La decimocuarta edición del Resurrection Fest tendrá lugar, como es habitual, en la localidad gallega de Viveiro, durante los días 3, 4,5 y 6 de Julio. El cartel de este año ha suscitado grandes halagos entre sus incondicionales, al encontrarse en él grandes nombres que llevaban demasiados años en la lista de pendientes.

Llega la primavera, con ella el sol y el buen tiempo, y por supuesto las ganas de festivales al aire libre, esos que tan de moda llevan desde hace unos años. La cifra de entradas vendidas no hace más que crecer año tras año. Con toda la oferta musical disponible durante la época estival solo algunos privilegiados podrán recorrer todos los eventos rockeros de nuestro país. Pero dentro de este abanico de posibilidades hay una fecha que está marcada en rojo por muchos de nosotros, y se llama Resurrection Fest. El cartel de este año está considerado por muchos como el mejor de su historia, y eso no es poco decir.

14 años de Resurrection Fest

Desde que allá por el año 2006 un grupo de amigos quisieran traer a Sick Of It All a su pueblo, en una zona donde precisamente no abundaban conciertos de hardcore, el Resurrection Fest ha cambiado mucho. Miles de personas de España y parte del extranjero tienen a Viveiro como destino fijo de cada verano. Por una parte el haber traído a emblemas del rock y metal, capaces de mover una gran cantidad de gente, como Iron Maiden, Rammstein, Kiss o Korn ha sido una parte del mérito. La naturaleza y la gastronomía del norte lucense, sumado al buen hacer de sus organizadores han puesto el resto.

Cartel Resurrection Fest 2019 definitivo horizontal

Este año se celebra su decimocuarta edición con el Resurrecion Fest 2019, coronándose como festival de referencia del género en nuestro país. Slipknot (el grupo más pedido de la historia en sus ya famosas encuestas) será el gran reclamo para el cada vez más numeroso público. Haber conseguido un sold out en pleno mes de Marzo (cosa que nunca habían logrado), abala el gran tirón mediático que ha conseguido el evento gallego, lo que asegura su continuidad durante muchos años, para bien de todos los que amamos está música.

14 canciones que harán botar a Viveiro

A tres meses de la fecha de celebración, nos parecía oportuno realizar esta lista de catorce canciones (a una por año celebrado) que sabemos de buena mano que harán que el recinto se caldee hasta límites insospechados. Todos los que tengáis una entrada del Resu en la mano podéis ir calentando motores con esta humilde lista (si no está vuestro grupo favorito solo es por falta de espacio). Grandes canciones que van desde metalcore a thrash, pasando por death y punk, aquí todo vale. Dadle al play.

Alien Weaponry – Kai Tangata

Cuando los fans del metal piensan que está todo inventado, que no hay nada nuevo donde rascar, que en la música no se puede prácticamente innovar, salen grupos con Alien Weaponry para intentar dar un soplo de aire fresco al panorama. No es la música lo más rompedor de su propuesta, sino el hecho de que la mayoría de sus canciones están escritas en Māori, idioma hablado por la población indígena de Nueva Zelanda.

“Kai Tangata” es la mejor canción del único disco publicado por el trío neozelandés. Muestra el estilo heredero del thrash/groove/nu de los Sepultura más tribales (¿alguien ha nombrado ‘Chaos A.D’ o ‘Roots’?). Son una incógnita debido a su juventud, pero tienen muchas papeletas de ir ascendiendo posiciones, hasta encumbrarse como una de las grandes revelaciones de los últimos años.

Avatar – Smells Like A Freakshow

El grupo sueco se está ganando la fama (de valor incalculable) de ser un auténtico torbellino en directo. En el año 2018 se recorrieron media Península Ibérica, tocando en casi todos los rincones de nuestro país. Esto le proporcionó un auge muy grande de popularidad, a pesar de que su último álbum (‘Avatar Country’) tampoco sea lo más logrado de su carrera.

El tema escogido, “Smells Like a Freakshow” data de 2012, y es una espiral entre el lado más bestia (riffs y estrofas) y el más melódico (estribillo) de Avatar. El abanico de posibilidades que ofrece la garganta de Johannes Eckerström, jugando con todos esos registros, es mayúsculo. Uno de los grandes favoritos a mejor concierto del festival.

Berri Txarrak – Katedral Bat

El concierto de Berri Txarrak será de los más especiales de la próxima edición del festival, ya que en este 2019 darán carpetazo a su carrera, que ha durado la nada desdeñable cifra de 25 años. El trío de rock alternativo liderado por Gorka Urbizu es de los más exitosos de nuestro país, algo tremendamente meritorio teniendo en cuenta que han realizado toda su andanza cantando en su euskera natal.

Esta canción, “Katedral Bat”, incluida en el (presumiblemente) último disco de su trayectoria, muestra el lado más melodioso e hímnico de la banda. Compuesta para que grandes multitudes la griten a viva voz, no se me ocurre mejor sitio que el recinto del Resurrection Fest repleto hasta la bandera para ello.

