El vocalista británico no se muestra muy optimista debido a la situación actual y confiesa en una entrevista que no espera salir de gira antes del próximo 2022.

Cada día que pasa se diluyen las esperanzas de que en el próximo año todo vuelva a la normalidad. Muchos artistas ya tienen puestas las miras en 2022, ya que la erradicación de la pandemia del coronavirus parece que está lejos de producirse. En una reciente entrevista, Ozzy Osbourne no se muestra más optimista que muchos de sus compañeros de profesión.

Ozzy Osbourne mira al 2022

En un programa especial para celebrar el 40º aniversario del disco de estreno en solitario de Ozzy Osbourne, ‘Blizzard Of Ozz’, en Rock Classics Radio de Apple Music Hits, el vocalista británico habló de muchos temas de su carrera y de la pandemia actual que asola al mundo.

“Lo único bueno de esta pandemia es que no pude trabajar de todos modos por mis lesiones”, explica el cantante cuando aborda el tema de la Covid-19 y su posible vacuna. “Espero estar girando en 2022, creo. Para ser honesto, no creo que me vaya a poner en forma hasta finales del próximo año. Creo que este invierno va a ser malo, porque vas a tener gripe. La gente dice: ‘No me voy a poner la vacuna contra la gripe’. ¿Sabes qué? Puedes darme cualquier cosa, pero no voy a ser el número uno en esa puta nueva vacuna. No sé si quiero ser el primero en despertar con dos puñeteras astas en la cabeza por la mañana”.

Tributo a Lee Kerslake

El pasado sábado 19 de septiembre falleció de cáncer a los 73 años Lee Kerslake, ex batería de Uriah Heep y de Ozzy Osbourne. El vocalista de Black Sabbath le rindió homenaje a través de las redes sociales publicando una foto junto a Kerslake durante las sesiones de grabación de ‘Blizzard Of Ozz’ en los estudios Ridge Farm de West Sussex en 1980, e incluyó el siguiente mensaje: “Han pasado 39 años desde que vi a Lee, pero vive para siempre en los discos que tocó para mí, ‘Blizzard Of Ozz’ y ‘Diary Of A Madman’. RIP Lee Kerslake”.

Lee Kerslake fue miembro de la banda de Ozzy en 1980 y 1981 durante la era de Randy Rhoads, formando parte de los dos primeros álbumes en solitario del cantante.