El guitarrista alemán confiesa varias peculiaridades sobre el nombre de la banda, y pone algunos ejemplos del tipo de nombre que debería tener.

A pesar de que el guitarrista Wolf Hoffmann es el único miembro original de los actuales Accept desde que la banda se formara en 1976 en la ciudad alemana de Solingen -junto con el cantante con el cantante Udo Dirkschneider y el bajista Peter Baltes-, sorprende al declarar que no participó en la creación del nombre de la formación.

El origen del nombre de Accept

El guitarrista de Accept, Wolf Hoffmann, desveló en una reciente entrevista con Metal Empire el origen del inusual nombre de la banda. “En realidad existía antes de que me uniera a la banda, lo crean o no”, confesaba el hacha germano. “Los chicos ya habían actuado bajo ese nombre un par de veces de forma local. Era básicamente una banda de barrio, y tenían ese nombre. Nunca estuve completamente feliz con eso, pero por supuesto se mantuvo y lo mantuvimos a lo largo de los años. Creo que salía de un álbum de una banda de blues llamada Chcken Shack. Y tenían un álbum en 1970 llamado ‘Accept’. Siempre pensé que era extraño, ¿Por qué nombrarías a una banda de metal como un disco de Chicken Shack?  Pero lo hicieron, y ya era un trato hecho, y lo mantuvimos todos estos años. Pero todo el asunto es todavía es un misterio un poco extraño”.

A nivel personal, el nombre de Accept no significa para Hoffmann nada en realidad: “Es solo un nombre. Nunca pensé que fuera un nombre de metal. Quiero decir, los fans me dicen que les encanta el nombre, piensan que es genial. Pero yo siempre pensé que el significado de Accept no es muy metal, ¿verdad? El nombre ya estaba ahí cuando me uní a la banda, y lo mantuvimos durante todos estos años. Y después de un tiempo, sigues olvidando lo que realmente significa, porque estás muy acostumbrado. Pero nunca pensé que fuera un nombre de banda brillante ni nada. Pensé que otras bandas tenían nombres mucho más geniales, como por ejemplo Black Sabbath o Judas Priest, eso es totalmente metal. Por otro lado, hay algunos nombres de bandas tontos, como Def Leppard, y nunca pensé que eso fuera muy bueno. Eso es extraño. Estoy seguro de que hay ejemplos en ambos sentidos, y creo estamos en algún punto intermedio”