Crisix – Leech Breeder

No es el thrash metal el estilo más reconocido dentro de la música de nuestro país. Las dificultades para hacerte un hueco en la industria tocando riffs herederos de Jeff Hanemann son muy grandes. Por eso el mérito de los albaceteños Angelus Apatrida y sus colegas catalanes de Crisix es gigante.

Centrándonos en los segundos, llegaron a principios de década sin hacer mucho ruido (pese a que su canción “Ultra Thrash”, de 2011, fue un buen pelotazo entre los seguidores de lo extremo), pero se afianzaron entre las agrupaciones con más futuro, siendo uno de los grupos metaleros con más tirada fuera de nuestras fronteras. Su último ‘Against the Odds’ juega con sonoridades más modernas que sus anteriores esfuerzos, y “Leech Breeder” es de lo mejor que puedes encontrar en él.

Gojira – Flying Whales

Será ya la tercera vez que los galos visiten Viveiro, pero no parece que los asistentes habituales parezcan cansados de encontrarlos en el cartel. Gojira siempre son una de las bandas más celebradas, sabiendo que no existe un festival en España que se adapte mejor a su propuesta que el evento gallego. La maquinaria engrasada de los hermanos Duplantier sigue siendo una auténtica maravilla, repartiendo ese death metal técnico y progresivo que los ha elevado hasta la gloria más absoluta.

Tienen un puñado de joyas a lo largo de sus discos, pero nada se puede comparar todavía a este “Flying Whales”, donde nada sobra en sus más de siete minutos de duración. Especial mención al riff (min. 1:57) de entrada de la parte cañera, que podría auparse como auténtica referencia en el mundo del headbanging.

Kvelertak – Bruane Brenn

Parecía que la existencia del grupo llegaba a su fin, después de que Erlend Hjelvik (el cantante famoso por llevar un búho en la cabeza) abandonará el sexteto noruego, pero nada más lejos de la realidad. Casi inmediatamente fue reemplazado por Ivar Nikolaisen, lo que permitió que se volvieran a lanzar a la carretera (abriendo para Mastodon en su última gira europea).

A la espera de que lancen el primer disco con el nuevo vocalista, seguirán repartiendo su mezcla de death metal y rock n’ roll por todo el mundo. Su disco homónimo de 2010 (que sigue siendo su gran obra maestra) los puso en el candelero. Pero fue ‘Meir’, grabado 3 años más tarde, el que consagró a Kvelertak como uno de los grandes nombres de la década. Este “Bruane Brenn” fue uno de los grandes hits de aquel disco.

Lamb Of God – Walk With Me In Hell

Llevaban cinco años los norteaméricanos Lamb Of God sin pisar nuestro país, hasta que por fin volvieron para acompañar a Slayer en su gira por arenas a finales de 2018. Para los que no tuvieron la suerte de poder asistir a esos conciertos (donde las ciudades premiadas fueron como casi siempre Madrid y Barcelona), volverán los de Virginia a pisar tierras españolas para repartir su groove metal de manual.

Con la duda todavía en el aire de si estará Chris Adler a la batería (después de su accidente de moto), Lamb of God son uno de los platos fuertes del sábado. No faltará “Walk With Me In Hell” a su exhibición de poder, donde repartirán por doquier esos riffs marca de la casa, capaces de derribar todo lo que se le ponga por delante. Mención especial para Randy Blythe y su portentosa garganta.

Millencolin – No Cigar

Una de las referencias dentro del punk rock europeo, los suecos Millencolin siempre son bien recibidos en Viveiro. El sector más hardcore/punk ya echaba de menos la vuelta del cuarteto sueco, después de no visitar el festival desde la edición de 2013.

Serán una de las grandes atracciones de su Chaos Stage (la ya famosa carpa, que alberga casi todos los conciertos del estilo), donde interpretarán seguro este “No Cigar” (que podríamos considerar su gran hit), que pondrá patas arriba el recinto, con sus guitarrazos simples pero muy eficientes, y esa melodía de voz heredera directa de grupos como The Offspring. No es la canción más técnica que encontrarás en esta lista, pero si es la que más tararearás de manera inconsciente.

Parkway Drive – Bottom Feeder

Es Parkway Drive ahora mismo el gran estandarte del metalcore. No hay banda que le tosa, principalmente en Europa (ya sabemos que el mercado norteamericano es un mundo aparte), dentro del apartado de nuevas tendencias del metal. Aunque su último ‘Reverence’, lanzado el año pasado, haya sido tachado de perder parte de la esencia del grupo (por una parte de sus fans, aquellos que echan de menos el sonido de ‘Horizons’ o ‘Deep Blue’) el grupo no deja de subir como la espuma.

