Echar la vista atrás nos hace revalorizar ciertos discos. Así lo recuerda el líder y máximo compositor de Emperor.

Hay bandas y discos que comienzan a valorarse al cabo del tiempo. Y lo que en principio pasó desapercibido, el test temporal le da un valor incalculable. Muchos ejemplos existen en la historia de la música, y Emperor y sus primeros discos, es uno de ellos.

Los primeros años del black metal noruego de Emperor

El líder de Emperor Ihsahn (cuyo nombre real es Vegard Sverre Tveitan), hablaba hace poco con la revista británica Kerrang sobre los primeros años del black metal noruego, y su influencia en la grabación de su”Anthems To The Welkin At Dusk” de 1997. Toda una piedra angular en la posterior carrera de la banda de Telemark.

“Los dos primeros discos de Emperor fueron menospreciados en sus totalidad por los principales medios de heavy metal. Pasaron diez años, viente años, y de repente, veo este disco junto al debut de Black Sabbath, como el álbum más influyente e importante de los últimos 50 años. Cosas como esta ocurren. Sube y baja como un yo-yo”.

“Como puedes imaginar, lo he dicho muchas veces, en 1991, no formamos una oscura banda de black metal por formarla. No había escena. Hubo una escena muy, muy pequeña, underground, que llevaba la música al límite de los extremos. Éramos adolescentes. Había ambiciones puramente artísticas, sin ambiciones comerciales. Me gusta pensar que esa fue la única razón por la que tuvimos una carrera, porque en primer lugar, al hacerlo, creamos algo que era exótico y lo suficientemente único como para no competir con algo que ya existía”.

La actualidad de la carrera en solitario de Ihsahn

El pasado 4 de mayo, Ihsahn puso a la venta su nuevo trabajo en solitario titulado “Ámr” a través de Candlelight  y Spinefarm. El líder y principal compositor de los legendarios Emperor, y creador de discos clásicos como “In The Nightside Eclipse” de 1995 y “Anthems To The Welkin At Dusk” de 1997, se reencarnó como artista en solitario con “The Adversary” en 2006.

Desde entonces, nos ha ido ofreciendo otra visión de su calidad como compositor a través de discos bajo su firma. “Ámr” es otra muestra de metal extremo progresivo, refinado y absorbente, que recoge el testigo de la meticulosa precisión y simplicidad estructural de su aclamado “Arktis” del 2016.