Rodrigo Leite nos cuenta cómo Milk aprovecha las ventajas tecnológicas para adaptarse a los nuevos hábitos de consumo sin perder la magia de los formatos físicos, así como una introspección de cómo está siendo el comienzo de la carrera de la banda.

La banda catalana Milk viene pisando fuerte con su primer larga duración, ‘Escape From Dead Planet’, donde rompen los límites entre formatos físicos y digitales con su propio cómic. Además, su fresco y original sonido los pone en el punto de mira 3 años después de su formación. Hablamos con Rodrigo Leite sobre este nuevo disco, sobre Milk y sobre cómo sacar lo mejor de la tecnología sin perder el romanticismo de los formatos físicos.

Vuestro álbum, ‘Escape From Dead Planet’, verá la luz el próximo mes de mayo. Dadas las circunstancias y la inestabilidad todavía presente respecto a la crisis sanitaria, ¿qué planes tenéis para poder promocionarlo?

Buenas. Antes que nada, ¡gracias por contactarnos! De momento acabamos de grabar un segundo videoclip para la canción “Cruel World”, que publicaremos antes de la salida del álbum. Podemos anunciar que haremos un concierto de presentación en la asociación El Pumarejo en Hospitalet el 08 de Mayo acompañados de Keloidrop. A partir de ahí, pues ya veremos qué se nos permite hacer.

En lugar de simplemente publicar el álbum en los formatos habituales, habéis decidido crear un cómic original con ilustraciones del artista Van Saiyan. ¿Cómo surge la idea de este original proyecto y la colaboración con este artista?

El formato cómic es una variación de lo que yo llamo DSD (disco sin disco), y surge de la búsqueda de una alternativa a los formatos físicos tradicionales de distribución, ya que para mí el CD se ha quedado obsoleto y el vinilo no está al alcance de todos. La música se publica a través de internet acompañada por una edición física que puede ser un cómic, un libro o lo que quieras, con un código de descarga de las canciones. De esa manera, asumiendo que la mayoría de la gente consume música en streaming, creo que se puede aprovechar lo mejor de la tecnología sin sacrificar el romanticismo de los formatos físicos. Es el formato que uso en mis dos proyectos musicales, Milk y Leite, así como en los trabajos que se editan a través de Resilient Records.

Sobre la colaboración con Van Saiyan, me parece otro aspecto genial de este formato, te permite colaborar de una manera mucho más profunda con el artista gráfico. En este caso contacté con él porque ya habíamos estado en contacto a raíz de un concierto con su banda anterior llamada Tears on Mars, y su estilo encajaba con lo que buscaba. A partir de ahí le dimos libertad total y creo que supo captar y plasmar la idea del álbum perfectamente.

“El formato cómic es una variación de lo que yo llamo DSD (disco sin disco), y surge de la búsqueda de una alternativa a los formatos físicos tradicionales de distribución”

El sello independiente Resilient Records es ese otro proyecto que va de la mano con Milk. ¿Qué nos podéis contar sobre Resilient Records?

Como todo, surgió de la necesidad. En este caso empezó como estudio de grabación para proyectos propios y de amigos, luego acabó pasando más de lo mismo a la hora de publicar y promocionar esos trabajos, organizar conciertos…etc. De momento estamos centrados en la producción musical, pero con el tiempo nos encantaría convertirlo en un sello a escala mayor con el que dar salida a más locuras propias o afines a nuestra filosofía.

Milk (Foto: Alberto González)

La forma de ver la música tanto de Milk como de Resilient Records es la de romper los formatos y experimentar más allá de lo tradicional, como es el caso de ‘Escape From Dead Planet’, donde el propio álbum es una experiencia sonora y visual. Si este nuevo disco es bien recibido por vuestros seguidores, ¿consideraríais seguir rompiendo esquemas y experimentando con nuevas formas de consumo?

Por supuesto. Creo que la industria musical está pasando por cambios muy profundos y creo que los músicos no estamos sacando partido a todas las posibilidades de empoderamiento que nos da la tecnología, en cambio vemos cómo se repiten las mismas viejas manías y estructuras de antes. Queda mucho por hacer en nuestro colectivo.

“La industria musical está pasando por cambios muy profundos y creo que los músicos no estamos sacando partido a todas las posibilidades de empoderamiento que nos da la tecnología”

El primer videoclip de la banda es el correspondiente a “Oh Ohh!”, canción de vuestro álbum debut. En el vídeo hacéis crítica a la política actual, al capitalismo y a sus consecuencias en el planeta. ¿Cómo ha sido la experiencia de crear un vídeo tan directo como carta de presentación?

