No puede entenderse la carrera de Saxon sin 'Wheels Of Steel'. Publicado en abril de 1980, el segundo álbum de estudio de la banda británica se convertía en una pieza clave de su larga carrera con clásicos como “Motorcycle Man” o "747 (Strangers In The Night)". Tiene el status de disco de platino en el Reino Unido.

Pocas bandas nacieron tan de pie como Saxon en unos años de agitación como los finales de los ‘70 y los primeros ‘80. Pese a tener dificultades en encontrar sello discográfico, refugiándose en Francia, en Carrere, tuvieron en 1980 la enorme capacidad de crear un buen disco que supone un gigantesco paso hacia adelante tras el dubitativo disco homónimo de debut. La creatividad de la banda estaba tan encendida que no sólo consiguieron componer aunar calidad musical capaz de convencer a la crítica en general y grandes cifras de ventas, sino que nos entregaron magníficos himnos dignos de quedarse en la memoria de los fans. ‘Wheels Of Steel’ es el álbum que la banda anhelaba en el momento que lo necesitaba, luego vinieron sus mejores trabajos que no habrían sido posibles sin éste: ‘Strong Arm Of The Law’ (también en 1980), ‘Denim And Leather’, ‘Power & The Glory’ y ‘Crusader’ convirtiendo a la banda en un referente inevitable no sólo en la NWOBHM sino de todo el sonido metal de los primeros años ‘80.

El anodino inicio del disco con el sonido de la moto pasando de un altavoz a otro no parece prever la solidez de “Motorcycle Man” ni que tuviese una casi ideal continuidad con “Stand Up And Be Counted”, la propia “Wheels Of Steel” y sobre todo el himno de “747 (Strangers In The Night)” . Y el tipo se aguanta con buena nota en la segunda cara del disco, con un arranque casi al nivel de la primera gracias a “Freeway Mad” y “See The Light Shining”, luego viene un ligero escalón inferior como “Street Fighting Gang” y “Suzie Hold On” para cerrar con la poderosa “Machine Gun”. La producción del disco pese a se muy limpia y adecuada tal vez abuso de los efectos de estudio y postproducción en guitarras y sobre todo batería, pero nada que no sea salvable por la entidad propia de las canciones.

La calidad de ‘Wheels Of Steel’ radica, más que en el puñado de buenas canciones que lo componen, en que todas ellas tienen un nexo común sonoro y lírico, todas están impregnadas del mismo ADN que nació aquí y se quedó en Saxon para marcarlos como uno de los grupos más reconocibles del panorama de la Vieja Escuela del heavy metal. Son los elementos esenciales para conocer y reconocer a una buena banda de heavy metal por sí misma.

Toni de Lola