'Ace Of Spades' es el cuarto álbum de la legendaria banda británica de Lemmy Kilmister. Su tema homónimo se convirtió en un baluarte y en uno de los himnos más icónicos del heavy metal, así como fue también cuna de influencia para géneros emergentes en ese momento como el thrash.

‘Ace Of Spades’ supuso el cierre de una trilogía perfecta tras ‘Overkill’ y ‘Bomber’ y contiene toda la esencia de Motörhead. Cuenta con la formación clásica del trío, el cual jugó la mejor baraja de ases de póker del rock y la ganaron contra todo pronóstico como genios bastardos.

Born to lose, lived to win

En 1979 Geoff Barton creaba el término New Wave Of British Heavy Metal (NWOBHM) para clasificar un nuevo estilo de bandas que marcaban la diferencia como Iron Maiden o Saxon; pero fueron Motörhead la primera banda en implementar completamente un cruce entre punk y heavy metal. Destaca la sonoridad absoluta e intransigente y bastarda por encima del virtuosismo técnico, y en palabras de Lemmy (en alusión a la potencia de Ian Gillan en Japón) lo definió así: “everything louder, than everyone else”.

Esa mezcla de punk y metal se tradujo en grandes influencias para el thrash como para Metallica en su debut (‘Kill ‘Em All’) -y que después el propio Lemmy se encargó de revisitar en una pieza para enmarcar como ‘Whiplash’ que resultó demoledora-. El estilo musical de Motörhead se hizo muy popular por este motivo durante la NWOBHM.

Motorhead - Ace of Spades

“Ace Of Spades” fue el single inicialmente publicado como un sencillo de vinilo de 7″. El tema de apertura homónimo ahogó las listas de música británicas y demostró que una banda puede triunfar sin sacrificar su contundente poder y velocidad. Se convirtió rápidamente un emblema del rock y el heavy metal y es el tema más representativo de la historia de la banda. Sin embargo, Lemmy afirmaba tocarla todas las noches por los fanáticos pero que había tenido suficiente con la canción a lo largo de su vida.

“(We Are) The Road Crew” es el sonido de un veterano que ha formado parte de todo ese movimiento y vuelve para hacer un manifiesto de ese legado de exceso desenfrenado y peligroso. Sin una sola nota fuera de lugar, esta canción fue escrita como un tributo a los roadies de la banda. “Love Me Like A Reptile” y Jailbailt” se refieren descaradamente al sexo, a esas noches intensas que en estos tiempos que corren nos resultan tan lejanas.

“The Chase Is Better Than The Catch” es una apisonadora en la que se puede sentir a Lemmy arrasando como si estuviera encima de uno de los míticos tanques panzer alemanes y arrasando sobre las cuerdas de su bajo. Un medio tiempo con un riff tan contundente que es difícil hacer que se vaya de la cabeza. De una forma implacable cierra el disco el relámpago que supone “The Hammer”.

“Para tener resaca hay que dejar de beber”

‘Ace of Spades’ se recreó en el clásico salvaje oeste. Eddie Clarke se basó en el personaje de Clint Eastwood en “El Hombre Sin Nombre” de la trilogía del dólar, Philty Animal está basado en el personaje de Marlon Brando en “One-Eyed Jacks” y Lemmy estaba inspirado en el western de “Bret Maverick”. Fue el álbum mayor éxito comercial de la banda; alcanzó el número cuatro en las listas de álbumes de Reino Unido así como el certificado de disco de oro.

Tan legendaria es la sombra de Motörhead como la de su líder y fundador, Lemmy, quien afirmaba que con todas las drogas que había tomado era demasiado tarde para buscar a Dios. El mismo que bebía una botella de whisky diaria desde los 30 años, el hombre que le dijo a Sid Vicious que era una persona incapaz de tocar el bajo (tras varios intentos infructuosos de enseñarle), quien recomendó a su hijo que cuando se hiciera mayor no probara la cocaína, que el speed era mucho más sano.

Su religión era decir la verdad sin tapujos. Era contundente así como lo eran su música y las líneas de su bajo. La verdad es incontrovertible, aún sabiendo que lo puedes perder todo… como en una partida de póker, de eso trata ‘Ace Of Spades’.

aniversario Ace Of Spades Motörhead

La búsqueda de la velocidad que tanto copiaron el thrash y el metal en general y cómo incursionó el uso del doble bombo, esa voz icónica y única. Su enorme influencia es aún notable en todos los géneros musicales que surgieron y que llegan hasta la actualidad. Cambiaron el rock y lo convirtieron en algo más fuerte, directo y sucio.

Hay gente que afirma que la música de Motörhead era como las benzodiacepinas para la ansiedad y la depresión. El speed metal de la verdadera actitud, no apto para contemplaciones. No atendían a lamentos. Nacieron para perder, pero ganaron la partida -liderados por Lemmy Kilmister, un genio irremplazable-.

Adney Sid