La banda británica informa que emprenderán acciones legales contra Donald Trump si usa algunas de sus canciones durante su actual campaña política.

Si hace unos días era la familia de Tom Petty la que mostraba de forma pública su negativa a que Donald Trump usara sus canciones en su campaña política, ahora The Rolling Stones toma el mismo camino, pero además con ánimos de emprender acciones legales contra el actual presidente de Estados Unidos.

The Rolling Stones vs Donald Trump

El pasado sábado 27 de junio The Rolling Stones emitieron un comunicado confirmando que su equipo legal y la organización de derechos de interpretación BMI están trabajando para evitar que Donald Trump use sus canciones en cualquiera de sus futuras campañas políticas.

“El BMI notificó a la campaña de Trump en nombre de The Rolling Stones que el uso no autorizado de sus canciones constituirá una violación de su acuerdo de licencia”, anunciaba el representante de la banda británica. “Si Donald Trump ignora la exclusión y persiste, entonces se enfrentaría a una demanda por romper la orden y reproducir música que no ha sido autorizada”.

Según informaron varios medios de comunicación, en la manifestación del presidente el pasado 20 de junio en Tulsa, Oklahoma. el equipo de la campaña de Trump utilizó el tema “You Can’t Always Get What You Want”.

Representantes del BMI declaraban que la campaña de Donald Trump tiene una Licencia de Entidades Políticas que autoriza el uso público  de más de 15 millones de obras musicales en los eventos de la campaña. Eso sí, existe una disposición que permite que el BMI excluya obras musicales de la licencia si un compositor o editor se opone a su uso por parte de una campaña. BMI recibió esta objeción de The Rolling Stones y envió una carta para notificar a los encargados de la campaña de Trump que las canciones de los británicos ya no se pueden usar y que cualquier uso futuro de estas composiciones musicales infringirán su acuerdo de licencia con BMI.