La salida de ‘Helloween’, el disco homónimo de Helloween y el primero de los alemanes con la formación “nueva” en la que se han añadido dos iconos de los ’80, es dentro de la escena del metal (no solo europeo, sino mundial), uno de los eventos del año y, seguramente, del siglo.

Se llevaba esperando esto desde que Helloween anunció que Michael Kiske y Kai Hansen regresaban a las filas de la banda. Por ello, desde la discográfica Nuclear Blast TT se han encargado de darle a este álbum el protagonismo que se merece.

El disco sale a la venta el próximo viernes 18 de junio, pero el single “Skyfall”, que ya adelantamos que es LA CANCIÓN de este disco (grabada en distintas versiones con elementos cambiados entre sí) saldrá a la venta como un single exclusivo especial el próximo viernes 2 de abril, por lo que un grupo reducido de periodistas de todo el mundo tuvimos la oportunidad de escuchar ‘Helloween’ este fin de semana.

Los protagonistas de la listening session

Puesto que éramos muchos periodistas para esta listening session, la escucha se dividió en dos días. En el primero estuvieron hablando de este lanzamiento el guitarrista Michael Weikath, el bajista Markus Großkopf, el cantante Andi Deris y el guitarrista Sascha Gerstner (además del equipo de confianza de su discográfica, Nuclear Blast TT, con el mandamás y amigo del grupo Markus Staiger presente).

La actitud de este primer encuentro fue muy distendida. Weikath y Deris estuvieron fumando durante las varias horas que duró el evento (Andi a veces tabaco y otras puros desde su sofá en Tenerife), Großkopf fue el más dicharachero con constantes bromas y Sascha era la ilusión hecha hombre con una sonrisa perenne en su rostro cada vez que hablaba.

Fotograf, Photographer, Los Angeles, Hollywood, Heidelberg

Esta charla con ellos, posterior a la escucha de ‘Helloween’ (disco del que se pueden ver las primeras impresiones más adelante), sirvió para conocer que el tracklist del álbum lo propuso Markus Staiger, director de la discográfica. La buena relación a lo largo de décadas Staiger-Helloween es clave para algo como esto (muy poca gente tiene mano para hacer algo así). No todas las ideas de Staiger han sido aplicadas a este disco, como contaban entre risas, pero no solo para los músicos, sino para el propio Markus, es el disco más importante de su vida.

El nombre del disco, aunque parezca muy premeditado al ser homónimo (lo que coincide con el primer EP del grupo aunque no tienen canciones en común), lo propuso Sascha cuando estaban sopesando cuál sería el título de este esperado y ansiado disco. En él querían regresar a esa esencia de los ’80 con elementos como la batería original con la afinación que usó Ingo Schwichtenberg en las primeras grabaciones o los cabezales y amplificadores Marshall que lograron ese sonido en los ’80 pero que, a su vez, contase con las facilidades que ofrece la tecnología y la producción actual para darle un toque más moderno y mejor al álbum.

No han decidido todavía cuáles serán las canciones que estarán dentro del setlist de Helloween una vez salgan a la carretera (se espera que reestructuren su gira en marzo o abril de 2022), pero el disco tiene temas que son perfectos para esta faceta. Podemos adelantar que, de manera bastante probable, “Skyfall” estará en sus conciertos, no obstante, aún queda mucho. Mientras tanto, estas son las primeras impresiones del nuevo disco de Helloween.

1- Out For The Glory (7:19) – Música y letras: Michael Weikath

El tema que Helloween ha escogido para abrir el disco más importante de su historia reciente (y el más trascendente desde los ‘Keeper’) tiene el sello de los alemanes por los cuatro costados. Michael Weikath ha sido quien se ha encargado de las canciones más veloces de este álbum homónimo, y “Out For The Glory” es una obra que cuenta con una rapidez y un corte épico ideal para arrancar el disco.

