Y no; no es Donald Trump. De nuevo, otro político echa mano de una canción clásica de Twisted Sister para su campaña electoral. La banda está en su pleno derecho de autorizar o no el uso de sus canciones para diferentes fines.

Pero en esta ocasión, la banda norteamericana no está muy contenta de la relación entre este político australiano y su clásico “We’re Not Gonna Take It”.

Twisted Sister critican a un político australiano

Los norteamericanos Twisted Sister ha criticado al magnate de la minería australiano Clive Palmer, por usar una versión reescrita de su clásico tema “We’re Not Gonna Take It” en relación con su partido político. El partido de Palmer, llamado ahora United Australia, competirá en las próximas elecciones federales. Los primeros anuncios para las próximas elecciones señalaban su deseo de “Hacer que Australia sea grande”; muy del estilo del populismo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

A través de Twitter, el guitarrista de Twisted Sister Jay Jay French, dejaba bien claro que la banda “no respalda al político australiano Clive Palmer, nunca supo nada de él y nunca se le informó sobre el uso que hizo Clive Palmer de una versión reescrita de nuestra canción “Were Not Gonna Take It”. No recibimos dinero por su uso y estamos investigando cómo podemos detenerlo”.

El cantante de la banda Dee Snider, respaldaba el comunicado de su compañero, y señalaba que ya han contactado con su equipo legal para solucionar este problema y que dicho político utilice uno de sus temas más populares. El vocalista estará presente en la próxima edición del Rock Fest Barcelona, que como bien sabéis, se celebrará los días 4, 5, 6 y 7 de julio de 2019, en el Parc Can Zam de Santa Coloma de Gramenet, Barcelona. Puedes comprar tu entrada a través de este enlace.