Sí, has leído bien. Hoy traemos una recopilación de mejores portadas de rock y metal parodiadas con paint con no demasiada maestría, pero no se puede decir que no le hayan echado imaginación.

Que en Internet se puede ver de todo, es un hecho. Sin embargo, de vez en cuando encontramos cosas que consiguen sorprendernos. Un ejemplo podría ser una curiosa página de Facebook donde se publican portadas de álbumes dibujadas con Paint. Auténticas obras de arte hechas con esa nostálgica herramienta entre las cuáles se pueden encontrar algunas portadas de álbumes de rock y metal que no tienen desperdicio.

Black Flag – Damage

Esta realista obra de arte corresponde a la portada del primer álbum de estudio de la banda de hardcore punk Black Flag. ‘Damage’ fue publicado en 1981 y, a día de hoy, ya es un clásico y uno de los álbumes más influyentes del género. La portada original es una fotografía de Ed Colver. En ella se puede ver a Henry Rollins (el vocalista de la banda en aquella época) rompiendo con un puñetazo un espejo. Para la preparación de la portada, rompieron el espejo con un martillo y mancharon el puño de Rollins con café mezclado con tinta roja para simular la sangre. Nada en comparación con la gran preparación de esta versión con Paint.

Joy Division – Unknown Pleasures

La segunda portada de la lista es otro álbum debut, más concretamente ‘Unknown Pleasures’, de los ingleses Joy Division. Su publicación data de 1979, y fue el único álbum de la banda publicado con el cantante Ian Curtis antes de su fallecimiento en 1980. La banda británica surgió en la década de los 70, en pleno apogeo del punk. Su álbum debut ha recibido críticas positivas desde su publicación, convirtiéndose en un clásico con el paso de los años. La portada de ‘Unknown Pleasures’ fue diseñada por Peter Saville y elegida por Bernard Sumner. La imagen de la portada está basada en ondas radiofónicas. El diseñador revirtió el blanco y el negro para el resultado final.

Chelsea Wolfe – Abyss

De los 70 pasamos a la actualidad con este álbum publicado en 2015. ‘Abyss’ es el cuarto álbum de la banda de la compositora americana Chelsea Wolfe. En esta ocasión, las críticas también han sido de lo más positivas, siendo el primer álbum de la artista en entrar en las listas Billboard. Cuenta con una variación sonora de lo más interesante, entre el folk, lo gótico y el rock, con toques doom e industriales. Sin entrar de pleno en el metal, sí se trata del álbum más cercano en la carrera de la compositora, donde experimenta con diversos elementos hasta lograr un sonido propio. La portada es obra del artista noruego Henrik Uldalen.

Dark Throne – Transilvanian Hunger

‘Transilvanian Hunger’ salió a la luz en el 94. Se trata del cuarto álbum de los noruegos Dark Throne. Esta banda de black metal grabó este álbum con tan solo dos personas tras la marcha del guitarrista Zephyrous, y fue compuesto en su totalidad por uno de los dos integrantes restantes, Fenriz. A pesar de que la banda lo considera uno de sus álbumes más distintos, fue considerado como una gran publicación dentro del género por aquel entonces. Su lado melódico y sus ritmos veloces lo diferencian de sus grabaciones anteriores. Como curiosidad, Varg Vikernes cuenta con varias colaboraciones en ‘Transilvanian Hunger’, incluido un mensaje grabado al revés que dice “en el nombre de Dios, dejad que las iglesias ardan”.

Electric Wizard – Dopethrone

Pasándonos al doom, tenemos la portada del tercer álbum de Electric Wizard, llamado ‘Dopethrone’. Fue publicado en el año 2000, y fue relanzado dos veces, en 2004 y 2007. El disco forma parte de una trilogía, con la que lograron afianzar la marca personal de la banda. Por aquel entonces, la agrupación se encontraba en un momento oscuro donde las drogas y el alcohol eran puros protagonistas. El efecto de rebeldía que provocaba su estilo de vida se ve reflejado en su música, a su manera. La crítica lo ha definido como uno de los álbumes con un estilo de doom más lento y heavy que jamás se hayan podido imaginar.

