En esta tercera entrega nos centramos en la historia detrás del nombre de la que es considerada como la primera banda de metal, Black Sabbath.

A finales de los ’60 los sonidos de la generación hippie se endurecían, grupos como Led Zeppelin con unos riffs más pesados y continuos sentaban las bases para el nacimiento del metal, y aunque la banda británica estaba rodeada de historias en las que el ocultista Aleister Crowley era uno de los protagonistas, su estética seguía teniendo más lazos en común con la generación del “flower power” que con el concepto artístico del metal.

Por esta época nacía un grupo considerado la primera banda de metal de la historia, ya que rompía con lo establecido; estética oscura, música aún más densa y un nombre que daba a la imaginación, Black Sabbath.

Black Sabbath

El Sabbat

En la tradición judía el sabbat hace referencia al séptimo día de la semana, el cual es el sábado. Es el día sagrado para uno de los pueblos semitas de la tierra prometida, durante este día no se puede realizar ningún tipo de trabajo y es un día de reunión familiar (este último dato es importante para lo que contaremos más adelante).

Fue el emperador Constantino, devoto del Dios pagano del Sol, el que mandó santificar el domingo ya que este era el día solar.

Aunque hay gente que teoriza sobre la relación que puede tener el nombre de la banda con el judaísmo y plantean hipótesis de porqué Ozzy y el resto de la formación añadieron el adjetivo black, al parecer los tiros no van del todo por ahí.

La influencia del  cine

Antes de llamarse Black Sabbath su estilo musical se acercaba más al rock blues que era lo que predominaba en aquella época, su primer nombre fue Polka Tulk y más tarde Earth.

El local en el que ensayaban estaba al lado de una sala de cine, a finales de 1963 se proyecta una película de terror llamada “I tre volti della paura” (“Las tres caras del miedo”) del director italiano Mario Brava. La versión estadounidense se llamó Black Sabbath, al parecer tiene un significado parecido a aquelarre en español.

Anteriormente explicamos que el sabbat era el día de reunión  para los judíos. En la Edad Media algunos dirigentes cristianos hicieron mofa de ello haciendo un símil entre estas reuniones y los aquelarres de brujas, por lo que se asoció sabbat con aquelarre.

 

El visionado de esta película influyó a la banda y a su música hasta el punto de utilizar el nombre de la película como el suyo propio, así nacía Black Sabbath.

Esta influencia oscura y tétrica se hizo notar, por ejemplo, en la canción que lleva por título el nombre de la banda. Su armonía contiene lo que en música se conoce como tritono, dos notas a tres tonos de distancia la una de la otra respectivamente, por ejemplo entre las notas fa y si. Este intervalo es uno de los que más tensión y disonancia generan en una escala, también se conoce como intervalo de quinta disminuida o cuarta aumentada.

En la Edad Media a este intervalo se le conocía como “Diabolus in musica” y su reproducción estaba prohibida en los cantos eclesiásticos. Todo esto resultó claramente atractivo para que Black Sabbath abusara de ello en sus composiciones.

El uso de esta características armónicas, la búsqueda de un sonido más distorsionado y la estética ocultista convirtieron al grupo británico en referentes e ideólogos de un nuevo estilo.

Mientras la gente seguía envuelta en la psicodelia, Black Sabbath aportó algo fresco y diferente, y aunque su estética y música eran oscuras esto no resultó negativo para llamar la atención del público al igual que llama la atención el cine de terror.

Aser Rodríguez