El vocalista chileno forma parte en la actualidad de las filas de Rainbow, Lords Of Black, Vanderberg y The Ferrymen entre otros proyectos.

Hay muchos artistas a los que no se les conoce por formar parte de una sola banda. Uno de esos casos es el de Ronnie Romero, que siempre ha pertenecido a las filas de diferentes grupos y/o proyectos al mismo tiempo. Los motivos los explica en una reciente entrevista.

Al frente de varias bandas

El cantante Ronnie Romero es conocido por formar parte de varios grupos. Además de Rainbow, el vocalista chileno de 39 años, residente en la actualidad en Rumanía después de vivir en Madrid varios años, también es miembro de Lords Of Black, Vanderberg y The Ferrymen. Hasta hace poco también era cantante de Coreleoni, y recientemente grabó el nuevo disco de Sunstorm.

En una entrevista reciente con el medio rumano Maximum Rock, desvelaba su necesidad de trabajar con varias bandas a la vez. “Hay dos elementos y dos factores que, para mí, son muy importantes en cualquier proyecto en el que me involucre”, reconocía Romero. “El primero es el lado artístico y creativo. En mi caso, y esta es mi opinión personal, necesito estar ocupado con cosas diferentes todo el tiempo. Para mí, sería muy aburrido estar en una sola banda haciendo solo un tipo de música y solo un estilo de música. Sería muy aburrido tocar solo heavy metal, porque crecí escuchando diferentes tipos de música, diferentes estilos, diferentes cantantes, diferentes bandas. Así que principalmente, lo que necesito es estar involucrado en diferentes proyectos para tener la oportunidad de desarrollar mi interpretación de diferentes maneras”. 

Continuó explicando que “El otro lado es, el otro elemento es el negocio. Hoy en día, ya no hay sellos discográficos millonarios ni acuerdos discográficos millonarios. Entonces, para llegar a un cierto punto de la vida y la comodidad, debes estar ocupado con cosas diferentes. Sé que algunos músicos dicen: ‘Te queremos solo en estas bandas, porque si estás en muchas bandas, la gente piensa que es aburrido’, o lo que sea. Pero, para mí, es difícil estar en una banda, sobre todo este año, esperando shows, esperando disco, solo en mi sofá, y nadie paga por eso. Entonces, la exclusividad no es gratis. Si quieres tener a alguien comprometido en un exclusivo así, tienes que pagar por ello y nadie paga por eso. Todo el mundo quiere un pedazo de pastel de ti, y todo el mundo lo quiere gratis. Y no funciona de esa manera”.