A 3 meses escasos de la publicación y salida al mercado de su nuevo trabajo, “The glorious Burden”, la banda norteamericana ICED EARTH se encuentra de gira promocional por Europa presentando ante los medios los pormenores de lo que será el nuevo disco de la banda, su trayectoria, la incorporación de Tim Owens a la banda, su próximo tour mundial, su esperado Dvd “Gettysburg”…

Con el apoyo de su discográfica, Spv y su distribuidora en España, Mastertrax, Jon Schaffer y Tim Owens tenían cita con los allí presentes en una de las salas del Hotel de 5 estrellas Melia situado en la avenida Sarrià de Barcelona a primera hora de la mañana para escuchar íntegramente “The glorious Burden” y posteriormente responder a las preguntas resultantes de las impresiones causadas en nosotros tras la escucha del mismo.

Con un ligero retraso, ángel de Mastertrax nos repartió el dossier con todos los datos acerca de “The glorious Burden” para contextualizarnos dentro de la medida de lo posible en este nuevo disco de ICED EARTH.

Reconozco que “Horrorshow” me decepcionó lo suyo comparándolo con anteriores entregas como “The dark saga” o “Night of the stormrider” por lo que mi predisposición para enfrentarme a las 10 de la mañana a 70 minutos de música ininterrumpida (y sin poder fumar!) era algo que me tenía inquieto.

Sin embargo, tras la escucha del primer tema, “Declaration day”, empecé a notar que este disco esconde algo muy grande tras de sí. Quizá no es el tema más duro del trabajo, pero sí uno de los más logrados con un estribillo fuerte y definitorio del estilo que practican ICED EARTH en la actualidad y unas melodías de Tim Owens algo alejadas de lo que hacía con JUDAS PRIEST y sí más melódicas y “accesibles” para el público afín al heavy metal clásico.

Con la segunda “When the eagle cries” me quedé un poco anonadado, esperaba el típico tema más duro aún que “Declaration day” y lo que me encontré es una pieza de una emotividad preocupante en el buen sentido de la palabra, con unas muy buenas partes acústicas y un Tim Owens poniendo en práctica unos registros de voz y melodías desconocidas hasta la fecha en él. Sin duda una de las mejores del disco.

Ansioso estaba yo de un poco de rapidez y mis ansias se vieron recompensadas con la tercera canción, “The reckoning (don’t tread on me)” donde Jon Schaffer da rienda suelta a su muñeca de oro y encadena uno tras otro los típicos riffs que les han hecho ser tan populares. Sin duda esta pieza es la más rápida y brutal del disco, aunque no por eso la mejor que aún estaba por llegar.

Los dos siguientes temas, “Attila” y “Red Baron / Blue Max”, conforman el grueso central del trabajo siendo ambos algo similares en cuanto a estructura y potencia. Tim Owens si bien en JUDAS PRIEST demostró ser un buen cantante, su voz a mi modo de ver no encajaba del todo con la música que los señores Tipton y Downing profetizaban sin embargo, creo que Jon Schaffer ha dado en el clavo acogiéndolo en el seno de la banda. No quiero desmerecer la labor de Schaffer puesto que él es quien ha compuesto la música y las letras del disco, pero quien destaca por encima del resto es Tim Owens que si consigue plasmar en directo los registros de “The glorious Burden”, por fin podrá demostrar quién es y lo lejos que está del resto de mortales. Sus alaridos y la forma de modular su voz en las partes más agudas le hacen de él uno de los mejores cantantes del mundo. Jon Schaffer lo sabe y por eso ha explotado su voz al máximo demostrando que ese tipo con cara de niño travieso, en su estancia con JUDAS PRIEST, perdió el tiempo intentado demostrar lo que valía en una banda que no estaba hecha para él.

La siguiente “Hollow man” podríamos considerarla como la balada del disco, pese a que éste tiene muchas partes acústicas y “limpias” es “Hollo man” la que más se parece a lo que comúnmente la gente entiende por balada. Aquí Tim Owens explota sus registros no tan agudos y da rienda suelta a melodías más bajas y más melancólicas, otro gran acierto sí señor.

Tas “Hollowman” llegan los que para mí han sido los dos temas más “flojitos” del disco, “Waterloo” y “Valley forge”, dos temas de los que sinceramente poco recuerdo puesto que mis ansias tabaquiles empezaban a ser alarmantes y su musicalidad distaba en cierto modo del resto del album. Tampoco me hagáis mucho caso, con una sola escucha es difícil sacar conclusiones, quizá a la larga resultan ser las mejores piezas del disco, aunque lo dudo.

Bien pues, nos acercábamos a la última pieza del disco, la trilogía “Gettysburg” compuesta por 3 fragmentos de unos 10 minutos cada uno, “Part I. The devil to Pay”, “Part II, Hold at all cost” y “Part III, High water Mark” y he re reconocer que suponen un broche de oro ya no solo para el disco en sí, sino como culminación de toda su carrera.

En ella se narra lo acontecido en una de las más famosas batallas de la historia del pueblo americano, “Gettysburg”, englobada dentro de lo que fue la guerra de secesión americana o Guerra Civil a secas. En ella se enfrentaron dos bandos, los estados del sur o confederados sudistas y los nordistas, cada uno con diferentes bases económicas y con el problema de la esclavitud como trasfondo. Quien quiera enterarse más del tema que se informe puesto que mis conocimientos sobre el tema son mínimos (juraría que la película “murieron con las botas puestas” trataba ese tema… ¿Die with your boots on?, ¿IRON MAIDEN? Cuantas similitudes, ¡y no sería la última!). Jon Schaffer, pese a afirmar estar de lado de los yankees, muestra en todo momento la historia de una manera imparcial y como dos de los grande dirigentes de ambos bandos, aún siendo amigos se han de de ver las caras en el campo de batalla.

