Como si de una parte de la película "Lords Of Chaos" se tratara, pero sin estar en Noruega a comienzos de los '90.

Según ha publicado el periódico New Zealand Herald, un batería de 28 años llamado Jacob Lowenstein, y que forma parte de la banda de black metal Igni, procedente de Nueva Zelanda, ha sido acusado de incendiar dos iglesias mormonas. Lowenstein ya ha comparecido ante el Tribunal de Distrito de Christchurch por dos cargos de incendio provocado y uno por robar un vehículo. Estos cargos por incendio están relacionados con dos edificios pertenecientes a las iglesias mormonas de Christchurch y Greymouth, ambos producidos en marzo con dos días de diferencia.

La fallas del black metal de Nueva Zelanda

El pasado 11 de marzo, se produjo un incendio en un edificio en Christchurch que fue utilizado por The Church of Jesus Christ of Latter Day Saints como una institución de aprendizaje para estudiantes. Según publica Stuff, el segundo incendio fue en el edificio de la iglesia de Greymouth el 13 de marzo. Dicho incendio destruyó la capilla y causó daños suficientes para que el edificio tenga que ser demolido. En aquel momento, el investigador de incendios de Nueva Zelanda contra incendios y emergencias, Sam Bugler, declaraba ante los medios que el incendio destruyó aproximadamente la mitad de la iglesia.

Lowenstein junto a Declan MacInnes formaron Igni en 2016 en la Escuela de Jazz de Christchurch. Hasta la fecha, la formación de black metal ha publicado dos trabajos: “The Pale” (2017) y “This Must Be Hell” (2018). Las grabaciones de ambos discos se hicieron en la citada escuela de música.