Brian May se muestra muy orgulloso en una entrevista, por haber elegido al cantante californiano Adam Lambert para estar al frente de Queen.

Recordando el paso de Paul Rodgers en Queen

Muchos lo habrán olvidado, pero el vocalista Paul Rodgers (Free, Bad Company) estuvo al frente de Queen entre 2004 y 2009. En una reciente entrevista para la revista Guitar World, el guitarrista de Queen, Brian May, recordaba el paso de Rodgers por la banda y comparaba su modo de trabajar con el actual cantante Adam Lambert.

“Ambos son geniales, por supuesto”, contaba May. “Tuvimos una etapa fantástica con Paul. Él tiene su propio estilo y lo integramos en la banda. Pero lo que sucedió fue que hubo un punto de encuentro en el que queríamos profundizar en su música: fuimos influenciados por ella.  Para mí fue un placer tocar ‘All Right Now’, ‘Can’t Get Enough Of Your Love’ y todas esas cosas”.

“Sin embargo, se hizo difícil a medida que pasaba el tiempo”, admitía el guitarrista británico “Fuimos a tocar a Sudamérica, donde la gente no conocía esa música, así que tocamos más canciones de Queen. Paul lo manejó bien, pero creo que fue difícil para él abandonar gran parte de su material. Lo disfrutamos como un experimento, pero como un experimento tenía límites”. De mutuo acuerdo, ambas partes siguieron su camino. Queen llamó a Adam Lambert.

Las bondades de Adam Lambert según Brian May

El vocalista californiano Adam Lambert, ganador de la octava temporada de American Idol, fue el elegido para ponerse al frente de Queen. Un papel nada fácil de interpretar. Brian May no se arrepiente de su decisión, y así lo reconoce en la citada entrevista. “Ahora, con Adam, es una historia diferente, porque Adam puede hacer todas las cosas que Freddie Mercury  hizo y más. No importa lo que le propongas a Adam. Él puede hacerlo. Puede cantar ‘Good Old Fashioned Lover Boy’ , que ni se nos hubiera pasado por la cabeza intentarlo con Paul Rodgers, porque no funcionaría. Con Adam hay un mar con diferentes peces. Es un exhibicionista nato, no es Freddie y no pretende serlo, pero tiene un conjunto de cualidades paralelas. Sabe cómo tratar con el público. Le encanta vestirse de esa forma. Aunque Paul se vistió un poco para nosotros, le pusimos muchas lentejuelas”, recordaba May entre risas.