La música en todo momento va de acorde con lo que las letras van narrando, algo que Jon Schaffer se encarga de hacernos saber en una de las hojas que la compañía puso a nuestra disposición donde se podían ir siguiendo las letras del tema, con anotaciones del propio Jon Schaffer que llegaban a nuestros ojos en los momentos precisos en que sonaban partes instrumentales. En resumidas cuentas, una gozada auditiva que cuenta con el apoyo de la orquesta filarmónica de Praga, todo un lujo.

Tras la escucha del disco, Jon Schaffer y Tim Owens entraron en la sala donde estábamos hospedados y se sentaron delante nuestro para responder a lo que hiciese falta. Como era de esperar, no soltaron prenda en algunos temas y otros directamente no hubo que tocarlos ya que nadie se atrevió a sacarlos, vista la cara de pocos amigos de Jon Schaffer (más tarde daría rienda suelta a su parte más cachonda, pero al principio el hombre tenía pinta de no estar muy contento y de buen humor).

Sobre el nuevo disco pues se dijo lo típico que un grupo puede decir acerca de su nueva creación, nos habló de que es un gran admirador de la historia de su país y que ya antes en el pasado habían tocado temas similares con trasfondo histórico como “1776” o “Ghost of freedom” y que por lo tanto no era nuevo en ICED EARTH este tipo de temáticas.

Por lo visto el disco fue escrito para ser cantado por Mat, pero tras la marcha de este y la entrada de Tim se tuvieron que ajustar algunas cosas para su voz. Sin embargo Jon admite que Tim no tuvo mucha elección a la hora de interpretar los temas, tuvo que ceñirse básicamente a lo que estaba plasmado sobre la partitura.

La elección de Tim era algo que ya se le pasaba por la cabeza a Jon desde hace tiempo cuando escuchó por primera vez “Jugulator”. Por esos días ya pensó que en un futuro, si pasaba algo Tim podía ser un buen recambio para Mat, lo cierto es que no se equivocó.

Jon nos comenta que ha conseguido sacarle una nueva dimensión a la voz de Tim y tiene razón, deja en evidencia cualquier cosa mostrada en JUDAS PRIEST.

También se habló sobre la gira que dará comienzo en Marzo del 2004 y para la que se prevé algo grande, con representaciones teatrales y demás. Por lo visto la semana que viene se ponen a la obra junto con productores y su stage manager para ver como pueden montarlo todo y llevarlo a cabo.

Siguiendo con la actualidad de la banda nos hablaron de un futuro Dvd, “Gettysbourg” donde encontraremos desde las sesiones de grabación con la orquesta filarmónica de Praga, hasta un documental sobre la batalla de “Gettysburg” narrado por el propio Jon Schaffer, un video del tema “Gettysburg” (¿Videoclip de 30 minutos?) y finalmente dos mezclas diferentes del tema “Gettysburg” en surround, “metal mix” y “Theatrical mix”.

Entre otras cosas se habló del asombroso parecido entre la portada del single que han publicado al “The trooper” de IRON MAIDEN con su banderita en el campo de batalla y tal. A esto Jon respondió que no se dio cuenta hasta que alguien se lo comentase en Grecia el otro día. Ayynnsss Jon, tu afición por IRON MAIDEN es preocupante, pero esto último no cuela amiguete.

También nos hizo saber entre otras cosas que él es un músico y ya no un heavy metal kid, no oye nada de música que no sea ICED EARTH (Tampoco cuela, ¿no dice que se quedó flipado con “Jugulator”?) y por supuesto no está al corriente de que lo que se lleva ahora, ya ha pasado los 15 años vamos… Por lo menos, vista las parcas y poco honestas palabras de Jon, Tim sacó un poco de leña al asunto diciendo que el había flipado bastante con el último trabajo de ANTHRAX y otro más que no conseguía recordar (¿?), por lo que muy bueno no debería ser, dijo bromeando.

Mientras Jon se mostró algo distante y excesivamente serio todo el rato, Tim mostró ser todo lo contrario, un tipo afable, simpático y para nada con delirios de grandeza. En plena rueda de prensa se levantó y empezó a repartir caramelos entre los presentes, como en los días de colegio que habían cumpleaños vamos. Entre otras cosas Tim dijo detestar a DEFTONES y gustarle mucho Britny Spears, sobretodo para practicar con ella ciertas cosas que no vamos a nombrar aquí.

Se hablé también de la popularidad de ICED EARTH en todo el continente y aquí es donde yo creo que Jon se metió algún farol pero bueno. Primero dijo que ICED EARTH habían vendido más de 100.000 copias de “Horrorshow” en Usa, algo que me cuesta mucho creer pero bueno. Por lo visto desde el 97 ICED EARTH están trabajando muy duro en promocionarse en su país natal y pese a que a nivel global son más reconocidos en Europa, a nivel local dice que los fuertes de ICED EARTH se encuentran en ciertos territorios americanos cuyos nombres no recuerdo.

Finalmente se despidieron mostrando su rechazo hacia la prensa en general, pero especialmente la británica y dejando claro que sí habrá nuevo trabajo de DEMONS & WIZARDS, que de hecho ya está compuesto vamos, falta sacar tiempo para pulirlo.

Tras todo esto, tanto Tim como Jon se dejaron fotografiar con todo el mundo, firmaron lo que hiciese falta y charlaron a título personal con los allí presentes demostrando así no ser los tipos duros que al principio parecieron ser.