Con uno de los mejores directos de la actualidad, y un sonido pulido y muy personal (algo que se agradece mucho dentro del saturadísimo mundo metalcore), Parkway Drive pisarán un festival donde llevan años esperando por ellos. Por diferentes motivos nunca se había materializado la venida de los australianos, pero por fin ha llegado la hora. “Bottom Feeder” cerrará el concierto, que se prevé de los más épicos y espectaculares de esta edición 2019.

Slayer – Raining Blood

“Final show in Spain”. Casi nada. El grupo de Kerry King y Tom Araya se retira (parece que va en serio, debido al mal estado físico del cantante de origen chileno) y realizarán su ultimo concierto en tierras gallegas. Todo fanático del thrash metal debería estar presente en esta oda final a la destrucción.

La elección de la canción me parece bastante sencilla. “Raining Blood” no es el mejor tema de Slayer, pero sí el más representativo. Escuchar esa intro por última vez, con Paul Bostaph marcando esos tenebrosos golpes de batería, mientras las guitarras aúllan antes de arrancar el mítico riff, vale el precio de la entrada. Se les echará mucho de menos.

Slipknot – Psychosocial

Los fans de los enmascarados de Iowa todavía no se creen la venida de la banda de Corey Taylor y Shawn Crahan. Después de muchísimos años esperando, ya que no se han prodigado especialmente por nuestro país (no venían por aquí desde 2010), por fin una nueva de generación de metalheads podrá ver en directo a una de las formaciones más importantes y mediáticas del siglo XXI.

Son la gran atracción del Resurrection Fest 2019, aquellos que atraerán a una masa de curiosos hasta Viveiro, lo que va a suponer que el día de su actuación aquello sea un auténtico hervidero. El lugar será una mezcla entre auténticos amantes de Slipknot, con otros seguidores más casuales, que probablemente no tengan conocimiento más allá de “Wait and Bleed”, “Duality”, “Before I Forget” y por supuesto la colosal “Psychosocial”, auténtico himno que hará las delicias del personal. Será tremendamente épico.

The Ocean – Cambrian II: Eternal Recurrence

El grupo alemán vendrá a presentar su séptimo disco ‘Phanerozoic I: Palaeozoic’, después de un puñado de años sin pisar nuestro país. Su última visita data de 2015, lo que supondrá que sus fans recibirán a los berlineses con los brazos abiertos. The Ocean entra en ese abanico de grupos relacionados con el post-metal y el progresivo, que si bien nunca han sido (ni serán) conjuntos destinados a un público mayoritario, han conseguido recaudar una cantidad de fans que se caracterizan por ser especialmente fieles.

Para los que no los conozcan: la dualidad entre voces guturales protagonizando canciones cañeras con otras misteriosas y melancólicas con el teclado y voces melódicas como protagonista, dan lugar a The Ocean. Las nada habituales líricas sobre la vida humana en diferentes etapas geológicas cierran la ecuación. Como muestra su último single “Cambrian II: Eternal Recurrence”, que será uno de los momentos más imponentes del ya famoso Desert Stage.

Trivium – Beyond Oblivion

Después de pasar un pequeño bache en el plano compositivo, que hizo que no pocos le perdieran un poco la fe, Trivium volvió por la puerta grande con su magnífico ‘The Sin And The Sentence’. El disco en cuestión recuperaba la magia que solo a cuentagotas habíamos recibido del grupo de Matt Heafy durante esta última década.

Todos los astros se alinearon (el que le puso en su camino al batería Alex Bent tiene una mención especial) para que compusieran maravillas del calibre de “Betrayer”, “The Wretchedness Inside” o este espectacular “Beyond Oblivion”, donde podemos encontrar todas las virtudes del cuarteto: riffs técnicos y veloces, estrofas machaconas, grandes melodías, baterías inhumanas, etc. Es verdad que nunca han llegado a ese estatus que todo el mundo le presuponía en la época de “Ascendancy”, aunque en pleno 2019 están más cerca que nunca.

While She Sleeps – Silence Speaks

Uno de los grupos más queridos por la parroquia metalcore volverá para presentar su último disco “So What”. Los británicos están en una fase de auténtico ascenso meteórico, donde cada álbum consigue todavía más éxito que el anterior. No son pocos los que les acusan de jugar peligrosamente con la comercialidad (algo que se repite en todas las bandas que salen disparadas fuera del underground), coqueteando en demasía con voces melódicas y estructuras cercanas a la música más accesible.

Está claro que la voz de Mat Welsh está comiéndole mucho terreno a los guturales de “Loz” Taylor, si bien es cierto que las cuerdas vocales de este último cada vez están más al límite. Pero centrémonos en las canciones. Pocos grupos son capaces de componer al nivel de While She Sleeps, sino solo tenéis que pinchar este “Silence Speaks” para comprobarlo. Metal moderno de muchos quilates.

Jano Carbia