No se puede negar que el heavy metal tiene una gran parte friki. Hay multitud de ejemplos y muchos de ellos se incluyen en este reportaje tan peculiar. Como no podría ser de otra manera.

Saludos, amigos del metal. Esta es una pequeña conversación que tuve conmigo misma el otro día. No soy esquizofrénica, pero sí bastante friki y ¿sabéis qué? ¡Creo que vosotros también! Aunque quizás no los sepáis todavía… En ella podéis encontrar divagaciones, recomendaciones musicales y una perspectiva sociológica sobre los lazos que unen al fandom con los ritmos heavies. Así que no os extrañéis si encontráis uno de esos dados de 20 caras en el bolsillo de la cazadora, todo tiene una explicación.

—¿Qué tienen en común Obama, Pikachu, los Monty Python y el Heavy Metal? ¡Que son Frikis!, o al menos en parte. Y también lo son Elon Musk, Vin Diesel, Queen, Dragones y Mazmorras, el barrio Arcosur de Zaragoza, los vampiros y los unicornios zombis, por si os lo estabais preguntando.

—¡¿Y quién dice eso?!

—Lo digo yo, Cristina Martínez, que por algo he hecho la primera Tesis Doctoral en Sociología sobre la Cultura Friki. ¡Y sobresaliente cum laude!

—¡Pero loca!, heavys y frikis no tenemos nada que ver…

—¿Seguro que no hay nada?

—Bueno, nada… aparte de… la abundancia de sexis melenas masculinas, las bizarras guitarras de fantasía, el gusto por épicas batallas, las portadas dibujadas por artistas del cómic, el air guitar… los vikingos… uhhh, cómo molan los vikingos…

—¡Sí que molan! ¿Ves lo que te decía? ¡No es una coincidencia!: en mi encuesta para la Tesis, el grupo principal con el que se identificaban los frikis, fuera del suyo propio, eran los heavies (junto con los góticos) ¡y viceversa! Esto no pasaba con los hiphoperos o los canis, por ejemplo…

—Pero antes has hablado de Queen, ¡ahí te he pillado! Eso no es Heavy Metal.

—Cierto, no lo es, pero sí es un referente tanto para la cultura friki, que coloca a Freddy Mercury entre sus ídolos (en mi encuesta salió junto a Tolkien, George R.R. Martin, y Terry Pratchett), como para muchos heavies. Ejemplo típico es el de Blind Guardian, que no sólo versiona “Spread Your Wings”, sino que además menciona a Queen como su principal influencia. No hay mucho más que decir sobre una banda ya calificada como “madrina del metal” por gente mucho más entendida que yo.

>>Otro antecesor común, bastante menos conocido en España, es Frank Zappa. Este personaje, controvertido, visionario y loco espíritu burlón, deleitó los oídos menos convencionales de la América de los 60-80, reivindicando con su música -tremendamente experimental- lo raro, lo diferente y lo radicalmente libre. También nos invitaba a soltarnos la melena con su “Freak Out!” que se convirtió en un referente para una generación de jóvenes que por fin podían gritar con orgullo que eran raros. Y aunque no era metalero himself, influenció a grandes figuras del rock y el heavy, como Satriani, Steve Vai, Aynsley Dunbar, Mike Keneally, Deep Purple o Eric Clapton. También escribió un tema heavy para burlarse del género… él era así.

—Entonces ¿heavys y frikis son lo mismo?, ¿gemelos separados al nacer?

—Noooorrrr. Como ya expliqué para Vice, Yo no diría que por escuchar metal ya seas un friki, ni al revés, pero sí que existe una conexión. Igual sucede con la informática. No todos los informáticos son frikis ni mucho menos, pero bastantes de ellos sí lo son, mientras que muchos frikis programan de forma clandestina, intrusiva y autodidacta. Así, a muchos frikis les interesa el metal y muchos grupos heavies tienen miembros que son frikis, roleros, gamers, o que meten en sus letras elementos de literatura fantástica, de ciencia ficción o terror (los géneros especulativos que entusiasman en el fandom). Entonces, si eres un friki entenderás las referencias, y si no lo eres, te darán curiosidad y empezarás a leer… y todos sabemos que el frikismo se contagia leyendo… es como una ETS pero más letal.

—¿En serio? Cuéntame más.

