declaraciones en las redes entre dos grandes del rock duro nacional dentro de una batalla ideológica que lleva tiempo coleando.

Las redes arden con regularidad por una variedad de motivos. Oscar Sancho, el vocalista de Lujuria y agitador de conciencias en sus plataformas en la red, ha abierto un melón esta semana que no es más que un viejo conocido: su enemistad con Sherpa, líder de Los Barones, por sus presuntas inclinaciones fascistas en las redes.

Los Barones, la banda con la que Jose Luís Campuzano “Sherpa” rinde tributo a las canciones clásicas de Barón Rojo junto al batería Hermes Calabría, han sido anunciados como parte de un doble cartel en Madrid junto a los legendarios Obús que supondría el primer concierto de la formación en dos años. La reacción de las redes y, más en especial, Sancho no se ha hecho esperar. Tras poner en marcha un manifiesto y plataforma bautizados como “Rock contra el Fascismo” era de prever que Sancho no se iba a quedar callado ante el hecho de que uno de los grandes exponentes del rock duro nacional tocase junto a un grupo cuyo líder emite opiniones de tinte abiertamente fascista en sus redes sociales. La batalla viene de antes y, aunque Sherpa y Sancho hicieron las paces en un post en las redes hace meses, las aguas se han vuelto a enturbiar.

El post original de Oscar Sancho es el que sigue.

Como muchos recordaremos, tras los comentarios abiertamente xenófobos, racistas y fascistas de Sherpa en las redes, el resto de la banda decidió “desvincularse” del grupo y hacer únicamente aquellas fechas que quedaban pendientes y ya contratadas.

El anuncio de una nueva fecha no prevista y la correspondiente “colleja” cibernética de un Sancho muy comprometido con la lucha antifascista generó que el guitarrista de la banda, Marcelo Calabria, le bloquease de las redes. Sancho, a su vez, hizo un largo post explicativo (el de arriba) en el que comentaba que “el jefe de la banda trata de hacerse valer, legítimamente, en el mundo del rock con su propio nombre”.

“No le llega el éxito que él esperaba. Entonces empieza la parodia y a su nombre añade el apelativo “ex-banda original” y así se denominan sus perfiles en las redes, y así se anuncia en la cartelería. Bueno, mentir no miente, pero muy ético no es, máxime cuando empieza a soltar sus alegatos racistas y xenófobos en dichas redes y los medios de comunicación “olvidan” el ex que hay delante del nombre de esa banda, dejando que “su” mierda salpique a sus antiguos compañeros de banda.”

La presencia de Los Barones en el concierto de Obús en Madrid es una afrenta para Sancho y para los casi mil grupos, agencias, managers, medios y demás que firmaron el manifiesto de Rock contra el Fascismo, la plataforma auspiciada por Sancho y Fernando de Reincidentes para plantar cara al ascenso desmedido de las corrientes ultraderechistas en nuestro país y su blanqueamiento y normalización por parte de gente como el mencionado Sherpa.

Sherpa por su parte ha llamado al líder de Lujuria “Lajauría de hienas comunistas”. Sherpa ha comentado que “realmente es un enfrentamiento que aunque en este caso concreto esté focalizado en mí, nos afecta a todos los que creemos en la unidad de España, la Democracia y la Constitución”.

Sancho, por su parte, ha publicado el siguiente comunicado en representación de la plataforma Rock Contra el Fascismo:

En el comunicado se expresa claramente que no buscan “censurar” el concierto, lo cuál les haría caer en la misma técnica de “judicialización” contínua que busca la propia ultraderecha, sino poner sobre la mesa “que un miembro de una de las bandas que participa hace un flaco favor al rock con su comportamiento fascista, racista, xenófobo y homófobo y ahora, como siempre debió ser y muchas veces no fue con nuestras bandas”.

La batalla ideológica está servida.