El tándem de Sons Of Aguirre & Scila ha crecido en los últimos dos años de forma espectacular. Los festivales de rock nacional cuentan con la banda en su gran mayoría, y es que sus letras unidas a esa combinación de música fiestera que recuerda a grupos como La Pegatina, La Raíz y demás tiene un toque de metal en sus entrañas, lo que le da más caña. Merced a este fulgurante ascenso, hoy su bajista, Rubén, protagoniza nuestra sección Tour Life en la que conocemos sus rutinas de gira con ambos proyectos unidos y por separado.

¿De quién es la persona que te despides con más dificultad cuando te vas a tocar?

De mis padres y de mi perrete Ryuk. De mi hermano no porque toco con él, así que nos tenemos que aguantar muchos kilómetros…

¿Cuál es la mayor cantidad de gente ante la que has tocado y dónde?

Si no me equivoco, unas 10 000 personas este pasado Octubre en el Festardor de Valencia, tocando después de Soziedad Alkoholika. Menudo reto fue aquello (risas), pensábamos que se iban a ir a cenar pero no, ahí estaban cantando y sudando. Bastante impresionante esa imagen.

Tour Life Sons Of Aguirre Scila

¿Cuál es la cantidad más pequeña de gente ante la que has tocado y dónde?

Unas 80 personas en Donosti con Sons of Aguirre & Scila, o 6 personas en Castellón el año pasado en la gira de Scila, muy inteligente coincidir ese día con Hamlet y otro festi de metal, sumado a tocar en un polígono industrial (risas).

¿Tienes roadies o te toca cargarlo todo con tus propias manos y pies?

Tenemos a Dani, nuestro técnico/roadie/manager, que nos ayuda a montar y desmontar, pero cada músico se apaña su backline, y aparte Dani y yo montamos las luces que llevamos.

¿Cuál es la mayor cantidad de dinero que has cobrado por un bolo? Puede ser positiva o negativa. La cuestión es que haya muchas cifras.

Pues diría que la suficiente para comprarme la Nintendo Switch, una Tablet y unos calzoncillos del Primark de Pokémon bastante pintones. Y bueno, un par de juegos de cuerdas de bajo que son baratísimas (risas).

[Si hacemos cálculos aproximados de esto: 320€ + 55€ + 10€+  5€, rondan los 400€]

¿Cuál es el equipo técnico con el que sueles tocar? (detallado)

Pues algo que he aprendido en esta gira con Sons of Aguirre es que paso de llevar la típica nevera y el típico ampli que en total pesan 200kg. Llevo una pedalera en una maletita con un SansAmp (MUST HAVE), un overdrive de Boss, un afinador y el inalámbrico.  De bajos tengo dos Yamaha, mi querido RBX A2 con sus leds y un BBG5S, ambos de 5 cuerdas. Para Scila en solitario llevo lo mismo, pero al ser en 4 cuerdas llevo un Spector Legend.

¿Tienes patrocinio de alguna marca o sale todo del sudor de tu frente?

Nada, todo sale de mover la cabeza y subirme a sitios para saltar en el escenario, aunque actualmente los 4 de Scila vamos a TDA Store de Alicante en donde nos hacen descuentillos y se portan genial con nosotros.

¿Te avienes a tocar con material de otras bandas o alquilado si la situación lo demanda o siempre tienes que llevar lo tuyo?

De normal, siempre voy con mi equipo. En cuanto a mis pedales, siempre los llevo, no pueden faltarme. Hay veces que nos ponen amplificadores de bajo y bueno, lo aprovecho para no molestar a mis compañeros con tanto bajo por mi monitor, pero tardo más en cacharrear el ampli en cuestión que en conectar todo mi equipo.

¿Cuál es tu rutina de calentamiento antes de salir a tocar?

Al principio era muy loco todo, preparábamos todo, pillaba la toalla y salía a tocar, pero después de pegarme varios latigazos en la pierna y notar que no puedo cantar tanto, últimamente hago unos 10-15 minutillos de estiramientos. Parece una tontería o de ser un flipado, pero me ha hecho poder mover el cuello al día siguiente (risas).

Tour Life Rubén Tooth Sons Of Aguirre Scila

Foto: Alberto Martínez

¿Qué es lo primero que haces al bajar del escenario?

Darnos un abrazo con todos los miembros y después ir al camerino, quitarme la camiseta sudada, y volver a recoger el backline lo más rápido que pueda, que siempre tienes a los stage manager gritándote en los festivales (risas). En salas si que nos da tiempo a tomarnos unas cervecillas y comentar las mejores jugadas del concierto en plan: “Buah tío, ¿habéis visto el pavo ese en primera fila que estaba durmiéndose?” Siempre hay peña que hace que te partas.

¿Cómo reaccionas cuando alguien se sube al escenario?

Pues es algo que nos ha pasado varias veces en esta gira con Sons of Aguirre & Scila y siempre me hace mucha gracia. Le solemos dar la mano, abrazarle o abrir un wall of death para él y llamarle “pared de la muerte” para que presida el wall of death (risas). Eso si, cuando se sube alguien “tocado” y te pisa los pedales y te los desconecta ya no hace tanta gracia (risas).

¿Prefieres una gira como Dios manda estando un mes fuera de casa o ser un “weekend warrior” que solo hace conciertos solo los fines de semana?

Weekend Warrior total. Hemos tocado 3 días seguidos, y eso de llegar un lunes a casa, y salir el jueves otra vez hace que estés reventado un mes entero, pero no hay nada como pasar varios días en casita después de pegarte más de 2 000km en una furgo. Tenemos pendiente hacer lo de estar un mes fuera de casa, pero lo mas seguro es que alguno fenezca por el camino (risas).

Ha usado uno de nuestros verbos favoritos: fenecer

¿Has tocado alguna vez estando enfermo? ¿Cómo superaste aquel concierto?

Si, y aunque parezca un inferno, no lo es. Es como que de repente te encuentras genial, das tu bolo y cuando terminas te quieres morir, eso si. Si no recuerdo mal me tomé un ibuprofeno que no me hizo absolutamente nada.

¿Cuál ha sido tu situación más vergonzante sobre el escenario?

Sin duda, hace muchos años con Scila en Benidorm. Tocamos en un bar mítico de allí (la Rockstar) y el escenario eran tablones de madera. Total, que estaba saltando y al caer, se partió uno de los tablones y me metí debajo del escenario. ¿Resultado? pierna sangrando y el bajo con una marca que no olvidare jamás, pero nada, me incorporé, me reí de mi mismo como siempre hago y seguí tocando el bolo (mirando al suelo todo el rato para no colarme por el agujero).

¿Qué es lo más glamuroso que has hecho estando de gira? Ducharse no cuenta

Supongo que pegarme una buena ducha en una bañera en el hotel mientras tus compañeros se pegan la siesta, pero como no vale, diré que comer un catering del copón. En general no es que se tengan muchos lujos estando de gira, pero para mi uno de los mejores es poder jugar a juegos retro en una pequeña pantalla con cacharros de informático que he instalado en la furgo para jugar con los compañeros en los viajes largos en la Scilaneta (risas).

Dani Bueno