Trabajar con Slash, Axl Rose y compañía no fue fácil para Doc McGhee, y lo recuerda en una sincera entrevista.

Las anécdotas y secretos que guarda un manager de las grandes estrellas de rock tiene un valor incalculable. Doc McGhee, manager de Kiss, trabajó hace un puñado de años con otro peso pesado de una industria de la música: Guns N’ Roses. En una reciente entrevista recuerda lo duro que fue estar al lado de Axl Rose, Slash y compañía.

El duro trabajo de manager para Guns N’ Roses

Las historias sobre los primeros años de la carrera de Guns N’ Roses son más que conocidas entre sus seguidores, pero solo Doc McGhee, su manager de la época, conoce de primera mano lo que fue trabajar con una de las bandas más importantes del rock. En una reciente entrevista con Rock Talk With Mitch Lafon, reconoce que Axl Rose es un tipo muy inteligente y bondadoso y que en líneas generales los miembros de la banda “son buenos muchachos”. El problema era lidiar con “toda la mierda que hay alrededor de ellos, eso es lo duro”.

“Ellos siempre quisieron ser sus propios mánagers”, apunta McGhee. “Recuerdo que estaba con Duff McKagan en Alemania, que iban a tocar con Skid Row, y tuvimos que cancelarlo. El tío que cuidaba de él le tuvo que dar un cabezazo porque estaba fuera de sí. Fue al hospital y después de hacerle varias pruebas, dio positivo como en 27 drogas diferentes”.

Doc McGhee está escribiendo un libro sobre aquella época, por lo que es un poco parco en detalles, pero señala que después de publicar un disco tan enorme como ‘Appetite for Destruction’, “llegó el dinero y lo jodió todo”. El talento musical de Guns N’ Roses quedaba a un lado y “después llegan todas las novias, mujeres, madres, padres, abogados y gestores de negocios. Todos esos estúpidos genios que no estaban cuando no existían las cuentas bancarias repletas de ceros. Es en ese momento cuando todo acaba mal”.