Todo el mundo tiene una primera vez, hasta Nickelback en España, y, por tanto, sus aficionados, que pudieron disfrutar del show de los norteamericanos en Madrid, en el que desplegaron todos sus recursos para deleitar a sus seguidores más fieles.

El día que muchos esperaban con ansia desde hace meses llegó por fin. Nickelback aterrizaba en Madrid por todo lo alto, y a ese nivel estuvo la organización, que desde el principio estuvo distribuyendo a la gente para evitar las colas en los aledaños del Palacio de Vistalegre de Madrid y abrió las puertas con bastante antelación (más de una hora y media antes del comienzo del concierto de Seether) para que el tráfico de personas fuese fluido en el recinto.

A lo largo de la espera para el primer directo de la noche, sonaron “Creeping Death” o la versión de “Am I Evil” de Metallica, “I’m Broken” de Pantera y demás éxitos de la historia del metal mientras el público continuaba ingresando en Vistalegre. Las barras dentro de este tanto en la pista como en otras zonas del pabellón facilitaron al público comprar bebida y algo de comida (no había tanto de esta última. Perritos calientes y patatas fritas de bolsa). Saciados algunos y otros en proceso de hacerlo, ya era la hora de los teloneros.

Seether vs España

Sin ningún tipo de introducción, solo apagando las luces y al lío. Así salió Seether al escenario, una forma algo chocante teniendo en cuenta que la producción del show permitía darle emoción con alguna intro o algo por el estilo. De primeras, la cosa no empezaba bien, no solo por saltar ante Madrid “a cara perro”, sino porque el sonido era muy malo (algo que tampoco sorprende mucho en el Palacio de Vistalegre). La voz apenas estaba definida, y los graves retumbaban e impedían la correcta apreciación de las canciones de la banda.

La formación sudafricana asentada en Estados Unidos no tuvo su día a pesar del que los presentes estaban con el ánimo por las nubes por lo que se les venía encima. La oscuridad permantente y las luces empleadas no ayudaban demasiado tampoco (lo que impidió la captura de fotos decentes, por lo que pondremos algún vídeo para sustituirlas), sin embargo, la proyección del logo del grupo en la pantalla gigante que tenían detrás ayudaba a darle un pequeño toque de grandeza a su show.

Al mal sonido se le unieron graves problemas de sonido que hicieron que incluso a (Dale Stewart) bajista le impidiera tocar un tema casi al completo. Este hecho tuvo como parte positiva que al haber menos graves, la sensación de pesadez entre la gente no era tan grande, pero, claro… no es plan… y además Shaun Morgan (cantante y guitarrista), también tenía lío por su lado y para llamar la atención del técnico de sonido que estaba solucionando los problemas del bajo le comenzó a tirar púas sobre su espalda.

Canciones como “Gasoline“, “Rise Above This“, “Fine Again“, “Broken“, “Fake It” o “Remedy” (con esta última finalizaron) no faltaron en el repertorio de la banda, pero no transmitían mucho sentimiento al respetable. La pista se encontraba a más de la mitad de su aforo, y las gradas estaban aproximadamente al 70-75% durante su actuación. El ánimo de los que poblaban el recinto sostenía el concierto de Seether, que aunque lo intentaban moviéndose un poco por las tablas, no hacían gran cosa.

Los momentos de baladas son siempre un seguro de vida para la conexión con el público, y estos unidos a “Remedy” fueron los más destacados de su bolo. La gente sacó sus teléfonos en los momentos más tranquilos, pero no para iluminar a modo de mechero, sino, cómo no, para grabar y hacer fotos… ay, el postureo. El móvil también fue protagonista porque durante la actuación de Seether se estaba jugando el Portugal – España, del cual estaba pendiente mucha gente. Tanto fue así que había algunos que tenían puesto el partido en el móvil… normal también, porque las transiciones de guitarra entre los temas hacían que fuera mejor centrarse en el debut de la Selección Española en el Mundial de Rusia 2018.

Seether Madrid 2018

Seether (Foto: Javier Bragado)

Lo que quedó claro en este directo es que fue Seether, pero podía haber sido cualquier otro grupo el que abriese la velada, ya que la gente a quien había ido a ver era a Nickelback, los verdaderos protagonistas de la noche (el encuentro iba 2-1 a favor de Portugal al descanso cuando terminó la banda afincada en Estados Unidos).

El momento esperado, Nickelback en España

Durante el cambio de equipo en el escenario, de repente, un vídeo se mostró en las pantallas del Palacio de Vistalegre con el que los miembros de Nickelback iniciaban una cuenta atrás de 20 minutos que a priori parecía la del arranque de su actuación, pero no. Era simplemente para anunciar un documental que saldría pronto a la luz del grupo, no obstante, no tardaron en salir.

