El 9 de agosto de 1969, en la casa de la actriz Sharon Tate, quien estaba embarazada, fue asesinada junto a varias personas de gran influencia de Los Angeles. Las palabras cerdo y "Helter Skelter" estaban escritas con sangre de víctima en las paredes de la casa. El 19 de noviembre de 2017 fallecía el líder de su secta, Charles Manson. Tenía 83 años.

Si había un código que identificaba a Charles Manson con el que afirmaba vivir era que no mintió. No se dio aires. Vivió su propia verdad. Y como su verdad le decía que él era Dios y que amaba y vivía en todo, así fue y así lo hizo.

Todo eso podía sonar a hippie, un término que él odiaba, y a finales de los ’60 podía haber sido descartado como uno de esos bichos raros salvajes de pelo largo con una banda groupies deambulando por los desiertos del sur de California conviviendo con la marihuana, el LSD y el amor libre.

Helter Skelter

La noche del 9 de agosto de 1969 cinco personas y un bebé a punto de nacer fueron asesinados en Benedict Canyon, Los Angeles. Una de ellas fue la mujer de Roman Polanski, Sharon Tate, quien fue asesinada en su casa junto con el famoso estilista Jay Sebring, la heredera de la fortuna del café Abigail Folger, y el cuidador de la familia. Sharon Tate estaba en avanzado estado de gestación y esperaba un hijo junto al director Polanski.

A la noche siguiente, un ejecutivo de supermercado, Leno LaBianca, y su esposa Rosemary fueron asesinados en su casa. La palabra cerdo y otra frase aparentemente garabateada con sangre “Helter Skelter” (estaba voluntariamente mal escrita, Healter) basada en sus propias revelaciones de las propias interpretaciones que habían hecho del ‘White Album’ de los Beatles estaba por las paredes.

La razón de los inquietantes escritos, según argumentó el fiscal, fue que Manson quería iniciar una guerra racial y esperaba que se culpara a los Panteras Negras por los asesinatos. Charles Manson escuchaba el ‘White Album’ una y otra vez, convencido de que era el nuevo Jesucristo, leyendo el Nuevo Testamento en una espiral de LSD y demencia absoluta. Manson creía que los Beatles hablaban de lo que él había predicado durante años.

Según Charles se anunciaba que la población afroamericana se levantaría en armas contra los blancos, y en “Piggies” se criticaba a los ricos y poderosos. La profecía afirmaba que pronto llegaría el “Helter Skelter”, el Apocalipsis, el día del Juicio Final, en el que los explotados afroamericanos se levantarían en armas contra los blancos poderosos (el blanco era Hollywood). Tras la guerra racial, el final sería de lo más ventajoso para Manson, que pasaría a gobernar a los vencedores: la minoría afroamericana.

Después de casarse dos veces y pasar la mitad de su vida en prisión, Manson se dirigió a California con 32 años y se estableció como un gurú en el verano del amor, donde además compartió un hogar con 18 mujeres. La secta conocida como “La Familia” se estableció en el Rancho Spahn, una extensión de más de 2 km² en Los Angeles, haciendo de ese lugar su hogar. En el rancho, Manson, que medía 1’72m, organizaba orgías impulsadas por LSD y daba sermones. Sus seguidores estaban más que esclavizados por Manson, exaltados… literalmente le adoraban. Les dijo que él era Jesucristo y el diablo, todo en uno.

 

“Pasé la mejor parte de mi vida en prisiones y reformatorios porque no tenía a nadie”

“Estaba hipnotizado por su mente y las cosas que profesaba”, dijo una vez Leslie van Houten, miembro de la familia Manson. Barbara Hoyt, otra exmiembro de la familia, dijo a la CNN que “adoraban a Charlie como a un dios”. Charles Manson ordenó el asesinato de siete personas en el lapso de dos noches, pero no participó. Hubo un total de siete víctimas con 169 heridas de arma blanca y siete heridas de bala del calibre 22. Ambas escenas estaban conectadas a través de horribles detalles.

El 16 de junio de 1970, Manson y tres de sus seguidores, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Leslie Van Houten, fueron juzgados en Los Angeles. Charles y sus seguidores crearon una atmósfera circense en la corte con cantos, risas y arrebatos de ira. Los cargos se produjeron después de que Susan Atkins se jactara ante un compañero de prisión sobre los asesinatos de Sharon Tate. “Queríamos cometer un crimen que conmocionaría al mundo…”. Esa declaración fue determinante para la corte del Condado de Los Angeles en un juicio donde lo extravagante se convirtió en rutina.

“Cuando Sharon Tate murió, una parte de mí murió con ella”, Roman Polanski

Nietzsche decía que los monos son demasiado buenos para que el hombre pueda descender de ellos, y la esperanza es el peor de los males pues prolonga el tormento de todo hombre. Charles Manson fue originalmente condenado a muerte, pero la pena de muerte fue abolida brevemente en el estado de California durante el caso. Las penas de muerte simultáneas fueron conmutadas por cadena perpetua.

A Manson se le denegó la libertad condicional 12 veces entre el 16 de noviembre de 1978 y el 11 de abril de 2012. La última audiencia de libertad condicional a la que asistió fue el 27 de marzo de 1997. No era elegible para tener otra audiencia de libertad condicional hasta 2027. En una entrevista en su estancia en prisión de 1987 con CNN dijo: “Pasé la mejor parte de mi vida en escuelas de niños, prisiones y reformatorios porque no tenía a nadie”.

La amargura de un hombre es con frecuencia solo el petrificado azoramiento de un niño, porque el delirio es una locución sin respuesta. Su delirio era su sustancia, y posiblemente lo mejor que podía dar de sí mismo, porque a partir de cierto punto, no hay retorno.

Esta figura, guardando las distancias, ha influido en personalidades de la música como se aprecia claramente en Marilyn Manson, cuyo “apellido” viene por la historia de Charlie.

El 19 de noviembre de 2017, Charles Manson murió en Mercy Downtown en Bakersfield y su certificado de defunción confirma que la causa de su muerte fue un paro cardíaco agudo, insuficiencia respiratoria y cáncer de colon metastásico. Según el certificado de defunción, no hubo autopsia.

Charles Manson

Adney Sid