Se desvelan de forma oficial las causas de la muerte del vocalista de The Prodigy tras realizarse su autopsia. Todavía quedan pendientes de desvelar los informes de toxicología.

Causas de la muerte de Keith Flint (The Prodigy)

Tal y como apuntaban algunas fuentes cercanas al entorno de The Prodigy, Keith Flint falleció al suicidarse mediante ahorcamiento. El cuerpo de Flint fue encontrado el pasado 4 de marzo en su casa en Essex, un condado situado en el sureste de Inglaterra, al noreste de Londres. El jueves pasado se realizó la autopsia tras el suicidio del artista.

La oficial del forense, Lynsey Chaffe, desvelaba durante una audiencia de dos minutos el pasado lunes que no había circunstancias sospechosas en torno a su muerte. La policía cuando asistió al lugar siguió todos los protocolos y se confirmó que su muerte no era sospechosa. Chaffe agregó que la muerte de Keith Flint continúa bajo investigación mientras se esperan informes de toxicología.

Debido a la inesperada muerte de Keith Flint, The Prodigy ha cancelado todas las fechas de conciertos programados para presentar en vivo “No Tourists”, su último álbum de estudio. Dicho itinerario a nivel mundial incluía una gira por Estados Unidos después de diez años de ausencia, y un concierto en España. The Prodigy fueron confirmados en el cartel de la resurrección del Doctor Music Festival, que se celebrará en Escalarre (Vall d’Aneu, Lleida) desde el 11 al 14 de julio de este mismo año.

Un bailarín que se convirtió en cantante

En un principio, Keith Flint entró en The Prodigy como bailarín. Pero por su actitud punk y su peculiar presencia sobre el escenario, se convirtió en la voz principal de la banda británica para su tercer disco “The Fat Of The Land” de 1997, donde se incluía grandes hits de la banda como “Breathe”, “Firestarter” y “Smack My Bitch Up”. En aquella etapa, Flint comenzó su carrera de autodestrucción a base de incontables adicciones, por lo que en 2004 la banda no contó son su participación en el disco “Always Outnumbered, Never Outgunned”.

Las voces fueron grabadas por invitados entre los que se encontraban los hermanos Gallagher de Oasis, y la actriz y cantante Juliette Lewis. Regresó para “Invaders Must Die” que se publicó en 2009, y participó en la composición y prestó su voz en las canciones “The Day Is My Enemy” de 2015 y el más reciente “No Tourists” publicado en el pasado 2018.