Ben Barbaud, director del festival francés, habla de la planificación del Hellfest de cara al próximo 2021 y muestra muchas dudas en sus declaraciones.

Todos los festivales que tuvieron que aplazar la edición de este año a 2021 siguen trabajando en sus eventos con la esperanza de que todo vuelva a la normalidad de cara al próximo año. Aunque no todos son iguales de optimistas y el organizador del Hellfest ha ofrecido unas declaraciones a un medio de su país en el que no deja muy tranquilos a los seguidores del festivales francés.

“Mantengo la esperanza, pero me temo lo peor”

En una reciente entrevista con el periódico francés Le Figaro, el director del Hellfest Ben Barbaud, habla de la planificación de su edición de 2021 después de tener que aplazar la de este año debido a la pandemia del coronavirus. Deja bastante claro que a fecha de hoy existe un “gran vértigo. Al igual que las grandes salas de conciertos que acogen a decenas de miles de espectadores con público de pie, sufrimos de una falta de visibilidad total. […] Hemos pensado en encontrar soluciones pero no hay nada que hacer. El rock y el metal no se pueden hacer con el público sentado. Nos quedan nueve meses para la edición 2021 de Hellfest, 18, 19 y 20 de junio, donde se esperan grupos como Deep Purple, Faith No More, System Of A Down, Deftones y Judas Priest. Mantengo la esperanza, pero temo lo peor. Decidiré a principios de enero si podemos correr el riesgo de entrar en la producción”.

Aunque no lo parezca, la edición del próximo año tiene más riesgo financiero que la aplazada de 2020 ya que “este año pude contar con un reembolso por daños por parte de nuestra aseguradora. Aún no hemos llegado a un acuerdo, pero estamos avanzando en la búsqueda de algunos puntos en común. También puedo contar con ayudas estatales por desempleo parcial. Tengo 22 empleados, no hemos podido trabajar desde marzo, no ha entrado un centavo en las arcas. Hasta ahora, mi equipo tenía un 50% de desempleo parcial, ahora tengo que ir al 30%. En estas condiciones, es muy difícil mantener motivados a los empleados. Hay miedo. Es difícil trabajar en este ambiente. Si comienzo la producción de Hellfest 2021 y en marzo nos vemos obligados a cancelar, habremos trabajado para nada y se acumularán millones de euros en gastos, sobre todo en decoraciones. Pero esta vez, no tendré a nadie a quien recurrir. Estoy casi 100% autofinanciado con solo 15.000 euros de dinero público de los 25 millones de euros”.

El fin de la pandemia no está cerca

La esperanza de Ben Barbaud es que exista de aquí al próximo año una “disminución significativa de la pandemia. El regreso a las zonas “verdes” en Francia y Europa. La reapertura de nuestras fronteras para los artistas estadounidenses. Una prueba fácil de hacer, rápida y eficiente que podríamos preguntar a los asistentes al festival justo antes de llegar al Hellfest. O mejor aún, un medicamente, una vacuna”.

Aunque todo es incertidumbre, la organización del Hellfest agradece la fidelidad de su público y “menos del 0,1% solicitó el reembolso de sus entradas para la edición cancelada en 2020. Es decir, menos de 300 asistentes al festival. Entonces sé que ya estoy lleno para el próximo junio. Me da un flujo de caja sólido. Pero no se puede decir si reaccionarán los asistentes al festival seguirán reaccionando tan generosamente en 2021 si también se cancela”.