Opeth son una de las bandas más destacadas del cartel del Rock The Coast, el nuevo festival que se celebrará en Junio en Fuengirola con Rainbow como cabezas de cartel y un recinto espectacular como es el Mare Nostrum Castle Park.

Opeth también son la banda que acaba de editar el tremendo directo “Live at Red Rocks” y prepara un nuevo disco de estudio para el año que viene. Su guitarrista, Fredrik Akesson, está disfrutando de un raro momento de ‘asueto’ entre giras y ciñéndose a un proceso creativo que, si hacemos caso a lo que ha dicho su compañero Mikael Akerfeldt, ha generado más de una hora y media de nuevas ideas musicales.

Red Rocks, como anfiteatro, es un lugar especialmente atractivo para los conciertos en directo. Opeth escogieron un lugar que está a la altura de los recintos en los que han grabado anteriores trabajos en directo, véase Royal Albert Hall en Londres o, en menor medida, el Shepherd’s Bush Empire de la capital británica. Con siete mil personas entre el público y un tiempo inclemente, Opeth hicieron un show enorme que les consagra como gran coloso del metal progresivo y confirma la madurez de su carrera.

El anfiteatro de Red Rocks es un lugar muy especial en el que actuar y para grabar un disco o DVD en directo. ¿Por qué precisamente escogisteis esa localización?

La idea fue sugerida por nuestro manager, Andy. Nos comentó que podríamos hacer algo así, en un lugar como Red Rocks. Él se encargaría de toda la parte logística de conseguir a un equipo de grabación de audio y video para dejar testimonio. Buscamos en internet la localización y alucinamos: es un lugar con mucha historia que comenzó a usarse como recintos de conciertos en 1906. Es un lugar con magia. Cuando estás ahí arriba, en lo alto de la montaña, la sensación es impagable.

Todos nuestros discos en directo previos han sido en el Reino Unido y en lugares interiores. Creíamos que era un buen momento, pues hemos editado tres discos de estudio desde el anterior DVD en directo, y la localización terminó de hacernos decidir.

El anterior directo fue grabado en otro de esos lugares históricos como es el Royal Albert Hall de Londres. Más allá de que vuestro manager ofreciese la idea de Red Rocks ¿intentáis siempre hacer discos en directo en lugares que tengan una historia y una cierta leyenda?

Absolutamente. Es algo que tenemos muy en cuenta. También queremos tener variación entre unos DVDs y otros, entre unos discos en directo y otros. Creemos que esta era una buena oportunidad. En la gira de “Sorceress” hemos tenido suerte de tocar en un montón de recintos grandes en los que no habíamos tocado antes, como el Sydney Opera House o el Radio City Music Hall de New York, además del Wembley Arena y otros recintos. Siempre intentamos tocar en lugares distintos y hacer shows a medida del recinto en que estamos tocando.

¿Cuanta gente acudió al show de Red Rocks?

El recinto tiene una capacidad de ocho mil personas. Nosotros conseguimos meter a siete mil personas. Eso es una cifra muy respetable para nosotros. También hay que decir que hicimos una gira junto a Gojira y Devin Townsend y eso atrajo aún a más gente. Fue un gran concierto.

¿Cómo evitas la sensación de ‘otro día en la oficina’ cuando tocas en directo?

Pienso que cuando empiezas a pensar así quizá debes comenzar a buscar otro trabajo. Pienso que cada show debe ser tratado como si fuese el último que vas a hacer en tu vida. Cada concierto tiene que ser especial, sea ante 500 personas o ante 50.000. Siempre intentamos hacerlo lo mejor posible y tratar cada concierto en igualdad de condiciones. Creo que es importante. Aunque durante el día tu rutina sea siempre la misma, antes del concierto intentas sacar esa energía que hace que todo salga adelante. Puede que tengas un mal día o que estés cansado pero cuando estás subiendo al escenario y escuchas a la gente gritar todo merece la pena.

Opeth Be Prog

Opeth (Foto: Josep M. Llovera)

El concepto del disco en directo a debate

¿Crees que las bandas han prostituido el concepto del disco en directo? En el pasado, los discos en directo eran algo de gran valor: suponían un momento cúspide en la carrera de un artista. Ahí están “No Sleep ’til Hammersmith” de Motorhead, “Frampton Comes Alive” de Peter Frampton, “Alive” de Kiss… Todos significaban algo: el cierre de una era, un fin de ciclo para la banda. Desde que es más barato grabar discos en directo hay un exceso de éstos y los buenos y realmente importante se pierden en medio de todo eso.

Tienes muchísima razón. Cuando yo crecía los discos en directo eran algo mágico: “Live After Death”, “Unleashed in the East”… los discos en directo eran algo significativo en la carrera de una banda. Nosotros intentamos mantener ese sentimiento y por eso hemos esperado tres discos de estudio hasta editar un nuevo directo. Hay bandas que venden cada uno de sus conciertos o lo ponen a la venta por internet. Creo que eso quita mucha de la magia. No queremos exprimir esto, porque queremos hacer discos en directo buenos, con una buena mezcla y con un buen sonido. Los nuevos temas quedan mucho más heavies que en las versiones de estudio, por ejemplo, y eso es lo que esperas de un disco en directo: versiones distintas de las canciones de estudio o mejoradas.

Rob Halford es un buen ejemplo. Siempre que Judas Priest hacían un disco en directo podías escuchar tomas vocales que no eran calcadas a las del disco de estudio, de modo que podías encontrar elementos novedosos y eso era atractivo. Quizá pegaba un par de gritos distintos o cosas así. Y estoy de acuerdo contigo, si, se editan demasiados discos en directo.

