El bajista y cantante relata una antigua anécdota durante un concierto de Deep Purple en la capital danesa a comienzos de los años '70.

El batería de Metallica, Lars Ulrich, siempre ha sido seguidor de Deep Purple y de todos los músicos que han pasado por las filas de la banda británica. Pero Ulrich no solo disfrutaba de la música rock de Deep Purple, ya que siendo un niño tuvo la oportunidad de asistir a uno de sus shows y además, encontrarse con sus ídolos.

Cuando Glenn Hughes conoció a Lars Ulrich en 1973

El cantante y bajista Glenn Hughes recuerda haber conocido a un niño de 9 años llamado Lars Ulrich, antes de un concierto de Deep Purple en Copenhague a comienzos de los ’70. Hughes contaba la anécdota en una reciente entrevista con Kiki Classic Rock.

“Mi primer show con Deep Purple fue en diciembre de 1973 en Copenhague. Y recuerdo muy claramente que antes del show, en ese hotel, había alrededor de 50 seguidores afuera. Vi a un niño, que tendría 12 o 13 años, con su padre, y tenía los ojos pegados a la ventana. Salí a hablar con él, y era Lars Ulrich. Él lo recuerda. Escribió el prólogo de mi libro. Ahora que Lars es amigo mío, hablamos sobre esa anécdota.  Fue un momento que nunca olvidaré, porque lo recuerdo, y fue algo extraordinario”, relata Hughes.

La relación de Ulrich y Deep Purple

Como cita Glenn Hughes, el batería de Metallica escribió el prólogo de su libro titulado ‘Deep Purple And Beyond: Scenes From The Life Of A Rock Star’, que se publicó en 2011. También participó en la entrada al Salón de la Fama del Rock and Roll de Deep Purple en abril de 2016, después de defender este honor durante años.

Ulrich pronunció un discurso apasionado en el que elogió a las leyendas del hard rock británico por alcanzar la fama “a la antigua usanza: trabajaron duro, hicieron giras constantes, hicieron un álbum al año, a veces dos, sin importarles una mierda la imagen o aclamación de la crítica. Y en la edad de oro del libertinaje del rock and roll, eran conocidos principalmente por su música y, en el tema del sexo y las drogas, fueron caballeros de principio a fin”.