'Lovedrive' es el sexto trabajo de estudio de la banda germana. Considerado por algunos críticos como el pináculo de la carrera de Scorpions, supuso una evolución importante del sonido de la banda, exhibiendo su estilo clásico que luego desarrollarían a lo largo de su exitosa carrera

A finales de los ‘70, la música rock estaba en plena construcción. El punk evolucionó y dominó la escena durante casi tres años. Los tres grandes del hard rock inglés (Led Zeppelin, Black Sabbath y Deep Purple), fueron declinando lentamente o, en el caso de los últimos, se habían dividido. Motörhead y Judas Priest ya habían aparecido, dejando perfectamente claro que tenían el potencial para abrir el camino a todas las posibles bandas nuevas. Se podía oler la próxima erupción de los 80’s en el aire. Entonces, en 1978, llegó Van Halen y con su impresionante debut todo cambió. La música rock se volvió más rápida, más exigente técnicamente y más llamativa que nunca.

Scorpions también cambió dramáticamente, iniciando con ‘Lovedrive’ 28Un año antes, habían editado el directo ‘Tokyo Tapes’ (1978), final de una primera época y la huida de Uli Jon Roth. Para la ocasión, Klaus Meine (cantante) y Rudolf Schenker (guitarrista) recurrieron al genuino Michael Schenker (de nuevo) y a Matthias Jab; el primero metió guitarras solistas y el segundo hizo el trabajo “sucio” con sus rítmicas. Michael duró un suspiro y Jab se consolidó en el grupo hasta hoy en día. La banda la completaba el batería Herman Rarebell y el bajista Francis Buchholz.

‘Lovedrive’ contiene algunos de los mayores éxitos que Scorpions ha escrito. El pegajoso “Loving You Sunday Morning”, la bella “Cant Get Enough” y el eterno y favorito tema de los fans “Holiday”, son desde el primer momento, clásicos incontestables. “Coast To Coast” merece su propia mención, ya que es la mejor pista instrumental que han hecho. Es un buen ejemplo de cómo una guitarra debe reemplazar la armonía vocal con una instrumentación sólida. Y lo mejor de todo es que no es muy compleja, sólo está delicadamente ejecutada con un ritmo impresionante.

El experimento reggae “Is There Anybody There?” es un tema refrescante después de toda la rotación entre los himnos del hard rock y las power baladas, un recordatorio de que la banda todavía es capaz de experimentar un poco. No se puede olvidar “Always Somewhere” dulce balada que puede recordar a la obra maestra de Lynyrd Skynyrd “Simple Man”. ‘Lovedrive’ es un álbum excelente. Está lleno de ideas maravillosas, grandes melodías vocales y hermosas baladas. La simplicidad musical y la energía desarrollada lo convierten en uno de los mejores álbumes de la rica discografía de Scorpions.

José Antonio Fernández