Nickelback Madrid 2018

Nickelback (Foto: Javier Bragado)

Al empezar ya se vio que era totalmente distinto a Seether. El sonido era considerablemente bueno teniendo en cuenta el recinto en el que se hallaban (un pelín sucio, pero para la música que realizan los canadienses, no quedaba tan mal). El entorno en el que ejecutaban el concierto de Nickelback era envidiable: un Palacio de Vistalegre con aforo casi lleno, un escenario decorado de forma futurista decorado con el rollito de máquinas (estilo Mad Max cinematográficamente hablando o Rage en el ámbito de los videojuegos, sin desierto obviamente) en honor a su nuevo disco ‘Feed The Machine‘, una pantalla gigante y dos a los lados que no desmerecían tampoco con la retransmisión del bolo y luces que esta vez sí hacían honor a la ocasión.

Nickelback Palacio Vistalegre Madrid 2018

Nickelback (Foto: Javier Bragado)

La canción homónima a su nuevo trabajo abrió el show, y tras ella pasaron a una más clásica que no falla, “Woke Up This Morning“. La tercera fue “Photograph“, que con el formato semiacústico y con la plataforma superior del escenario recién estrenada en Madrid por Chad Kroeger (vocalista y guitarrista), ya empezaron con la primera de las que se podrían llamar “mojabragas” que se escucharían. “Far Away” siguió esa senda, y, por primera vez en la noche, Chad pidió que le trajesen algo de alcohol que, como buenos americanos, fue llevado en los típicos vasos rojos de fiestas de adolescentes.

Chad Kroeger Nickelback Madrid 2018

Chad Kroeger, Nickelback (Foto: Javier Bragado)

La caña regresó con “Something In Your Mouth” y prosiguió con “Someday“, que acabó con la batería y la guitarra en solitario para hacer un fade out de luz y sonido. Esta transición sirvió para que metiesen un piano en el centro del escenario y tocasen “Lullaby“, en la que Ryan Peake (guitarra y segunda voz) se puso a tocarlo.

Ryan Peake Nickelback Madrid 2018

Ryan Peake, Nickelback (Foto: Javier Bragado)

Nickelback en Madrid sube el nivel

Chad preguntó a los fans si conocían el nuevo ‘Feed The Machine‘, y dicho esto interpretaron “Song On Fire“. Este tema, al igual que otros con videoclips, se plasmaron en la gran pantalla para complementar las canciones que tocaban los canadienses.

Crónica Nickelback Palacio Vistalegre Madrid

Nickelback (Foto: Javier Bragado)

Hero“, canción compuesta por Chad, arrancó con una alusión a Spiderman antes de ella, y después llegó uno de los momentos más intensos de la velada. Chad quiso subir a dos aficionados a cantar “Rockstar“, y así fue. Diana y Miguel se unieron a Nickelback y lo dieron todo durante el tema. El líder del grupo aprovechó para pedir más bebida y les ofreció Jaggermeister, el cual les llevaron en dos vasos azules (no vaya a ser que se confundan luego y los aficionados vayan a contagiarles algo…).

Después llegó “When We Stand Together” en la que todos los presentes se entregaron y corearon la letra junto a las palmas que atronaron en el Palacio. “What Are You Waiting For?” sirvió para otro de esos instantes mágicos. Un hombre le pidió matrimonio a su pareja, a lo que ella contestó afirmativamente, y, tras ello, un fan con una pancarta que pedía subir a tocar “Animals” con Nickelback vio su sueño hecho realidad. Jacobo saltó junto a la formación norteamericana y gozó del que seguramente haya sido una de las ocasiones más impresionantes de su vida: tocar uno de los temas más famosos de la banda con una gran banda ante miles de personas, en la que hubo por primera vez en el espectáculo columnas de humo.

Al acabar y bajarse Jacobo, Chad volvió a pedir Jagger y pasaron a la archiconocida “How You Remind Me“, que todo el recinto cantó hasta desgañitarse. La falsa despedida de cada concierto de Nickelback en esta gira acaeció para regresar con dos bises, “Gotta Be Somebody” y “Burn It To The Ground“, con los que cerraron una noche mágica en la que pasó de todo y en la que los de Canadá perdieron su virginidad española.

Chad Kroeger Madrid

Chad Kroeger, Nickelback (Foto: Javier Bragado)

El primer setlist de Nickelbak en Madrid y en España en su historia, para aquellos nostálgicos, fue el siguiente:

  1. Feed The Machine
  2. Woke Up This Morning
  3. Photograph
  4. Far Away
  5. Someday In Your Mouth
  6. Someday
  7. Lullaby
  8. Figured You Out
  9. Song On Fire
  10. Hero
  11. Million Miles An Hour
  12. Rockstar
  13. When We Stand Together
  14. What Are You Waiting For?
  15. Animals
  16. How You Remind Me
  17. Gotta Be Somebody (bis)
  18. Burn It To The Ground (bis)

Promotor:RockNRock

Día:2018-06-15

Hora:19:45

Sala:Palacio de Vistalegre

Ciudad:Madrid

Teloneros:Seether

Puntuación:9