Publicado el 18 de noviembre de 1988, el sexto trabajo de Manowar fue la guinda del pastel que ya venían cocinando con sus anteriores trabajos. Himnos como “Wheels Of Fire”, “Kingdom Come”, "Hail And Kill" o la propia "Kings Of Metal" siguen siendo las canciones favoritas de sus fieles seguidores.

Después de 5 discos muy exitosos, Manowar deciden deleitar al mundo con el que sería su último álbum antes de la partida de Ross the Boss, ‘Kings Of Metal’. El álbum les hizo triunfar gracias a himnos como “Kings Of Metal” o “Hail And Kill” que son parte ya de la historia del heavy metal y una apuesta segura en cualquier garito heavy que se precie.

El álbum empieza con un puñetazo llamado “Wheels Of Fire”, un tema veloz, agresivo y potente. Le sigue la primera bomba, “Kings Of Metal”, un himno hecho para abandonar las salas y congregar a miles de personas en grandes estadios. “Heart Of Steel”, la balada del disco, pausa momentáneamente el frenético ritmo del álbum. Tras esto, llega uno de los retos personales de Joey De Maio, su versión de “El Vuelo Del Abejorro” de Rimsky-Kórsakov. Si bien De Maio demuestra una habilidad extraordinaria al bajo, este hace que se desconecte un poco del álbum.

Después llega el segundo reto de De Maio, el tema “The Crown And The Ring”, un tema épico formado por 100 voces masculinas cantando a coro en una catedral entremezclándose con un inspirado Eric Adams cantando los versos. Concluidos estos experimentos llega “Kingdom Come”, un tema más pausado donde el protagonismo recae en un Eric Adams en perfecto estado de forma con un maravilloso solo vocal al final de la canción. La siguiente es la mancha del disco, y es que De Maio no tuvo el día más inspirado cuando compuso “Pleasure Slave”, un tema con una letra machista y de mal gusto. Tras este tropiezo llega una de las mejores canciones de Manowar, “Hail And Kill”. Es la canción que pone en pie al público y hace gritar hasta a la persona más tímida. Para cerrar el disco nos encontramos con una prescindible “The Warrior’s Prayer”, donde un abuelo le narra una historia a su nieto, y “Blood Of The Kings”, una canción muy rápida y potente que cierra el disco de forma épica, como no podía ser de otra manera.

Con ‘Kings Of Metal’, Manowar dio un paso de gigante en su carrera, pasando de llenar salas por todo el mundo a ser cabeza de cartel en los principales festivales del planeta. Son muchos los músicos que han citado ‘Kings Of Metal’ y los álbumes anteriores de la banda como fuentes de inspiración. Es por tanto innegable que ayudaron a definir lo que es a día de hoy el heavy metal.

Andreu Abad