Tras colgar el cartel de no hay entradas hace un par de semanas para la cita de este pasado miércoles, se anunció una segunda fecha que a pesar del poco tiempo de distancia para su celebración registró una entrada rozando el sold out y convirtiendo la fecha del viernes en una nueva fiesta para los amantes del stoner rock en todas su vertientes.

Se notaba que los shows de los americanos Clutch eran de los más esperados para este final de año en la capital teniendo en cuenta además lo bien acompañados que venían en el cartel pero el añadir una segunda fecha fue una grata sorpresa muy bien recibida por todos visto el resultado. Nada más abrir las puertas de la sala But a eso de las 19:00 horas y según se iban bajando las escaleras -donde se podían leer carteles con la prohibición “No Crowdsurfing”- ya se mascaba en el ambiente que iba a ser una noche de desenfreno, de rock furioso y desatado. No tardaron en aparecer los primeros artistas invitados en esta gira española que también ha tenido paradas en Barcelona y Bilbao.

Clutch (Foto: Nocnar Tosnophal)

Los suecos Kamchatka pusieron el toque psicodélico a la noche

Hacia las 19:20 se disponían sobre el escenario los componentes del power trio Kamchatka en la parte delantera del escenario incluyendo la batería debido al poco espacio que les dejaba todo el backline de los otros grupos. Aun teniendo que hacer un show bastante estático y corto, de apenas treinta minutos, consiguieron atrapar en la atmósfera que crean a su alrededor al todavía escaso público allí congregado, ni mitad de la sala en ese momento.

Kamchatka (Foto: Álvaro Díaz)

A la derecha se colocó Thomas “Juneor” Andersson a la voz y guitarra, Per Wiberg -anterior teclista de Opeth- al bajo a la izquierda y detrás a la batería Tobias Strandvik desde donde transmitieron sin problema alguno sus buenas vibraciones y la manera en la que sienten su música influenciada por el blues, el rock progresivo, el stoner rock lógicamente, incluso el Jazz.

Kamchatka (Foto: Nocnar Tosnophal)

A pesar de haber lanzado siete trabajos en estudio desde el 2005 era una banda bastante desconocida por buena parte de los asistentes. En 2007 abrieron para Clutch en su tour por Suecia y así nació su relación. Fue poco tiempo el que tuvieron pero dejaron buen sabor de boca y ganas de poder volver a verles pero con su show completo.

En eterno perfecto estado de forma, Graveyard desbordaron calidad

Cerca de las 20:15 horas la sala ya empezaba a presentar un muy buen aspecto y los también suecos Graveyard ocupaban igualmente la parte delantera del escenario para comenzar con lo que serían unos cuarenta y cinco minutos de actuación muy bien aprovechados. Se formaron en 2005 y tienen apenas cinco discos a sus espaldas pero han conseguido tener uno de los directos más compactos y mejor ejecutados de los grupos de su estilo en estos momentos.

Graveyard (Foto: Nocnar Tosnophal)

De la escuela de Black Sabbath o Cream, del hard rock primitivo han conseguido trasladar su sonido a la actualidad y hacerlo completamente moderno. Abrieron con “Walk On” de su último trabajo ‘Peace’ que junto a su disco ‘Hisingen Blues’ serían de los que más temas aportarían al set list. En primera línea se apostaron Joakim Nilsson y Jonatan Larocca-Ramm a las guitarras y voces y Truls Mörck al bajo y voz al lado de la derecha.

Graveyard (Foto: Álvaro Díaz)

En cualquier caso daba igual quien cantase pues lo hacen todos de diez y cuando cantan a la vez su compenetración es impactante. Y detrás Oskar Bergenheim a la batería cierra el conjunto. Siguieron con “Thin Line”, de su disco de debut, “Unconfortably Numb” y “Birds Of Paradise” que sonaron como un reloj suizo, técnicamente rozando la perfección con una ejecución impecable.

Graveyard (Foto: Nocnar Tosnophal)

Terminaron con “Hard Time Lovin’” de `Lights Out”, “Hisingen Blues” y la hipnótica “The Siren” en la que arrojaron el micrófono al público para cantarla todos juntos. Después se despidieron tranquilamente como si no acabaran de hacer un gran concierto.

La arrolladora máquina de hacer canciones de Clutch de nuevo en acción

Desde principios de los años noventa cuando se formaron en Maryland, con una producción discográfica inabarcable, llevan recorriendo el mundo ofreciendo shows llenos de energía lo que les otorga el estatus de clásicos en vida y sobre todo unas tablas que hacen que la hora y veinte de espectáculo desbordado que ofrecieron se pasará como si fueran segundos.

Clutch (Foto: Nocnar Tosnophal)

Pasadas las 21:30 horas con la sala repleta de fans sedientos de Clutch el maestro de ceremonias Neil Fallon a la voz ocupo su lugar en el centro del escenario -mucho más despejado para la ocasión- con la guitarra de Tim Sult a la izquierda, el bajo de Dan Maines a la derecha y la batería de Jean-Paul Gaster a sus espaldas. Neil empezó con el micrófono desenfundado, libre del pie de micro, interpretando “Inmortal”, “Burning Beard” y “Earth Rocker”. Y es que además de tener esa voz tan penetrante tiene unas capacidades interpretativas y gestuales que consigue hacer de cada canción algo especial y conectar con el público a la primera toma de contacto.

Clutch (Foto: Álvaro Díaz)

La locura se desató en la sala desde el comienzo y las filas delanteras fueron un auténtico hervidero con pogos continuos y gente surfeando sobre las cabezas del público constantemente. Para “Sucker Witch” Fallon se enfundó la guitarra pero su cara no podía estar quieta. Llevaba una camiseta donde se podía leer HAL 9000 como gran admirador de las películas y novelas de ciencia ficción que es.

Clutch (Foto: Nocnar Tosnophal)

Siguieron tocando canciones de toda su larga discografía como “The Elephant Riders”, “The Incomparable Mr. Flannery” o “Willie Nelson” pero vinieron sobre todo a presentar su último trabajo ‘Book of Bad Decisions’ del que tocaron a continuación “H.B. Is in Control”, “Book of Bad Decisions”, “Vision Quest” y “Lorelei”. La intensidad y fiereza no disminuyeron en ningún momento y el carisma de Neil hizo el resto. Antes de la pausa de rigor con “D.C. Sound Attack!” tocaron “The Mob Goes Wild” y “Subtle Hustle”.

Clutch (Foto: Nocnar Tosnophal)

Hasta ese momento casi nada tenía que ver el set list del viernes con lo que había sonado el miércoles demostrando la gran versatilidad que atesoran lo que les llevará a encabezar el próximo Ramblin’ Man Festival durante tres noches seguidas con repertorios y estilos diferentes para cada una de las noches.

Con la ya mítica “Electric Worry” y su famoso “¡Bang, bang, bang, bang, vámonos, vámonos!” y la versión del  “Fortunate Son” de la Creedence Clearwater Revival pusieron punto final prometiendo volver el año que viene. Y su público no puede estar más feliz. Parece que hay Clutch para rato.

Clutch (Foto: Álvaro Díaz)

Texto: Ángel Corral | Fotos: Álvaro Díaz y Nocnar Tosnophal

Promotor:Live Nation

Día:2019-12-13

Hora:21:32

Sala:But

Ciudad:Madrid

Teloneros:Graveyard y Kamchatka

Puntuación:9