Gojira – L’Enfant Sauvage

El quinto álbum de Gojira es bastante reciente. ‘L’Enfant Sauvage’ fue publicado en 2012, enfrentándose a críticas de lo más positivas. Actualmente, la banda se encuentra en un muy buen momento, con un gran recibimiento por parte de oyentes de dentro y fuera de sus fronteras. Es considerada una de las grandes bandas del momento, y ese álbum es una de las causas.

En la época de publicación de este disco, Joe Duplantier se convirtió en padre, hecho que influenció en la composición del álbum y en todo lo que vivieron por aquel entonces. Con respecto a la portada original del disco, el encargado fue Gabrielle Duplantier, al que no le hacen demasiada justicia con esta curiosa versión.

Blink-182 – Enema of the State

En la época dorada del punk rock californiano, unos ya populares Blink 182 lanzaban el que terminaría entrando dentro de sus discos estrella: ‘Enema of the State’. Terminaban los ’90, pero el espíritu gamberro y las ganas de liarla seguían en pleno apogeo. Con sus melodías pegadizas y su estilo desenfadado, subieron como la espuma de la mano de bandas como Offspring o Green Day. Con respecto a este álbum, vendieron más de 15 millones de copias en todo el mundo, gracias a varias canciones que ya se convirtieron en clásicos de la banda. Con respecto a su extravagante portada, cuenta con la colaboración de la actriz porno Janine Lindemulder vestida de enfermera. Esa foto ya se ha convertido en una portada clásica entre las grandes publicaciones de punk rock de los 90.

Kid Rock – Devil Without a Cause

Nos trasladamos al ’98, año de publicación del cuarto álbum de estudio de Kid Rock, ‘Devil Without a Cause’. En esta época, pegó un salto del hip hop al rap metal, con elementos de hard rock y el nu metal habitual en aquella época. Incluso llegó a experimentar una fusión con la música country con la canción “Cowboy”. Esa fusión sonora derivó en un álbum de lo más exitoso con un gran recibimiento por parte de la crítica y de sus oyentes. Esa mezcla de géneros fue calificada por la crítica como rap metal o rap rock, algo que ya es más habitual encontrar en la actualidad pero ya por aquel entonces estaba extendido.

Como dato curioso, de entre todas las buenas críticas, han recibido una terrible por parte de Pitchfork, que les dio 1.3 de 10 por una supuesta falta de originalidad y mala ejecución en la combinación de géneros. Probablemente, la imitación en Paint de su portada recibiría mejor puntuación. Sin embargo, todavía a día de hoy se considera popularmente como un álbum de lo más destacable dentro del rap metal.

Marilyn Manson – Smells Like Children

El EP de Marlilyn Manson ‘Smells Like Children’ salió en 1995 como una representación de una época turbia del artista y también hace referencia a Child Catcher, un villano del musical Chitty Chitty Bang Bang. Este variado EP fue creado durante una gira en el 94 como resultado de varias adaptaciones de canciones a su particular estilo. La popular versión de “Sweet Dreams” (original de Eurythmics) formó parte de este EP, siendo a día de hoy una de las canciones más representativas del artista. Con respecto a su recibimiento, ha sido de lo más diverso. La crítica no se puso de acuerdo, siendo una publicación criticada por unos y bien valorada por otros. Ciertos sectores conservadores americanos lo juzgaron duramente por su tónica inmoral, vulgar y polémica. Casi 25 años después, no se puede decir que Marilyn Manson haya cambiado demasiado (que se lo digan a los usuarios de su nuevo vibrador).

System Of A Down – Toxicity

Un álbum destacable dentro de la ola de principios de la década de los 2000 es ‘Toxicity’, de System Of A Down. Se trata del segundo disco de la banda, que recoge la agresividad del álbum debut con una nueva forma de elaborar melodías y desarrollar su sonido propio. Dentro de las publicaciones de nu metal de la época, fue un gran lanzamiento, en parte por contar con otras influencias fuera del género que lo llenaban de personalidad. También trataron temáticas polémicas como la drogadicción, el medio ambiente o la sobrepoblación. Fue todo un éxito en ventas desde su salida, recibiendo críticas muy positivas por parte de la crítica por su estilo personal. Nada mal para un segundo álbum.

Olga Vidal