El vocalista de Judas Priest analiza con perspectiva los años en el que los excesos y adicciones formaban parte de su día a día.

Si hace unos días la revista Rolling Stone desvela uno de los capítulos de la próxima autobiografía de Rob Halford, ‘Confess’, en el que el cantante de Judas Priest recordaba la gira con Iron Maiden en 1980 y una anécdota con Paul Di’Anno, ahora es el propio vocalista quien explora en su época más adictivas de su vida en una nueva entrevista.

El alcohol y las drogas en la vida de Halford

En el pasado mes de enero Rob Halford celebraba su 34 aniversario de sobriedad y ahora, de cara a promocionar su próxima autobiografía ‘Confess’ en una entrevista con la revista británica GQ, contaba cómo ha cambiado su vida desde que dejó las adicciones a un lado.

“Ahora tengo claridad sobre todo, especialmente cuando se trata de mi trabajo”, explicaba el frontman de Judas Priest. “Puedo percibir mi música más claramente, con mucho menos desorden y eso es importante como músico, particularmente para mí, porque amo lo que hago y amo mucho a Juas Priest. Me gusta sentir que estar limpio y sobrio me ha permitido hacer mi trabajo de manera mucho más eficiente; miro hacia atrás en algunas de mis letras y son una piedra de toque. Si miras las letras de ‘Nostradamus’, son algunas de las mejores que he escrito . Estoy más orgulloso de eso y dudo mucho que lo hubiera logrado si tuviera un porro en una mano y una botella de Jack Daniels en la otra”.

Pese a su logro, Halford reconoce que echa de menos aquellos años de excesos: “Absolutamente. Estuve viendo algo con mi socio Thomas recientemente y dije que simplemente amaba esos tiempos de beber y drogarme. Me encantaba. En ese momento el juego final fue la autodestrucción total, sí, pero estuvo genial. En tu juventud eso es lo que haces, ¿no? Vas a una fiesta extraña, haces cosas locas y es un rito de iniciación. Aunque fue bastante peligroso para mí, no miro hacia atrás y me arrepiento. Nunca me arrepiento. Creo que aprendes de tus errores, pero no me arrepiento de nada. Una vez que desaparece tienes que darle utilidad para seguir adelante”.