Tercer y último fascículo de la charla con el cantante madrileño, que en el último tramo de la conversación nos habla de su discografía, de las colaboraciones que le han ofrecido en los últimos tiempos y de anécdotas personales.

Para finalizar con la entrevista a Leo Jiménez, después de hablar en el segundo fragmento de la charla sobre cómo se encuentran sus distintos proyectos musicales, hoy termina esta “saga” de publicaciones entorno a la entrevista con el vocalista y guitarrista con algunas de las ilusiones en el futuro de Leo y con el origen de ciertos mitos alrededor del madrileño.

Cambiando un poco de tercio respecto a lo hablado anteriormente, tus dos primeros discos en solitario, “Títere con Cabeza” y “Los Fuertes Sobreviven”, están descatalogados. ¿Llevas intención de reeditarlos?

A mí me gustaría. Lo que pasa es que no depende de mí. Hay compañías discográficas de por medio y es difícil. Pero tienen muy buenos temas, hay que reconocer que ambos discos están muy bien…

El primero, “Títere con Cabeza”, diría que es la columna vertebral de tus conciertos…

Se puede decir que sí, hay muchos buenos temas en “Títere con Cabeza”. Y “Los Fuertes Sobreviven”, aunque es un disco que pasó más desapercibido porque ya fue cuando los integrantes de la banda empezamos a llevarnos un poco peor, pasó por un segundo plano pero es un discazo. Tanto los temas del anterior guitarrista como los míos creo que están muy bien. Independientemente de que nos lleváramos mal o bien hay que reconocer que el trabajo que hicimos en ese disco fue muy bueno por todas las partes.

A los que nos gusta el formato físico tenemos que estar muy al quite, porque enseguida se descatalogan los discos de rock y heavy nacional. Cuando se acaben las copias de “Animal Solitario”, “La Factoría del Contraste” e incluso lo que venga por delante, ¿qué probabilidades hay de que se reediten?

En ese caso sería más fácil porque tengo más mano. En el caso de los dos primeros discos depende de más gente y es más complicado. Estaría bien que se mantuviera el formato físico de esos discos… Pero mira, “Los Fuertes Sobreviven” pertenece a Warner, con lo cual ya hay una compañía grande y dependes un poco de ellos, ¿no? Es complicado convencer a una compañía tan grande de que saquen otra tirada de 2.000 copias.

“Es complicado convencer a una compañía tan grande de que saquen otra tirada de 2.000 copias”

No sé si conoces un disco que hay de Leo Jiménez en Spotify, que se llama “Con Saratoga” y otro “Con Stravaganzza”, son dos recopilatorios. Creo que son exclusivos de Spotify.

Sí, esos son de Avispa.

Vale, y sobre esto… ¿y hasta qué punto tienes poder tienes sobre tus canciones, y a la hora de controlar este tipo de lanzamientos?

Pues muy buena pregunta… en el caso concreto de estos dos recopilatorios, mantengo muy buena relación con la gente de Avispa, pero ellos tienen toda la potestad. Son temas antiguos, en los que ellos tienen muchos derechos. Aunque yo también tengo derechos sobre esos temas, ellos tienen la potestad de hacer y deshacer, porque se firmó ese contrato en aquel momento.

“en la actualidad ya mantengo un poquito más bajo mi mando los derechos de mis canciones”

Pero es cierto que es una muy buena pregunta porque en la actualidad ya mantengo un poquito más bajo mi mando los derechos de mis canciones. Ya no permito que eso pueda suceder, que haya un tercero que pueda hacer lo que le dé la gana con mis canciones, para que me entiendas. Por eso te digo que afortunadamente me llevo muy bien con Avispa y no me molesta que hagan estas cosas, pero imagínate que no me llevara bien con ellos y me pudiese molestar…

Como Mägo de Oz con “Locomotive”, por ejemplo…

Por ejemplo. Pero Avispa lo han hecho, y me han avisado de ello. Pero hay otras compañías que lo hacen sin avisarte.

