El estreno de Korn fue importante y exitoso. Además de ser parte de la semilla del nu-metal, puso a la banda en el mapa mundial despachando 13 millones de copias de este álbum publicado el 11 de octubre de 1994. Canciones como "Blind", “Ball Tongue” o “Shoots And Ladders” son ya clásicos del género.

1994. Bakersfield, California. El oeste de los Estados Unidos sirve como epicentro en el preciso momento que se descubre el auge de un nuevo género en esta epidemia llamada Metal, que acogerá el nombre -no podía ser otro- de Nu Metal. Como es naturaleza humana buscar de donde provienen las cosas, la historia musical ha definido el origen del Nu Metal en dos álbumes de estudio, ‘Adrenaline’ de Deftones y, probablemente el mejor disco de la banda Korn, el autotitulado ‘Korn’. Primer álbum de la banda, que había cogido forma únicamente un año antes, gracias a la unión del cantante de la banda Sexart en aquel momento -un tal Jonathan Davis- con los miembros de la banda LAPD, Fieldy, Munky y Head. El hecho de debutar con un álbum del calibre de ‘Korn’ es algo difícil de superar, pero abrir de la manera como lo hace este disco, es de otro mundo. La sempiterna “Blind” se ha convertido en, probablemente la canción que más ha partido cuellos en los escuchas, ya que es injusto empezar con semejantes riffs y semejante potencia. Así ya no queda cuello para usar durante el resto de los 65 minutos de música.

Se empieza a escuchar esa voz de Mr. Davis tan característica en el mundo del metal, con esos tonos medio misteriosos y esa voz que de repente de un momento pasa a ser de un tono limpio y tranquilo a una agresividad y una fuerza para ponerle los pelos de punta a cualquiera, como ocurre durante toda la canción “Ball Tongue”. También se puede escuchar durante todo el disco, ese sonido tan peculiar de Fieldy en el bajo, cuya técnica es muy bien apreciada en canciones como “Need To” y “Clown”.

Junto al bajo, nos encontramos un sonido de batería particularmente seca, sin mucha reverberación y con bastante ataque. “Shoots And Ladders”, una de las canciones más conocidas del disco, se caracteriza por un intro de gaita escocesa en donde se entremezcla con el “Ring Around The Rosie”, causando una especie de morbo levemente espeluznante pero llamativo que caracteriza al disco.

‘Korn’ es un álbum lleno de innovación, de calidad musical, de sonidos y tonos característicos, en fin, 12 canciones hechas a la perfección que, juntas, hacen de este trabajo discográfico un disco que marcaría un antes y un después en el género.

Alejandro González