Las bandas de hoy en día mantienen el mismo setlist toda la gira y se ciñen a versiones muy calcadas al original de estudio. En el pasado, con la presencia de fade-outs en muchas canciones de estudio, las versiones en directo daban opción a finales alternativos o, cuanto menos, inéditos hasta ese momento. ¿Cómo afronta Opeth los directos? ¿Os sentís limitados por la programación de luces, una claqueta en el monitor o cuestiones de esa índole o intentáis darle cierta identidad propia a cada concierto sin ser un calco noche tras noche?

Nosotros no usamos claqueta ni llevamos nada grabado, por ejemplo. Somos muy orgullosos con ese aspecto de nuestros directos. Nos gusta que todo se toque en directo, a mano (risas). Es muy importante para nosotros. En el set actual, el que aparece en el disco, no hay mucho espacio para la improvisación. Cuando metes alguna improvisación tiene que tener una conexión de algún tipo con la canción, debe tener un sentido. Hay canciones que salen distintas a la versión de estudio, absolutamente. Creo que muchas de las versiones de directo suenan mucho más heavies. La mezcla en este disco en directo también favorece eso. Creo que me he saltado un poco tu pregunta.

Más o menos, pero me responde a ello en parte. Por otro lado ¿os supone una gran presión grabar un disco en directo? ¿O el abaratamiento de los costes de grabar en directo hace que sea un proceso mas relajado? ¿Cómo saliste al escenario aquella noche en Red Rocks? ¿Estabas nervioso por grabar un disco en directo?

Respondiendo a la primera parte de la pregunta: sigue habiendo muchos costes involucrados en hacer un disco y DVD en directo. El equipo de video, el equipo de audio, las unidades móviles, los desplazamientos… es una inversión grande. Especialmente si quieres hacerlo bien. Por supuesto que piensas en ello durante el día: tienes una sola oportunidad y quieres hacerlo lo mejor posible. Intentas grabar algo así cuando ya está la gira muy rodada y la banda bien compenetrada. En el caso de Red Rocks, creo que llevábamos unos setenta shows a nuestras espaldas dentro del ciclo de “Sorceress”. La maquina estaba bien engrasada.

Opeth Be Prog My Friend

Opeth (Foto: Josep M. Llovera)

Antes del concierto nos dijimos a nosotros mismos que teníamos que ceñirnos a lo que hacemos siempre sobre el escenario e ignorar las cámaras. Hay que conectar con el público y tocar la nota adecuada en el momento adecuado. Este concierto en particular fue duro: en el escenario estábamos a cero grados y una tormenta comenzó a descargar a las tres canciones de haber empezado el set, como se puede ver en el DVD. Comenzó a hacer bastante viendo y teníamos a dos personas colgando de la pantalla donde proyectamos algunas filmaciones para que no saliese volando. Fue un concierto duro por el viento y la tormenta pero nos hizo tomar una mentalidad guerrera y echarle más ganas.

Estábamos bastante preocupados cuando salimos al escenario y vimos como estaba el cielo. Pensábamos que habíamos hecho un concierto peor, porque con tanto frío cometes errores tocando y esas cosas. Pero cuando escuchamos el disco estaba todo bien y no había problema. En ocasiones puedes escuchar algún pequeño fallo o el viento filtrándose por los micros pero no hace falta que todo esté siempre perfectamente pulido. Es bueno que haya un poco de componente humano.

¿Afectó el viento a las grabaciones originales o se filtraba por los micros?

No era tan fuerte lo que se filtraba y tampoco afectó a los tonos de guitarra, porque usamos unas pantallas encapsuladas donde el micro está protegido dentro de una caja. Tenemos la pantalla sobre el escenario pero el micro esta aislado para que no se filtre sonido de los platos de batería o cosas así. Quizá se filtró un poco de viento por los micros de voces pero siempre hay maneras de arreglarlo en el estudio.

El futuro de Opeth

“Sorceress” tiene dos años aproximadamente. ¿Qué sabemos del próximo disco de Opeth? El año que viene tocáis en el castillo de Fuengirola dentro del Rock the Coast. ¿Tendréis nuevo disco bajo el brazo?

Con un poco de suerte, en ese festival podremos tener algunas canciones nuevas pero no quiero prometer nada porque quizá alguien me chilla (risas). Actualmente estamos preparándonos para ir al estudio y en breve empezaremos a ensayar. La idea es tener las grabaciones listas para navidades.

¿Tienes idea de que tendencia va a tomar el disco en cuanto a sonido?

Me temo que te voy a dar una respuesta muy aburrida. Tendrás que esperar y escucharlo tu mismo. Estoy muy contento con el nuevo material y es genial poder estar en un ambiente creativo durante una temporada. Ahora estamos dándonos un descanso de las giras y nos gusta estar creando cosas nuevas. Tenemos muchas notas en la cabeza en este momento y estamos intentando recordar todos los riffs y pasajes.

¿Saldrá nuevamente con Nuclear Blast?

En efecto. Eso te lo puedo confirmar: saldrá nuevamente con Nuclear Blast.

Nos vemos en Málaga en el Rock The Coast dentro de unos meses.

Tengo muchas ganas. Nunca hemos tocado en la playa y además me apetece mucho tocar con Rainbow.

Cartel Rock The Coast 2019 definitivo

Sergi Ramos