Esta pregunta se puede aplicar tanto a Leo Jiménez como creo que también a Stravaganzza: Tienes mucho tirón en España y Latinoamérica, donde me imagino que ya estaréis moviendo ficha, pero ¿habéis pensado también en Europa? Quizá con Stravaganzza sería más fácil, ¿no?

Sí, sería más fácil con Stravganzza… De hecho tenemos bastantes cositas. El problema es el idioma, tío. El inglés es el idioma que ellos se creen, es el idioma creíble para ellos.

Leo Jiménez Stravaganzza

Leo Jiménez en su último show en Madrid con Stravaganzza (Foto: Javier Bragado)

¿Y hacer alguna grabación en inglés, como en su día hicisteis con Saratoga? ¿O un recopilatorio?

En el fondo no, tío. Porque hay que hacerlo muy bien. El día que lo haga, lo haré bien; pero a día de hoy no me veo capaz, sinceramente. Entonces, me gustaría hacer alguna inclusión a Europa sin necesidad de cantar en inglés, pero soy consciente de que es muy difícil. Estamos viendo la manera…

Pues hoy vas a tocar en la sala Snatch, que entre otros la lleva Pedro Andreu, de Héroes del Silencio, que fueron de los pocos que lo lograron. Puedes pedirle algún consejo…

Efectivamente, pero son la excepción que confirman la regla. Al igual que lo son Rammstein. ¿Cuántos grupos han triunfado en el mundo cantando en alemán? ¿Y en español? Pues mira… Mecano lo petaron, Héroes del Silencio lo petaron… Luego a nivel más latino Alejandro Sanz…

Bueno, cuando habéis ido a Estados Unidos, por ejemplo, habéis llenado las salas.

Sí. No a nivel tan masivo como en Latinoamérica, pero cuando hemos ido, las hemos llenado. Y no tan grandes, pero serán como en la que vamos a tocar hoy en Zaragoza, que es muy decente. De todas formas, la gente tiene un concepto de triunfar un tanto equívoco. Para la gente triunfar es petarlo. ¡Pam! De repente 10.000 personas y fama absoluta durante dos años. No.

“la gente tiene un concepto de triunfar un tanto equívoco. Para la gente triunfar es petarlo”

Es una carrera de fondo.

Eso es, mantenerte en el tiempo. Yo llevo veintitantos años en esto y sigo llenando las mismas salas que llenaba hace 20 años cuando estaba en lo más alto. ¡Eso demuestra que no he bajado de lo más alto! Simplemente ha cambiado el panorama. Se venden menos discos, ha cambiado la industria, pero aquí sigo. Hay mucha gente de aquella época, cuando yo tenía 18 años, que se quedó en el camino, y ya nunca más volvieron a tocar. Y aquí seguimos.

Eso quiere decir que estamos haciéndolo bien. Y no quiere decir que no quiera subir de este escalón, pero si logro quedarme aquí… brindo por ello. Para mí es un éxito rotundo. Mantenerme en este nivel haciendo discos, haciendo conciertos hasta aburrir, haciendo giras por América, haciendo giras larguísimas por España… ¿qué más puedo pedir?

Tienes razón, tiene mucho mérito y es todo un éxito mantenerte a este nivel durante todos estos años, pero me imagino que tú también tendrás ese interés, esa ilusión, por crecer un escalón más…

Sí, también es muy buena pregunta… Mira, hace como tres años estaba como loco por ascender a estadios de fútbol, para me entiendas. Por tocar en salas gigantes. Pero con el tiempo no es que te vuelvas conformista, todo lo contrario: empiezas a valorar lo que tienes sobre todo cuando ves cómo le va al resto. Maduras y te das cuenta de que lo que tú tienes es un regalo divino.

