Parece ser que entre el ‘Firepower’ lanzado en 2018, y su predecesor, tendrán que transcurrir seis años, en principio, según ha comunicado la banda en diferentes medios.

Ian Hill, bajista y miembro fundador de Judas Priest, hizo la siguiente declaración al programa de radio The Five Count: “El material está ahí. Estaremos muy ocupados hasta finales de este año, creo que entre Navidad y enero tendremos un mes libre. De cara al año que viene, estaremos girando hasta que comience el otoño, por lo menos, pero ya después nos pondremos manos a la obra para grabarlo de verdad”.

Al prestigioso músico también se le preguntó acerca de qué podían esperar los fans de este nuevo disco, a lo que Hill respondió que es “probable” que el nuevo trabajo de los británicos llegue “a finales de 2022” pero si no, será en 2023. De hecho, el vocalista de la formación, Rob Halford, confirmó que este nuevo trabajo lo llevará el mismo equipo de producción que ‘Firepower’: el productor británico Andy Sneap, Tom Allom como colaborador y el ingeniero de sonido Mike Exeter (Black Sabbath).

A falta de un 20%

Richie Faulkner, guitarrista de Judas Priest, confirmó a la revista Guitar World que uno de los factores que han contribuido al retraso del álbum, fue la pandemia, ya que para la banda ha sido muy difícil encajar los horarios para trabajar en la producción de música nueva.

“Tenemos muchísimas piezas ya escritas, lo que no hemos tenido ha sido tiempo, nos falta juntarnos y comenzar a tocar juntos”, afirmó Faulkner. Bajo la perspectiva del guitarrista, a las canciones “les falta ese 20%” que supone tocar todos juntos, pero asegura que esas nuevas canciones “son fantásticas” y que verán la luz “tan pronto como puedan”.

María Gutiérrez