El hecho de que la primera voz que se escucha en este tema es la de Michael Kiske tiene un aliciente especial, y es que es la primera vez después de varias décadas que el vocalista aparece -con el protagonismo que eso conlleva- en un álbum de Helloween. La nostalgia aparece, pero se esfuma rápido porque la propia canción introduce a un modo en el que lo antiguo queda aparte y uno solo puede centrarse en el gran trabajo ejecutado por la formación.

Helloween

La labor de Kiske es encomiable, y cuando Andi Deris aparece para complementarle, el resultado no es menos bueno. Así como los destellos vocales de Kai Hansen, los solos de guitarra y el constante apoyo de la frenética batería de Daniel. Un corte al más puro estilo Helloween que inicia el disco por todo lo alto y que en directo puede tener una gran acogida.

2- Fear Of The Fallen (5:39) – Música y letra: Andi Deris

Si la primera estaba compuesta por Weikath, el segundo ataque de este ‘Helloween’ está llevado a cabo por el otro cerebro de los germanos. El vocalista Andi Deris es el encargado de la composición de “Fear Of The Fallen”.

Como la primera, otra muestra de power metal frenético que no da descanso hasta que la propia canción se relaja a través de las voces para volver a esos clásicos ascensos progresivos de Helloween que desembocan en una explosión de caña.

Tanto las voces están apoyadas por varias líneas vocales a lo largo del tema como las guitarras están asentadas con diversos riffs y melodías paralelas -lo que vuelve a suceder en los solos, donde el “duelo” de guitarristas está de vuelta y garantiza que también será un cañón en vivo-. Los toques más sosegados que posee le aportan unas dinámicas al tema que hacen que avance de un modo muy natural y que se haga muy agradable su escucha.

3- Best Time (3:36) – Música y letra: Sascha Gerstner y Andi Deris

En esta ocasión, el guitarrista Sascha Gerstner se une a Deris en la composición de “Best Time”. Nada más empezar se aprecia uno de los detalles más importantes de este álbum, y es que la batería de Löble que se ha utilizado para la grabación de este trabajo es la misma que usó el difunto Ingo en los primeros álbumes de la formación en los ’80.

La ecualización y el sonido que han conseguido te transporta a la otra época dorada de Helloween. Y sí, la otra, porque en este momento los alemanes están en uno de los mejores momentos de su historia a pesar de llevar casi cuatro décadas sobre los escenarios.

Helloween

El power metal de las dos anteriores se transforma en “Best Time” en un corte más heavy lleno de energía positiva que repite sus estructuras de manera continua para que se te meta en la cabeza mucho más rápido. Esto se aprecia gracias a su letra, en la que Kiske canta un “I will have the best time of my life” muy pegadizo (respondido por Hansen para darle ese toque de “duelo” de nuevo en el apartado vocal) que es muy agradecido para el público que adora cantar sus canciones.

4- Mass Pollution (4:15) – Música y letra: Andi Deris

La línea más heavy metal se acentúa en “Mass Pollution”, otro tema compuesto por Andi Deris, quien además toma de manera clara el protagonismo a nivel vocal de la canción con un estilo más desgarrado en su forma de cantar.

La ecualización de los elementos de la mezcla le dan un cariz aún más heavy si se puede, y los solos de guitarra unidos al momento en el que se clama un mítico “Make some noise” al que responde en el propio tema una masa de público gritando enfervorecida también hará que “Mass Pollution” tenga su minuto de gloria (que de hecho se podría alargar para jugar con los fans) en directo.

5- Angels (4:42) – Música y letra: Sascha Gerstner

Gerstner vuelve a coger los mandos de la composición en “Angels”, en la cual Kiske coge el testigo de Deris para hacerse por completo con las líneas de voces de esta canción que tiene un estilo muy heavy metal clásico.

Posee un estribillo que se introduce de manera lenta pero que según avanza adquiere un toque de rapidez que hace subir la adrenalina, y eso unido a que cuenta con una progresión más épica a las anteriores engrandece a “Angels”, cuyo final es una oda a la esencia ochentera de Helloween por el sonido de su conjunto y por el agudo de Kiske por todo lo alto.