La idea del vídeo me vino a raíz de cuando trabajaba en congresos como camarero, viviendo en primera persona toda esa hipocresía que se respira en los círculos de poder. Creo que es muy importante que si una canción tiene un mensaje potente, este no se pierda por el camino o se quede a medias, y creo que hemos conseguido ser lo más explícitos que podíamos con este vídeo al igual que con el siguiente que sacaremos. No lo hubiésemos conseguido sin haber tenido la suerte de contar con Alberto Moraleda de Unida Films y con todo el equipo técnico y artístico que se volcaron al 100% con el proyecto. La experiencia fue brutal sin dudas.

Milk (Foto: Oficial)

Respecto a ese contundente mensaje, ¿lo consideráis parte de la ideología que busca transmitir Milk con su música? ¿Qué artistas o movimientos inspiran los principios de la banda y las historias que queréis contar?

Siempre he admirado a bandas con mensajes combativos como RATM o SOAD, o la etapa de Chaos AD/Roots de Sepultura con la que, como brasileño, me sentía muy identificado con los temas que trataban. La verdad es que no era algo demasiado planeado que las letras de Milk tuvieran ese carácter de crítica social, pero uno escribe sobre lo que le pasa por la cabeza y creo que hoy en día vivimos con esa sensación de hundimiento constante de nuestra civilización, el cambio climático, la post-verdad… Se nos va de las manos, todo lo que hagamos ahora determinará el futuro de una manera muy heavy y que creo que no le prestamos suficiente atención.

“Hoy en día vivimos con esa sensación de hundimiento constante de nuestra civilización”

Antes de tener la alineación actual de Milk, salió a la luz un EP de presentación llamado ‘Within Yourself’. Ahora con ‘Escape From Dead Planet’ ya terminado, ¿qué balance hacéis desde ese primer EP hasta vuestro primer larga duración? ¿Habéis encontrado ya el sonido que queréis para Milk?

Las canciones de este disco ya estaban compuestas mucho antes de formar la banda hace 3 tres años. Desde entonces la formación cambió por completo y, con esta nueva formación, estamos empezando a componer cosas juntos. Cada uno tenemos un background muy diferente, pero nos gusta la dirección que van tomando, así que creo que aunque el núcleo no cambie demasiado, en el futuro seguiremos explorando cosas diferentes a nivel musical y de producción.

‘Escape From Dead Planet’ es prácticamente vuestra carta de presentación, un álbum que nace de muy poca experiencia como banda y que ya muestra una gran personalidad gracias a vuestra trayectoria anterior como artistas. ¿Cómo fue la experiencia del proceso de creación del álbum y del cómic y qué aprendizajes os ha aportado de cara al futuro?

El proceso fue bastante errático, participaron tanto músicos actuales como anteriores de la banda, las canciones estaban compuestas hace mucho tiempo y el proceso se alargó durante dos años. Creo que el resultado representa ese proceso de formación del grupo, con todo lo que conlleva, y aunque uno siempre quiera mejorar algunos aspectos, me parece que es una carta de presentación bastante digna.

Milk (Foto: Alberto González)

A nivel sonoro optáis por rescatar del pasado géneros como el grunge y el rock alternativo de la época y aportáis vuestro toque personal, dando como resultado ese power grunge tan especial manifestado en auténticos temazos como “Star” o “The Narrowing”. ¿De dónde viene este objetivo estilístico? ¿Consideráis arriesgado este nivel de experimentación o, por el contrario, necesario para destacar?

Sinceramente, no creo que estemos reinventando la rueda. A día de hoy creo que es bastante complicado sacar algo completamente novedoso, así que lo que nos queda es intentar aportar ese toque personal, más allá del revival puro y duro.

“Todo esto nos ha acabado beneficiando, hoy en día tenemos un proyecto mucho más consolidado”

Sois de Barcelona, ciudad que vio muchas consecuencias de la crisis provocada por la Covid-19 al igual que muchas otras. ¿Cómo habéis vivido la situación desde dentro? ¿Fue complicado sacar a la banda adelante en sus primeros años al encontrarse con este gran bache en el camino?

Pues yo suelo decir que, como banda, todo esto nos ha acabado beneficiando. Durante la pandemia sufrimos algunos cambios en la formación, pero ahora tenemos una banda más centrada y compenetrada. Por otro lado, hemos podido prepararnos mejor para el lanzamiento del álbum, grabar el videoclip de “Oh Ohh!” y, tanto a nivel estético como de propuesta en general, creo que hoy en día tenemos un proyecto mucho más consolidado.

Es prácticamente imposible poder hacer planes a corto y medio plazo actualmente, pero es inevitable crearse expectativas de futuro cuando surge un nuevo proyecto. ¿Cuál es el siguiente paso para Milk para llegar a donde queréis estar a largo plazo?

Pues de momento queremos dar a conocer nuestro proyecto al mayor número posible de personas, seguir trabajando en nuestro sonido y seguir publicando cosas, no queremos estar parados. Y claro, en la medida de lo posible salir a tocar y presentarnos en directo por el resto del país para seguir con la dominación mundial.

Olga Vidal