'Unto The Locust' es uno de los trabajos de estudio mejores valorados por la crítica y el público que ha lanzado Machine Head. No está reconocido como el mejor de su trayectoria, pero sí cuenta con un nivel alto tanto en su carrera como en la escena metalera.

8 años ha cumplido ‘Unto The Locust’ (2011), uno de los discos de Machine Head que consiguió definir un sonido que llevaba evolucionando a lo largo de sus álbumes y que llegó a su cenit en su LP anterior, ‘The Blackening’ (2007), el cual está considerado con el paso del tiempo no solo como el que seguramente es el mejor trabajo de la banda (muchos nostálgicos discrepan con ‘Burn My Eyes’ (1994), que está de celebración en 2019 al cumplir 25 años), sino como uno de los mejores de la historia del metal y, en especial, de este siglo XXI.

A pesar de que el álbum protagonista en los últimos meses es el citado ‘Burn My Eyes’ por su aniversario, la gira entorno al mismo que han montado recuperando a sus miembros originales (Chris Kontos a la batería y Logan Mader a la guitarra) y la regrabación de sus temas después de cinco lustros en el estudio. Machine Head ha desvelado algunos de los detalles que no eran públicamente conocidos por apenas nadie sobre cómo fue ese ‘Unto The Locust’ que acaba de cumplir 8 primaveras durante su gestación. Estas son las curiosidades que puede que no supieras sobre el séptimo disco de los norteamericanos:

Curiosidades de ‘Unto The Locust’

  • Las dos primeras canciones que compusieron para ‘Unto The Locust’ fueron “This Is The End” y “Who We Are”.
  • En la mencionada “Who We Are”, entre las voces de los niños que se escuchan están las de los hijos de Robb Flynn, Phil Demmel y Juan Urteaga (productor).
  • El tema que abre el disco, “I Am Hell (Sonata In C#)”, tiene una estructura preparada por el grupo de tres movimientos que se basa en la intro en la cual Robb Flynn grabó hasta 24 voces para crear ese fragmento que pone los pelos de punta, una parte principal de thrash metal y la outro de tipo clásica. En este mismo corte, la letra en latín que dice “Sagre Sani” y “Bellator Inferni” quiere decir “Santo de sangre” y “Guerrero del infierno” respectivamente.
  • “Locust” se convirtió en la canción más reproducida de Machine Head en plataformas digitales desde la creación de este tipo de canales con más de 25 millones de escuchas.
  • El diseño de la portada y el artwork fue llevado a cabo por Paul Gerrard.

Machine Head Unto The Locust

  • ‘Unto The Locust’ se grabó en los ahora conocidos como Green Day’s Jingletown Studios (en Oakland, Estados Unidos) después de que el combo liderado por Billie Joe Amstrong decidiese ponerle el nombre a los Jingletown Studios.
  • Colin Richardson iba a ser el encargado de hacer la mezcla del disco, pero durante el proceso, una muerte en el seno de su familia hizo que tuviese que dejarlo, por lo que tuvo que acabar el proceso otro técnico, en este caso Juan Urteaga.
  • La gira por Reino Unido y el resto de Europa a raíz de este álbum la realizaron junto a Bring Me The Horizon, y como artistas invitados estuvieron DevilDriver y Darkest Hour.
  • En el caso de la gira por Norteamérica de este trabajo, la materializaron con Suicide Silence y Darkest Hour.

Temas destacados de ‘Unto The Locust’

Todos los discos, como pasa siempre, cuentan con canciones mejores, peores, unas que triunfan más, unas que menos… En el caso de ‘Unto The Locust’, las que tuvieron una mayor aceptación entre los seguidores de Machine Head fueron muy distintas entre sí. El tema que abre este LP, “I Am Hell (Sonata In C#)” fue el cañonazo con el que abrían sus conciertos y que a mucha gente se le quedó entre ceja y ceja. “Locust”, de un toque más sosegado pero con mucha rabia, como indican las cifras fue de las favoritas, y algo similar pasó con “Darkness Within”, la balada más conocida de Machine Head, que para muchos fue un golpe de efecto por su tranquilidad (hecho que generó que otros tantos la criticasen negativamente).

La intro de batería contundente de “This Is The End” es uno de los puntos marcados en este álbum, y el resto del corte no es para menos. Con estos cañonazos bajo el brazo, otros temazos como “Pearls Before The Swine”, “Be Still And Know” o “Who We Are” casi parecen relegadas a un segundo plano por obligación, pero eso no exime que sean canciones de un alto nivel que podrían ser los singles de muchos discos de una interminable lista de grupos.

Dentro de ‘Unto The Locust’, además de estos temas, que son los que forman el disco en sí, también se hayan tres de las denominadas “bonus tracks” en su versión de coleccionista. La primera de ellas es una cover de “The Sentinel” de Judas Priest,  después continúa otra de Rush, en este caso “Witch Hunt”, y por último vuelven con “Darkness Within” pero en formato acústico, con la que trataban de darle un toque más emotivo que con todos los instrumentos.

Estas siete canciones con estos tres caramelos para los coleccionistas no son más que el fruto del que posiblemente fue el último gran disco de estudio de Machine Head, que con ‘Bloodstone & Diamonds’ no terminó de convencer a sus aficionados y que con ‘Catharsis’ plasmaron el que es hoy por hoy su peor trabajo de estudio. Habrá que ver, ahora que acaban de presentar nueva formación con Vogg Kiełtyka (Decapitated) a la guitarra y Matt Alston (antes técnico de la banda) a la batería si cambian las tornas después de la salida de dos miembros consolidados y respetados como eran Phil Demmel y Dave McClain. De momento viene una gira por delante en la que interpretarán tanto el ‘Burn My Eyes’ al completo como sus grandes éxitos (entre los que no faltarán pasajes de este ‘Unto The Locust’), y pasará por España en 2020, por lo que solo el tiempo dirá cómo evoluciona esta nueva etapa de Machine Head tanto en directo como en el estudio.

Machine Head España 2020

Dani Bueno