El presidente de Estados Unidos comenzó su campaña al ritmo de una conocida canción del fallecido Tom Petty, y su familia se opone de forma pública.

No es la primera vez que ocurre, pero Donald Trump sigue usando canciones de rock durante sus discursos sin permiso de sus compositores. En el arranque de su campaña electoral para revalidar su mandato en Estados Unidos sonó una conocida canción de Tom Petty y su familia ya ha enviado un aviso negándose a que la obra del difunto artista sirva de banda sonora en los eventos del candidato republicano.

La música de Tom Petty en la campaña de Trump

La familia de Tom Petty envió un aviso de cese y desistimiento a la campaña de Donald Trump sobre el uso que hizo el actual presidente de Estados Unidos de la canción “I Won’t Back Down” en su mitin de Tulsa el pasado sábado.

“Trump no estaba autorizado de ninguna manera a usar esta canción para promover una campaña que deja atrás a demasiados estadounidenses y sentido común”, dijeron en un comunicado publicado en las redes sociales los propietarios y derechos de Petty, que son sus hijas Adria y Annakim, su ex esposa Jane y su viuda Dana.

“Tanto el fallecido Tom Petty como su familia se oponen firmemente al racismo y la discriminación de cualquier tipo. Tom Petty nunca querría una canción suya para una campaña de odio. Le gustaba unir a la gente”, continuaban explicando. “Tom escribió esta canción para los desvalidos, para el hombre común y para todos. Queremos dejar en claro que creemos que todos son libres de votar como quieran, pensar como quieran, pero la familia Petty no lo apoya. Creemos en Estados Unidos y creemos en la democracia. Pero Donald Trump no representa los nobles ideales de ninguno de los dos. Odiaríamos que los fans marginados por esta administración piensen que fuimos cómplices de este uso”.

No es la primera vez que por parte del entorno de Petty se ha emitido un aviso de cese y desistimiento a un político. El propio Tom Petty en 2000 envió un mensaje a George W. Bush por su uso de “I Won’t Back Down” en su campaña electoral. Steven Tyler de Aerosmith, Neil Young y R.E.M. entre otros también han criticado de forma pública a Trump por usar su música en sus eventos políticos.