6- Rise Without Chains (4:56) – Música y letra: Andi Deris

El power metal más canónico está de regreso en ‘Helloween’ con otra pieza compuesta por Andi Deris. Se nota el trabajo detrás de este disco a la hora de valorar las líneas de voz, y es que la repartición ha sido ejecutada de manera acertada, y en “Rise Without Chains” la melodía de Deris se adapta como anillo al dedo al tema.

Helloween 2020 studio

Michael Kiske no se queda atrás, y lo bueno que se refleja a la perfección en este corte es lo bien que se complementan los timbres de Andi y Michael. Es una unión ideal entre la etapa de Deris y los primeros años con Kiske, lo que hace especial un tema como este -sobre todo para los aficionados más acérrimos-.

“Rise Without Chains” sirve, de hecho, para hacer en una sola canción un repaso a lo que es y ha sido Helloween a lo largo de su trayectoria. Además, su estructura recuerda un poco a un himno como “I Want Out” con esa subida progresiva al final para desembocar en el estribillo después de la parte de los solos de guitarra.

7- Indestructible (4:43) – Música y letra: Markus Großkopf

Esta es, junto a “Skyfall” (por motivos totalmente diferentes) la canción más diferente respecto al resto de este disco homónimo. La composición la ha realizado su bajista Markus Großkopf, y solo el comienzo ya tiene una manera mucho más “machachona” de empezar el tema tanto con sus riffs como con su intro de batería.

El sonido de “Indestructible” se percibe distinto a lo escuchado hasta el momento, y es que cualquier banda de un toque de metal más moderno podría firmar este tema si se le pusiese una voz más gutural (y otra producción, ya que esta no pierde la esencia de Helloween).

A pesar de que es algo distinta al resto de piezas, no desentona y mantiene rasgos característicos de los alemanes a nivel instrumental y, sobre todo, vocal, donde los tres vocalistas (Kiske-Deris-Hansen) hacen su labor de manera compenetrada.

8- Robot King (7:08) – Música y letra: Michael Weikath

Al igual que la introductoria al disco “Out For The Glory”, Michael Weikath vuelve a recrearse con “Robot King” en otro de los temas más extensos del álbum y en el que la caña se extiende de principio a fin con diversas facetas.

El nivel es muy alto en “Robot King”, probablemente es de los hits más destacados del disco y cuenta con riffs y ritmos que abarcan desde el heavy-power más clásicos hasta el más agresivo y frenético. El futurismo de esta canción está a la par de la epicidad de la misma (tanto a nivel lírico como instrumental).

Poster Helloween 2020

Helloween (Foto: Franz Schepers)

Kiske se emplea a fondo con las tesituras más altas que lleva a cabo en ‘Helloween’ con un éxito rotundo. Esto lleva de vuelta a los primeros discos de los alemanes, y si hubiera salido en esa época a día de hoy sería probablemente un clásico de Helloween. Sin duda, una de las más destacadas de la nueva obra de los bávaros.

9- Cyanide  (3:29) – Música y letra: Andi Deris

El heavy metal y power metal más clásico están de vuelta con este tema compuesto por Andi Deris. “Cyanide” es una muestra de esos riffs, melodías y ritmos que reflejan la esencia del heavy. Aquí también se aprecia que es una composición de Andi en el apartado vocal puesto que las melodías y las letras se le adecúan de manera idónea. Un buen tema, pero no está entre los que, probablemente, serán más recordados de ‘Helloween’.

10- Down In The Dumps (6:01) – Música y letra: Michael Weikath

La esencia de Helloween más primigenia vuelve a estar presente en la que podría considerarse la “última canción” del álbum compuesto por la última formación del grupo hasta la anexión de Michael Kiske y Kai Hansen.

