Los clásicos más conocidos de la banda británica liderada por David Coverdale, se incluye en este séptimo álbum de estudio que se puso a la venta el 7 de abril del año que lo titula. “Crying In The Rain”, “Here I Go Again”, “Is This Love” o "Still Of The Night".

En abril de 1987, tres meses antes de la publicación de un disco que cambiaría la historia del hard rock como fue ‘Appetite For Destruction’ de Guns N’ Roses, Whitesnake lanzaban el que posiblemente sería el último gran disco de hair metal de la década, década en la que este movimiento había nacido y explosionado. El proyecto del vocalista David Coverdale tras dejar Deep Purple ya estaba perfectamente asentado -con seis discos lanzados desde 1978- pero fue ‘1987’ el que lo convirtió en todo un fenómeno de masas dejando de lado su época más blusera para centrarse en un hard rock directo y contundente que ya habían comenzado a practicar con ‘Slide It In’ de 1984. Fue la época de esplendor de la MTV y de los videoclips de grandes presupuestos y ahí Whitesnake encontró un filón teniendo como protagonista a la musa y  mujer de Coverdale en aquella época: una modelo y actriz pelirroja despampanante llamada Tawny Kitaen.

Coverdale había reunido a la que posiblemente fue la mejor formación de Whitesnake de la historia para este álbum con dos guitar héroes como son John Sykes y Adrian Vandenberg, Neil Murray al bajo, Don Airey a los teclados y Aynsley Dunbar a la batería. Y como resultado del nuevo sonido conseguido decidió rescatar dos canciones del ‘Saints And Sinners’ para darles  una nueva vida gracias a unas guitarras mucho más aguerridas: “Crying In The Rain” y “Here I Go Again”, famosa también por su conocido videoclip y que se ha convertido en inamovible de las radio fórmulas al igual que la balada “Is This Love”.

Aunque la fuerza de “Still Of The Night”, un homenaje a Led Zeppelin en toda regla, siga estando por encima de todas ellas. El resto de temas no tienen desperdicio. “Bad Boys”, “Give Me All Your Love”, “Children Of The Night”, “Straight For The Heart” o “Don’t Turn Away” no tienen nada que envidiar a los hit singles que poblaron este disco.

Todo un superventas que llevó a Whitesnake a las primeras posiciones del ranking de las mejores bandas de hard rock del planeta y cuyas canciones siguen siendo básicas en los directos de la banda. Coverdale sigue trayendo ‘1987’ al presente a base de reediciones, remasterizaciones, directos y demás inventos. Es un filón inagotable.

Ángel Corral