El evento tuvo lugar a las 20:00 en el espacio de arte contemporáneo Niu de Barcelona, un acogedor local en Poblenou en el cual ya habíamos disfrutado de uno de sus maravillosos drone sets allá por marzo del año pasado. La primera parte de la velada consistía en una exposición de catorce dibujos impresos en papel Fedrigoni, realizados por Beren (cantante de Obsidian Kingdom antes de la publicación de "Matter"), quien, cautivado por el primer álbum de su antigua banda, ilustró cada una de las canciones en unos extraordinarios dibujos de corte cercano al cómic.

El pasado sábado 23 de noviembre, Obsidian Kingdom organizaron una fiesta privada para celebrar el lanzamiento de “Torn & Burnt”, un álbum de remixes que conmemora el primer aniversario de su debut, “Mantiis”. Este nuevo redondo, el cual podéis escuchar y descargar totalmente gratis desde su página en Bandcamp, trae siete de los catorce cortes que los consagraron como una de las bandas nacionales más prometedoras, totalmente renovados, transformados y conducidos al terreno de la electrónica gracias a las manos de ocho DJ’s distintos: Oktopus, Subheim, Poordream (estos dos en colaboración para un sólo tema), Necro Deathmort, JR Morgue, Drumcorps, Larvae y Mothboy. Cada uno de estos artistas ha logrado hacer suya la música de la banda, algunos respetando más la original, algunos menos, pero todos han conseguido mantener la esencia de Mantiis, han perpetuado, esta vez bajo el umbral de lo electrónico, aquella sensación de quien se acerca a algo bello pero oscuro, algo de cándida apariencia que encierra los más perturbadores secretos.

El evento tuvo lugar a las 20:00 en el espacio de arte contemporáneo Niu de Barcelona, un acogedor local en Poblenou en el cual ya habíamos disfrutado de uno de sus maravillosos drone sets allá por marzo del año pasado. La primera parte de la velada consistía en una exposición de catorce dibujos impresos en papel Fedrigoni, realizados por Beren (cantante de Obsidian Kingdom antes de la publicación de “Matter”), quien, cautivado por el primer álbum de su antigua banda, ilustró cada una de las canciones en unos extraordinarios dibujos de corte cercano al cómic. También han sido utilizados en postales para celebrar el aniversario de Mantiis, que han sido enviadas a todos aquellos que compraron el digipack del mismo en su día. Junto a los dibujos también se encontraba expuesta en exclusiva la obra original que se utilizó para el artwork de “Torn & Burnt”, elaborada por el artista y taxidermista belga Raf Veulemans.

Esta interesante y exclusiva decoración ambientaba, junto a la música de Bohren und der Club of Gore (brillantemente elegida), un cóctel en el que los allí congregados pudimos charlar durante alrededor de una hora. Tan sólo llegar a la entrada, cada invitado era obsequiado con una copia del digipack de “Torn & Burnt” y una copa de cava, junto a algunos canapés ofrecidos en una mesa antes de pasar al espacio de la exposición. El trato fue inmejorable, tremendamente cordial y amable, y todo se desarrolló dentro de un ambiente muy íntimo y elegante donde era imposible no sentirse cómodo. Cuando llegó el momento de la escucha del álbum, procuraron un asiento para todos los invitados y, después de un breve discurso introductorio de Edgar, se apagaron las luces para poder disfrutar de un inusual espectáculo estrictamente relacionado con la imaginería propia de la banda.

Dos pequeñas cajas de zapatos (una a la entrada y otra junto al escenario), colocadas verticalmente con la tapa y el fondo sustituidos por tela de malla por tal que el foco de luz que había detrás definiera las siluetas del interior de la caja. Dentro de cada una, una mantis hambrienta rodeada de pequeños grillos. A través de cámaras que retransmitían la minúscula escena en directo, proyectadas en la pared de fondo podíamos ver con todo detalle cada movimiento de estos insectos: una cruda cacería, a la par que elegante. Acompañando a la perfección la música de “Torn & Burnt”, nos deleitábamos con sus gráciles movimientos en el minúsculo escenario… y con la violenta agonía de su caza. Llegando a comer hasta con una presa en cada extremidad, la bella carnicería allí expuesta era igual de oscuramente atractiva que la música de la banda. Una brillante representación visual más allá de las habituales proyecciones. Este espectáculo, junto a la exposición de los dibujos de Beren, se llevará acabo tan sólo una vez más, en el concierto con Jarboe (ex-Swans) este viernes 29 en Barcelona.

Durante la última hora de la fiesta contamos con la actuación del DJ D.Forma, mientras nuestros dos pequeños invitados acababan de saciar su apetito. A medida que los invitados se retiraban, un servidor se iba quedando a solas con su pensamiento. Y una idea gobernaba en aquel momento: Obsidian Kingdom van a ser grandes. Muy grandes. Su visión artística, esa manera de hacer las cosas, el buen gusto para organizar eventos, la enorme calidad de sus composiciones… y sobretodo, el ser una banda con una mentalidad enormemente abierta, dispuesta a reinventarse y a explorar otras facetas (drone set, acústico, electrónica…). Se han convertido en toda una referencia, y realmente esto no ha hecho más que empezar. Atentos, porque el segundo álbum de estudio va a ser más que decisivo.

Y estoy convencido de que va a ser el que los corone.