Hace unos meses, ‘Through The Ashes Of Empires’, el segundo disco editado por Machine Head en el siglo XXI, cumplió 16 años desde que salió a la luz. La historia de este trabajo tiene su miga.

El quinto trabajo de estudio de Robb Flynn y los suyos no estuvo exento de polémica -casi como todo lo que sucede a raíz de las decisiones o los actos del frontman estadounidense-. 16 años han transcurrido ya desde que saliese ‘Through The Ashes Of Empires’ a la venta el álbum con el que se empezó a gestar ese cambio de estilo más notable de Machine Head que se reflejó de manera clara más adelante con ‘The Blackening’ (2007) y ‘Unto The Locust’ (2011), probablemente sus obras maestras junto con el también laureado disco debut ‘Burn My Eyes’ (1994) -merced al cual la formación está de gira actualmente-.

Si el nu metal había jugado hasta la fecha un papel importante en el sonido de los norteamericanos -como en muchos más artistas en aquel momento, puesto que entre finales de los ’90 y principios de los ’00 este estilo obtuvo su mayor apogeo-, el groove y el thrash tomaron más protagonismo en este LP. Un ejemplo claro de ello es el tema al que más recurren en directo de este lanzamiento y que además se encarga de abrir ‘Through The Ashes Of Empires’: “Imperium”, que bien podría haber sido parte de sus dos discos posteriores.

La composición de este -en el apartado de las guitarras- fue llevada a cabo, como de costumbre, por el acaparador Robb, a quien le gusta que todo sea como él piensa. Phil Demmel sí que llegó a grabar las guitarras en el estudio, pero, una vez más, la parte creativa estuvo a cargo del líder de Machine Head.

El lío discográfico

‘Supercharger’ (2001), primer trabajo lanzado por la formación en el nuevo siglo y cuarto de su trayectoria, no fue precisamente bien en el apartado de ventas. Según la propia banda, ellos pidieron que el contrato que tenían con su discográfica por aquel entonces, Roadrunner Records, finalizara. Desde el punto de vista de la compañía multinacional, quizás la perspectiva era distinta si aludían a los resultados del mencionado ‘Supercharger’. El tema es que la relación no era la mejor, y eso hizo que Machine Head se viese en la tesitura de tener que buscar una discográfica para sacar ‘Through The Ashes Of Empires’.

Machine Head Supercharger

Después de que hasta 35 sellos rechazasen a Machine Head y su nuevo álbum a lo largo de un año y medio de búsqueda, finalmente “volvieron a casa”, pero esta vez en Europa. La sección europea de Roadrunner Records fue quien se encargó de colaborar con el grupo para la edición de este disco con el plan de que sus compañeros norteamericanos volviesen a trabajar con la banda. Hubo “suerte” para Flynn y los suyos, y justo el último día de grabación de ‘Through The Ashes Of Empires’, Roadrunner Records America dio el visto bueno para publicar el disco de manera simultánea con sus compañeros europeos.

Todo esto se había llevado a cabo en secreto, pero, como ahora hace de manera más frecuente Robb, tuvo que explicarlo a través de Internet con el tono que suele emplear en este tipo de situaciones (no había ni el Facebook Live que tanto adora a día de hoy, pero dentro de los recursos de principios de siglo).

Antes ilegal que legal

La diferencia de la fecha de salida al mercado de Europa respecto a Estados Unidos fue abismal. No existía la tecnología de ahora, pero fue excesiva. En una parte del globo publicado a finales de 2003 (Europa) y en la otra a mediados de 2004 (en abril más concretamente en Norteamérica).

Machine Head Through The Ashes Of Empires

El problema es que antes de que se lanzase en cualquiera de los dos extremos del planeta, ‘Through The Ashes Of Empires’ ya se encontraba online gracias a la proliferación de aquella época de las webs de descarga ilegal, torrents y otro tipo de formas de obtener música de modo gratuito para un respetable que hasta entonces no había visto una manera de obtener los éxitos de sus grupos favoritos de manera tan sencilla y con esa calidad de sonido.

Todo esto quiere decir que en el caso europeo no tanto, pero en el americano, teniendo en cuenta que Internet es una red global, el disco llevaba unos ocho meses disponible para descargar ilegalmente hasta que este salió a la venta. Un periodo demasiado largo, y más si tomamos el punto de vista en los tiempos que corren en la actualidad, donde sería impensable.

En cualquier caso, además de “Imperium”, citada anteriormente, otros hits como “Bite The Bullet” o “Descend The Shades Of Night” resaltaron y ayudaron a que el fiasco que supuso ‘Supercharger’ remontase con este trabajo para, después de más de un año y medio girando a raíz de este LP donde se incluyeron tres giras europeas y la primera como cabezas de cartel en Australia, la trayectoria de Machine Head y su calidad compositiva mejorase para más adelante llegar a lo más alto de su carrera en los últimos años de la década.

Dani Bueno