El artista norteamericano sigue ingresado en el hospital e informa de su salud a través de las redes sociales. Lleva luchando más de un año contra el cáncer.

El batería de Quiet Riot, Frankie Banali, sigue luchando contra el cáncer de páncreas que le diagnosticaron hace poco más de un año. Hace unas horas tuvo que ingresar de urgencia en un hospital estadounidense.

Sigue la lucha contra el cáncer

El pasado lunes 15 de junio, Frankie Banali de Quiet Riot fue ingresado en la sala de emergencias del Centro Médico Kaiser Permanente Woodland Hills de Woodland Hills, California. El batería sigue luchando contra el cáncer de páncreas en etapa IV durante los últimos 14 meses. A través de su pagina personal de Facebook compartía una foto postrado en una cama de hospital y comentaba que “acabo de ingresar a la sala de emergencias en el Kaiser. Se me ocurrió que esto es como Disneylandia, excepto que las colas son más cortas y los viajes son dolorosamente lentos, y el precio de la entrada … ¡Dios mío!”

Actualización de su estado de salud

El pasado martes 16 de junio, la esposa de Frankie, Regina Banali, ofreció una actualizado del estado de salud del batería de Quiet Riot a través de las redes sociales. El menaje era bastante directo: “Frankie no está en su lecho de muerte. Ha estado en la sala de emergencias varias veces durante este viaje. Actualmente tiene una infección, otra vez. Eso se aclarará y volverá a casa. Gracias a todos. Pueden mantener las oraciones y los buenos pensamientos por él mientras lucha en una dura batalla”.

Horas más tarde Frankie compartió la publicación de su mujer en su página de Facebook y añadía que esperaba que esta nueva visita a Disneyland no fuera demasiado largo y que pudiera regresar a su casa pronto para seguir con sus rutinas habituales durante esta cuarentena. Agradece también todo el apoyo que ha recibido por parte de sus seguidores.