Nueve años de carrera, tres álbumes de estudio y otro en camino, y grandes del género cautivados por sus canciones. Vampire estrenarán disco en breves y todo apunta a que será un bombazo.

Los de Gotemburgo, que siguen siendo unos grandes desconocidos en nuestro país, han consagrado casi una década a la producción de death metal con un sonido fiel al de la vieja escuela, hecho por el cual han sido alabados en varias ocasiones. En junio, entre la incertidumbre actual por la pandemia, la banda lanzará su cuarto disco, llamado ‘Rex’, probablemente el más ambicioso hasta la fecha.

¿Se puede saber por qué decidisteis usar nombres artísticos?

Cuando formamos la banda en 2011 queríamos darle un aire misterioso, a parte de que queríamos separar Vampire de todo lo que cada uno había hecho hasta el momento. Tuvimos éxito durante un tiempo; incluso hubo rumores y especulaciones de que Vampire era un proyecto secundario de miembros de otras prominentes bandas de Estocolmo. Todos esos comentarios se esfumaron después de tres conciertos, cuando nuestra identidad salió a la luz. Mantenemos estos nombres porque son parte de nuestro legado.

Todos y cada uno de vosotros pertenecisteis a otras formaciones musicales. ¿Qué os aporta Vampire en comparación con vuestro pasado profesional en otras bandas? ¿Por qué es Vampire tan especial?

Cada banda es una historia diferente y cada una de ellas tiene su tiempo. Antes de Vampire estuve en Portrait durante un año. Era el cuarto bajista de la banda; una posición donde no esperaba tener ninguna opinión sobre nada, básicamente, y finalmente mi paso por esa banda no duró mucho, cosa que me alegra en retrospectiva. Portrait fue una gran banda antaño y yo estuve presente durante su mejor etapa, pero por razones naturales perdí el interés cuando me marché. Vampire ha sido mi propio bebé, conjuntamente con los otros dos miembros fundadores desde el día uno, una postura que prefiero, la de crear y decidir. Vampire ha estado tomando mejores decisiones que cualquier otra banda que haya visto.

¿Qué elementos habéis pulido, cambiado o añadido en ‘Rex’, vuestro nuevo álbum? Dijisteis que este sería diferente de lo que habéis presentado hasta ahora.

¿Lo dijimos? Vaya, parece que hablamos demasiado últimamente… No creo que el disco sea muy diferente a nuestros previos trabajos, para nada. Está definitivamente mejor ejecutado y el sonido es el de una banda con más experiencia. Partes de ‘Rex’ son más densas que las composiciones que habíamos hecho hasta el momento. Una canción como “Anima” hubiese sido impensable en nuestro primer álbum porque no hubiésemos tenido el nivel, aunque por otro lado, canciones como “Melek-Taus” o “Rekviem” suenan como versiones refinadas de cortes del segundo álbum.

Vampire

Vampire

También comentasteis que hay más partes melódicas. ¿Crees que esto hará vuestra música más accesible para una audiencia menos extrema?

Hay muchos fragmentos armónicos y bonitos en ‘Rex’. De todos modos, el fondo ‘Rex’ es algo distorsionado y extremo, así que dudo mucho que vayamos a atraer a mucha gente si no tienen experiencia previa en este estilo musical.

Vuestro estilo recuerda, mayoritariamente, al death metal de la vieja escuela. ¿Por qué decidisteis emular el sonido de los ochenta, cogiendo bandas titánicas como Metallica o Iron Maiden como referencia para este trabajo?

Durante la producción del álbum me puse a comparar las mezclas con algunas canciones del álbum más reciente de Ram, el ‘The Throne Within’. Tiene una producción estupenda y clarísima. Le comenté a nuestro técnico de sonido que deberíamos aspirar a crear algo similar; nuestro álbum no debía sonar mal en comparación al de Ram. A parte de eso, usamos nuestro equipo “clásico”, como el Marshall JCM 800-amp y el pedal Tubescreamer al grabar. Así conseguimos este sonido que parece sacado del 1983. Estoy muy contento con el resultado, creo que es ideal… Estoy muy cansado de las producciones de death metal de baja calidad.

“Estoy muy cansado de las producciones de death metal de baja calidad”.

El tracklist revela que, una vez más, la temática principal gira entorno a lo malévolo. Esa inspiración diabólica… ¿De dónde viene? Uno necesita estar familiarizado con algunos términos para reconocerlos. ¿El proceso de composición incluye uno de investigación?

Ver las letras como algo exclusivamente malvado en un sentido ético o moral sería una mala interpretación de las mismas. Deja que reitere lo que dijimos en la rueda de prensa de su lanzamiento: “Un tema recurrente en las letras de este álbum es la vanidad del esfuerzo humano en presencia de poderes que no podemos captar o reconocer”. Así que se trata de eso, representado a través de arquetipos: deidades, demonios, ídolos caídos… En cierto modo sí hay un proceso de búsqueda de información detrás, pero gran parte de ello vino por sí solo gracias a la dedicación que profesamos a la materia. Algunos de los temas que aparecen en ‘Rex’ se repiten en la obra de Vampire, como “Wiru Akka”, que apareció en “The Fen”, incluida en el disco que sacamos en 2014.

Si se me permite la pregunta, ¿Qué significan esas letras para vosotros? ¿Se podría decir que no es una pose o una estética, sino una creencia?

Tiene que haber puntos intermedios en la expresión humana entre los extremos de los que estamos hablando. Nuestras letras no son ni escritos sobre paz ni ningún tipo de truco teatral. Lo que intento decir es que la poesía no puede ser juzgada como algo verdadero o falso. Desde mi punto de vista, nuestras composiciones son tanto épicas como dramas sin dogmas.

A parte de las letras, tocar según qué tipo de metal, sobre todo el metal extremo, significa para muchas bandas permanecer en la escena underground. ¿Sobresalir de entre el montón de bandas que juegan en la misma liga que Vampire es uno de vuestros objetivos?

Siempre hemos aspirado a escribir canciones memorables, desde que encontramos escasez de ello en la escena cuando formamos la banda. A parte de eso, somos perfeccionistas cuando se trata de tomar decisiones sobre la música, las letras, las portadas, etc. Así que sí, esperamos destacar para bien tal como está el panorama.

Parece que ‘Rex’ abrirá una nueva era para la formación. ¿Cómo imaginas la banda en un futuro?

Por un tiempo estuve pensando que ‘Rex’ sería el fin de una etapa, porque tuve mis dudas de que pudiésemos hacer un cuarto álbum del mismo modo que los tres anteriores. Respeto a bandas como Ulver por poner fin a su “black metal era” después de tres discos, aunque no me interesó su música después de eso. Bueno, ¿quién sabe? Aún estoy agotado en términos creativos, así que es pronto para decir algo, de todos modos. Ahora mismo estoy ansioso por navegar sobre las olas de ‘Rex’ de diferentes maneras; será verdaderamente interesante ver cómo este negocio, el de la música, funcionará en un futuro cercano.

“será interesante ver cómo este negocio funcionará en un futuro cercano”.

Por último, ¿Será posible veros tocar en el sud de Europa después de la pandemia?

Eso espero, porque aún no hemos visitado los países que geográficamente quedan más abajo de Suiza. La temporización es clave para ir de gira, no nos iremos por ahí sin tener claro de qué manera vamos a hacerlo.

Marina Salcedo