Michael Weikath es el autor de “Down In The Dumps” y, al igual que en los otros temas de los que se ha encargado, la velocidad no descansa en este disco -no hay lugar para las baladas en esta ocasión-. Desde el principio es un in crescendo continuo y tiene ese corte épico que caracteriza este álbum al completo. El estribillo es el culmen de ese frenetismo en el que los riffs/melodías de guitarra cabalgan a lo largo de muchos pasajes en los cuales la voz se apoya en una armonía inconfundible.

Estudio Helloween 2020

A lo largo de la parte del solo de guitarra, con el toque inconfundible de los Helloween más clásicos, Andi engrandece dicha parte en un tramo que en directo hará que todo el respetable cante “uooo” al unísono bajo la batuta de Deris. Las guitarras, pese a esto citado, son las grandes protagonistas en las que se centra “Down In The Dumps”. Un acierto y una delicia para los fans.

11- Orbit (1:05) – Música: Kai Hansen

12- Skyfall (12:11) – Música y letra: Kai Hansen

De las dos últimas canciones del disco se puede hablar de forma conjunta porque “Orbit” es la que ejerce como intro de “Skyfall” con una atmósfera muy tranquila en la que la guitarra de Hansen y los coros dejan lugar al que, sin ningún tipo de dudas, es el temazo de este regreso de Helloween al estudio con la formación ampliada.

Si Weikath había hecho los pasajes más épicos del disco hasta ahora, Kai le pasa por encima (que ya es decir) con “Skyfall”. La obra maestra de este disco y a pesar de que quedan muchos meses para terminar 2021, una de las que estará entre las mejores canciones del año.

La intro es la más potente del álbum y Kiske se une el primero con una fuerza inconmensurable -la canción en la que más se aprecia este factor-. El tramo en el que se une Deris no pierde fuerza, y el estribillo es Helloween, no hay otra manera de definirlo. Tiene velocidad, es épica y una estructura inicial similar a los grandes éxitos de la banda.

Los solos se van concatenando con una batería contundente y rápida en la que se sostiene de manera consistente a lo largo, pero cuando -por primera vez- la canción va a una parte más sosegada, Hansen se encarga de hacerle su particular homenaje a David Bowie con la guitarra en acústico como principal acompañamiento.

Helloween Skyfall

Kiske vuelve a encadenarse al tema tras este tramo especial y Deris aparece para unirse y crear esa fusión tan especial de “los nuevos Helloween” con la que llegan al nivel más alto en décadas. Los solos de guitarra regresan y la batería vuelve a ser un frenesí con el que no descansa (como el disco en general) a lo largo de su duración al completo.

Si las melodías de la guitarra principal en los solos es espléndida, las de apoyo no se quedan atrás. El trabajo de Kai a la hora de componer este tema ha sido una obra maestra, y los Helloween más épicos y triunfantes están de vuelta no solo con la mejor canción de este disco, sino con una de las mejores de su carrera (algo que se verá mejor dentro de unos años con más perspectiva).

La parte orquestal ha sido otro de los elementos que ha endiosado este corte. Entre eso, la fuerza de la batería de Daniel, que supera todo lo escuchado tanto a nivel de ritmos como de acertados fills y la alternancia de solos excelsos (incontables a lo largo de sus más de doce minutos) y partes más tranquilas que le dan esas dinámicas que permiten que no se haga tan larga como realmente es.

En resumen, ‘Helloween’ está a la altura de las expectativas. Para una banda que lleva 37 años en activo, no es tarea fácil editar uno de los discos más inspirados de su carrera. La reunión con Kiske y Hansen y el éxito innegable de la gira “Pumpkins United” ha probado ser un revulsivo tremendo para la banda. Del mismo modo que ‘Brave New World’ fue un disco clásico en el repertorio de Iron Maiden porque certificaba la vuelta de Bruce Dickinson, lo mismo sucederá con este nuevo trabajo de unos Helloween que, ciertamente, no lo podrían haber hecho mejor. Si no es el disco del año -y del lustro- que baje Dios y lo vea.

Helloween

Dani Bueno