Las nuevas generaciones de aficionados al heavy metal ya no reciben los estímulos musicales como hace décadas en los orígenes de este movimiento. De hecho, en España antes se llamaba “heavy” a todo fan de cualquier música un poco más distorsionada, y ahora el término que se usa es “metalhead”.

Es cierto que este concepto fuera de nuestro país no tiene la misma connotación, pero es cierto que las generaciones más jóvenes han sido las que han acuñado este término para autodefinirse como aficionados de esta clase de música. Además de modificar el vocabulario fomentando el auge de palabras como la mencionada “metalhead” u otras como “poser” o “trve”, los millenials escuchan música, se informan y se entretienen de otras formas que hace unos años eran impensables. Spotify, páginas webs con información instantánea o YouTube eran canales que allá por los ’80 eran difíciles de imaginarse, no obstante, hoy por hoy la realidad es que son la vía más sencilla (por su precio -nulo- y su accesibilidad en un cómodo click) de que el usuario llegue a la banda, el disco o el tema que está buscando y que ha podido salir hace escasos minutos a la luz o muchos años atrás.

La información en los tiempos que corren

Esta facilidad a la hora de recibir estímulos a través de una pantalla ha generado que no solo haya que reducir esfuerzos a la hora de informarse, como por ejemplo el hecho de irse a un quiosco a comprar la revista de turno para ver noticias, entrevistas, reportajes y crónicas de conciertos en detrimento de desbloquear el móvil y entrar en un portal web como puede ser este mismo o entrar en cualquier publicación de las redes sociales de medios de comunicación, sino que también se han banalizado gran parte de los contenidos por la carencia de filtro del lector medio a la hora de informarse.

No negamos que hacemos contenido con clickbaits, pero más allá de crear titulares controvertidos para captar la atención del público, tratamos de elaborar los textos de la mejor manera posible, y no solo eso, tenemos una buena parte de reportajes de investigación de los que quizás no se habla tanto porque no llaman la atención del público del mismo modo… a lo mejor por las tendencias de consumo actuales citadas más arriba, ¿no? Intentamos tener un poco de todo para ser lo más completos posibles y ofreceros el mejor contenido dentro de nuestras manos, sin embargo, muchas veces está en vuestras manos visitar unas publicaciones u otras.

Al tema, que nos desviamos. La banalización de contenidos de la que hablaba antes se ha reflejado en una ausencia de profundización acerca de lo que pasa, sino una visión muy superficial de todo lo que acaece, y eso lo que provoca en cómputos generales es que quienes acceden a dichos contenidos pasen por ellos sin pena ni gloria. Acaban teniendo una noción bastante vaga de lo que sucede, con la abstracción de un par de datos ya sea por una lectura en diagonal en la que las negritas han destacado lo suficiente o porque en un vídeo de YouTube un supuesto experto/a en la materia ha dicho cuatro cosas que probablemente te aparezcan en el primer párrafo de la Wikipedia de la banda pertinente.

Información vs. entretenimiento

Es importante adaptarse a las nuevas tecnologías para informar a la gente, eso es un hecho irrefutable, pero esto no quiere decir que por ello haya ni que defenestrar el valor de la información con publicaciones carentes de rigor ni que haya que desprestigiar una profesión como es el periodismo. Autodenominarse medio de comunicación es peligroso en el momento en el que el público se cree que es una manera de informarse fiable, y más cuando el conocimiento de la materia y su background es escaso -o nulo en muchos casos-, por lo que discernir entre entretenimiento e información debería ser una base clara en los cimientos de todo canal que tenga la capacidad de comunicarse con el público.

Hasta ahora este artículo podría hablar tanto de rock/metal como de cualquier otra rama (política, deporte, videojuegos, sexo…), pero el tema que aquí acontece es la música, y una plataforma donde se muestra esto de lo que hablamos de forma muy evidente es a través de YouTube, por este motivo hemos querido hacer un repaso por la red y traeros a los youtubers principales relacionados con la comunidad metalera:

Metalovision

Este es el canal por excelencia de los metaleros, sobre todo de los más jóvenes a los que les apasionan bandas como Sabaton o Amon Amarth entre otras muchas. El contenido de los vídeos de Metalovision ha ido modificándose con el paso del tiempo, y ha pasado de dar noticias de aquella manera a simplemente hacer entretenimiento, el paso natural de intento de medio a youtuber en definitiva.

Nuestra opinión: Si se es capaz de discernir entre medio de comunicación y plataforma de entretenimiento, genial, oye. El problema llega cuando se denomina prensa a un colectivo que hace de todo menos periodismo. Hacer más comentarios sería ir a desangrar, pero tenemos que escribir de otras cosas, por lo que cada cual que se haga a la idea.

Cejo Conejo

Con el clásico estilo de youtuber hablando desde su habitación, Jorge, más conocido en los lares de YouTube como Cejo Conejo transmite todo lo que sabe de metal a través de opinión, entrevistas, vlogs y los clásicos vídeos que da igual en qué canal te metas que estarán como el típico “50 cosas sobre mí”.

Nuestra opinión: Esta caricatura de Jordi Wild venido a menos muestra que si mi perro supiese hablar también podría hacer entrevistas y probablemente serían más interesantes y con contenido más profundo de las que se pueden ver en este canal. A raíz de los cursos de neuromarketing de David Sobrino empezó a aflorar la idea de Cejo Conejo, muy cercano al entorno metalovisionero. “Dios los cría y ellos se juntan”.

