También conocido como Halo 8, el segundo disco de la banda de Trent Reznor y compañía fue todo un empujón para la carrera de Nine Inch Nails. Publicado el 8 de marzo de 1994, las ventas de un disco cargado de clásicos se cuenta por millones a día de hoy.

La banda de Trent Reznor ha ganado muchos enteros a lo largo de su trayectoria. Su dinámica ha sido poco convencional, pero efectiva. Reznor se encarga de producir, componer e interpretar (voz e instrumental) toda su música. Una vez saca un álbum al mercado, contrata a un conjunto de músicos para sus giras. Además, los elementos sonoros tan peculiares de Nine Inch Nails y la escenografía tan preparada, llena de efectos visuales, hacen que ese elemento sea meramente anecdótico, convirtiendo sus directos en ocasiones de lo más especiales. En este caso, no importa en absoluto que el proyecto solo tenga una cabeza pensante y un miembro oficial, su éxito comercial habla por sí solo. La década de los ‘90 vino llena de éxitos para el proyecto de Reznor, con varios premios y buenos resultados en ventas.

Su punto álgido con la publicación de ‘The Downward Spiral’ tuvo momentos clave en la carrera de Nine Inch Nails, como la actuación en Woodstock ‘94 que daría pie a ese formato de trabajados directos que caracterizaría posteriormente a la banda. De hecho, fue complicado para Reznor asumir su nueva relevancia, afectando a la creación de su siguiente álbum con sus altas expectativas y sus problemas de adicción. Si nos centramos en concreto en su segundo álbum, ‘The Downward Spiral’, se trata ni más ni menos que el trabajo más vendido de su discografía en Estados Unidos. Ha sido un álbum bastante alabado por la prensa especializada y la pieza clave de su colección discográfica. Sus influencias, clásicas y psicodélicas, se bañan en una atmósfera sonora muy personal. Canciones como “March Of The Pigs”, “Hurt” o “Piggy” ya son himnos de la banda de Reznor. La alocada estructura compositiva y sonora de canciones como “Mr. Self Destruct”, “Heresy”, “Closer” o “I Do Not Want This” hablan por sí solas, con un estilo único 100% Nine Inch Nails.

 

La relevancia de Nine Inch Nails en la música actual y en su época de despegue es innegable, especialmente teniendo en cuenta la dificultad que conlleva que sea un proyecto liderado por una sola mente compositiva. El mérito de Trent Reznor ya ha hecho historia al dejar un gran legado con un álbum cumbre: ‘The Downward Spiral’, que marcó los años ‘90 y consiguió colocar a Nine Inch Nails como una de las bandas más representativas de esa década.

Olga Vidal.