Entrevista Leo Jiménez

Yo toco casi todos los fines de semana durante todo el año. A veces paro de currar porque yo quiero, me lo puedo permitir. Sigo teniendo conciertos constantemente, sigo funcionando bien… y si no llego a crecer más, si no llego a hacer como Leo Jiménez o como Stravaganzza un estadio de fútbol nunca, no pasa nada. Porque lo que tengo es un regalo divino: vivo de lo que me gusta y soy feliz. Y ahora es quizás cuando más lo estoy valorando. Esa ambición de los 25 años, que te comes el mundo, a veces te hace ser infeliz. Porque no te conformas nunca con nada. Puede estar bien porque te sirve para mejorar…

“A veces paro de currar porque yo quiero, me lo puedo permitir”

Pero ahora soy más feliz porque me he dado cuenta de lo bien que estoy. Igual no es necesario tener un Ferrari si teniendo un BMW ya mola, por ponerte una comparación absurda. No es necesario un caserón de tres plantas si con una casita de una planta, acogedora y bonita, ya eres feliz. Siempre he dicho que nunca he pretendido ser el mejor, pero quiero ser recordado como ese músico que hizo algo, que hizo bien su labor. Que cuando tenga 80 años se me recuerde como yo recuerdo a Dio, salvando las distancias.

Yo no llegaré en la vida a tener el nivel que tuvo él ni a hacer las cosas que hizo él, pero es como un ejemplo a seguir. Por ponerte dos ejemplos claros: siempre están Ozzy en Black Sabbath o Dio en Black Sabbath. Yo prefiero que me recuerden como a Dio. Seguramente Dio no tenía tantas mansiones como tenía Ozzy ni es una persona tan pública… tú me entiendes, ¿no? Digamos que en ese sentido no me importa ser cabeza de ratón.

De momento ya tienes las dos bandas de éxito y otra en solitario, para ir tras sus pasos…

Sí… (se queda pensando) “Cabeza de ratón” es un muy buen título para mi siguiente disco, me gusta mucho…

¡Lo apuntamos pues! Leo, quería hacerte una pregunta sobre Saratoga. Entiendo que ahora no es el mejor momento para hacerla, estando la banda en activo y en buen momento. Y tú, bastantes proyectos tienes en marcha ya. Pero ¿cómo de cerrada está la puerta a volver a hacer una gira, incluso un disco, en el futuro? Contigo al frente, o contigo y Tete al estilo de Helloween… aquí la imaginación no tiene límites.

Bueno… Mira, en los últimos años, grandes músicos me han propuesto cosas interesantes: Mägo de Oz, Alberto Rionda también me propuesto alguna cosita, Walter Giardino… Saratoga también me propusieron reunirnos… y para mí es un gran orgullo que tipos tan grandes me tengan siempre en mente, es algo muy bonito. No me cierro a nada. Pero bien es cierto que estoy más centrado en mí, en mi carrera, mis proyectos, mis Stravaganzza, mis Leo… Entonces, no te digo que no, pero a día de hoy no me lo planteo.

¿Se puede saber cuál es ese proyecto que te propuso Alberto Rionda?

Muchísimas cosas. Alberto y yo somos colegas y me ha planteado varias cosas.

Para terminar, Leo, siempre he tenido curiosidad. Siendo que te llamas Juan Daniel, ¿por qué elegiste Leo como nombre artístico?

¡No lo elegí yo! No sé si sabes que en el argot de grafiteros cada uno termina teniendo el mote de lo que pinta. Al que pinta “muelle” pues le llaman El muelle… Yo era grafitero cuando era pequeño, todos tenemos un oscuro pasado (se ríe) y pintaba “Leo”. Siempre he sido muy león. Y El Leo, El Leo, El Leo… se me quedó.

“Yo era grafitero cuando era pequeño, todos tenemos un oscuro pasado”

O sea que no es un nombre artístico, es tu apodo…

Mi apodo desde que era pequeño.

Menos mal que no pintaste muelle… ¿Y el nombre de “La bestia”, te lo puso algún compañero o la prensa?

Lo de “La bestia” viene porque soy muy fan de Iron Maiden. Por lo de “el número de la bestia”… y al final me lo tatué.

Tomas Catalán