Goatklaw

El gusto por el metal de Goatklaw, cuyo nombre humano es Claudia, es importante en su canal, pero no determinante. El contenido de sus vídeos, pese a que siempre tiene por algún resquicio alguna influencia de la música, está más destinado a mostrar diferentes tipos de make-up, outfits o reflexiones personales. Ha tenido tal éxito tanto en el mundillo metalero como en otras áreas que festivales como el Resurrection Fest han contado con ella como patrocinadora de su merchandising.

Nuestra opinión: El haberse desmarcado de una línea de metal, metal y más metal para conseguir su nicho propio es algo a destacar. Tanto es así que diferentes marcas confían su nombre a la imagen de Goatklaw, y eso va potenciando la marca personal de la joven Claudia. A tope con los outfits y con Vita Imana.

Ivonius Alive

Este canal recuerda un poco al que hemos citado previamente de Cejo Conejo, pero al no tener los contactos dentro del mundo “metalero youtuber”, la “trascendencia” de Ivonius Alive no se acerca a la de los mencionados anteriormente puesto que, como cuenta en algún vídeo, procede de Mallorca, y de ese modo no está metido de lleno en esa parafernalia endogámica que se cuece en las entrañas del Gatuperio. Cuidado en Madrid.

Nuestra opinión: Animalico… qué joven e inocente. Haber aprovechado que vivías en Mallorca para buscar aquello que te pueda hacer original respecto al resto, porque sino, otro más al enjambre. Salud y metal.

Resurrection Fest Street Team

Este canal de YouTube es un poco diferente al resto puesto que es una especie de franquicia que posee el Resurrection Fest en tres divisiones: Madrid, Barcelona y Bilbao. Cada semana sube un vídeo uno de los Street Team que existe en cada ciudad en el que tratan distintos apartados del festival o de los Route Resurrection que se organizan. También se hacen entrevistas y los vídeos que podrás ver en cualquier otra cuenta de YouTube, pero con referencias constantes al Resu.

Nuestra opinión: El hecho de que sean 3 equipos distintos y que cada uno trabaje de una manera es probablemente el mayor hándicap en contra de este proyecto. Si se comparan los tipos de ediciones que tiene cada vídeo, llama la atención su heterogeneidad. El que más llama la atención es del de Bilbao, cuyos planos hacen recordar a esos momentos del discurso del Rey en Navidad cuando cambia de cámara y que tanto se han parodiado a lo largo de los años y cuyos discursos no están muy bien interpretados. A pesar de ello, la labor que lleva a cabo este colectivo al completo es encomiable y tiene propuestas muy interesantes que potencian la imagen de marca del festival.

Víctor de Andrés

Este es el único músico de la escena nacional que destaca por su canal de YouTube. El guitarrista de Zenobia Víctor de Andrés ha ido ganando popularidad no solo por sus atuendos (por los cuales le hacen símiles con Jack Sparrow pero en versión de Hacendado), sino por sus vídeos en los que aparece tocando, pero, sobre todo, en los que sale en modo youtuber con multitud de soniditos de fondo, tonito clásico de los profesionales de la plataforma (de aquella manera) y demás.

Nuestra opinión: Los vídeos tocando están bien, al fin y al cabo sean temas propios o covers, se puede ver arte por parte del guitarrista. Sin embargo, los vídeos en plan youtuber dan mucha grima. Si Zenobia es un grupo que podrás encontrar fácilmente en la página de Metalpacos, el canal de Víctor de Andrés supera el paquismo de la banda con creces.

Metal Den

Dentro de la comunidad youtuber no solo hay canales en los que se tengan que hacer tonterías en cada vídeo por autonomasia. Hemos encontrado un nuevo canal en el que hacen reviews (de momento de “Lords Of Chaos” y “The Dirt”) cuyo perfil tiene un toque más profundo y busca indagar más allá de quedarse en la superficie de lo que sucede. No llega a 500 suscriptores a día de hoy, pero si sigue progresando, Metal Den tiene capacidad de crecimiento próximamente.

Nuestra opinión: Después de la cantidad de sandeces y chorradas que se han podido escuchar en algunos de los otros canales mencionados anteriormente, un punto de vista más crítico se agradece, básicamente, por la esperanza de que no todo está perdido en YouTube y porque se puede hallar algo de análisis (si buscas bien, claro…).

Jordi Wild

Es el youtuber metalero por excelencia. Ni sumando la popularidad del resto de canales y multiplicándolos por varias cifras llegarían al volumen de fama de El Rincon de Giorgio, canal de YouTube de Jordi Wild, la estrella catalana que ha conseguido ser conocido gracias su actividad en esta plataforma. Sus vídeos, salvo excepciones, no tienen que ver con el metal, pero siempre ha expresado su gusto por este estilo y, de hecho, su amistad con bandas nacionales como Blaze Out, de la escena barcelonesa, o internacionales como Trivium han logrado que entre la comunidad metalhead sea el youtuber más famoso.

Nuestra opinión: Como diría Cristóbal Soria, el “fuertesito” de YouTube es la estrella que más ha promulgado su afición por la música más heavy a través de su canal. Otros como Wismichu o Fortfast también son aficionados de la música metal o rock, pero Jordi Wild ha sido, es y probablemente será el más reconocido en este apartado. Ojalá algún día haya un vídeo con información, profundidad y datos en El Rincón de Giorgio, a ver si así aprenden algunos de los otros canales que intentan hacer algo similar y los espectadores salen ganando.

Dani Bueno