—Pues tenemos muchos ejemplos clásicos:

  • Black Sabbath, con “Behind the wall of sleep” inspirada en Lovecraft, y también la célebre “Iron Man” de temática de ci-fi.
  • Judas Priest con su “Electric Eye” y su “Spectre”, inspirados en “1984” de Orwell.
  • Magnum, con mi adorada “Dragons are real” (¿btw, alguien más cree que Bob Catley sigue siendo muy atractivo a sus 70 y tantos?).
  • Iron Maiden, una banda especialmente friki en todos los sentidos, compuesta por frikis de pro, que además de su estética, su mascota no muerta y las constantes referencias de sus lyrics, muestran directamente una cita Lovecraft en la portada de su disco “Live after death”, y un “Indiana Jones was here” en “Powerslave” ¿Explícito, no?…
  • Manowar, una banda de cabecera para aquellos frikis que eran adolescentes en los 80. En sus canciones encontramos batallas épicas (incluida la Iliada de Homero), bárbaros y, por supuesto, mitología nórdica,… También cuentan con cameos ilustres, como el del mismísimo Orson Welles.
  • Metallica, que se han destacado como todo unos insospechados ratones de biblioteca con sus alusiones a Lovecraft en “The Call of Ktulu”, “All Nightmare Long”, “Dream No More” y “The thing that should not be”, y a otros escritores menos frikis, como Hemingway y Trumbo.
  • Blind Guardian, banda que se ha ganado su puesto de honor en el Olimpo friki, con cuidadas y diversas referencias al fandom en canciones como “Traveler in Time”, “Lord of the Rings”, “Tommyknockers”, “Altair 4” y el disco entero de “Nightfall in Middle-Earth” que es un fabuloso homenaje al Silmarillion de Tolkien, y mi preferido de la banda.
  • Rhapsody (ahora Rhapsody of fire), nadando directamente en dragones, espadas llameantes, gárgolas y tierras encantadas.
  • Y en España tenemos todas esas bandas de Rocktiembre y de los 80 que introducían fantasía y ciencia ficción distópica en sus canciones reivindicativas, como Asfalto (“Capitán Trueno”), Topo (“Vallecas 1996”, “Marea Negra”), Ñu (“Profecía”) u Obús (“La invasión de las máquinas”)… Por no mencionar la emblemática portada a lo “Space Invaders” de Baron Rojo en “Larga Vida al Rock and Roll”. Podéis leer mucho sobre esto en el libro “Inoxidable” de Fernando Galicia…

—Pues sí que están presentes esos Lovecraft, Tolkien, Orwell y demás en el metal…

—Ah, bueno, y luego está Christopher Lee.

—¡Sí!, ese salía en “El señor de los anillos”.

—¡Obvio! y era un actor estrella en las pelis de terror de la Hammer, ¡Era mother f*cking Drácula, for Gods shake!, y el Dr. Jeckyll, y Mycroft, y sale en James Bond, y en “El hombre de mimbre” y en “Star Wars”… ¡ha interpretado a los mejores villanos del cine ever! (y también mató nazis en la 2ª Guerra Mundial, fue espía y hablaba más de 5 idiomas… pero eso es otra historia).

—Vale, Crix, entiendo que te mola ese hombre y que los frikis le adoran, pero ¿qué tiene que ver con el Heavy Metal?

—¡Que ha publicado cuatro discos de Heavy como cantante! Y también ha colaborado con Black Sabbath, Manowar y Rhapsody of Fire.

—Ok, ok, pero me estás hablando de clásicos, ¡ahora todo es diferente!

—Au contraire, mon amie, el frikismo en el Heavy Metal está más vivo que nunca, sólo tienes que echar un vistazo a los catálogos de Nuclear Blast y Napalm Records para darte cuenta… así que súbete al sidecar de mi moto voladora y te llevaré en un tour por mis bandas favoritas del Heavy Metal actual más recontrafriki:

  • Alestorm, padres del Metal Pirata, unos cachondos que vienen a beberse nuestra cerveza mientras nos demuestran todo tipo de frikismo en sus letras, disfraces y videoclips. La máquina arcade en “Mexico” no tiene precio. Además, su ficticia rivalidad con Skálmöld (otra banda bastante friki, de Metal Vikingo esta vez) sube enteros en el frikómetro.
  • Gloryhammer. Estoy in love con esta banda que, ¡sorpresa!, está fundada por Chris Bowes, de Alestorm. Son tanto o más frikis que yo si cabe. Con sus disfraces, sus pseudónimos, sus historias sobre fantasía medieval en el espacio, sus unicornios zombies, la rabia cósmica de sus enanos astrales y su legendaria mochila propulsora encantada… han conquistado mi corazón, ¡y su música es tremendamente BUENA! Hail Hoots!
  • Battle Beast. Otra banda que AMO. Noora Louhimo desafía mi ya fragil heterosexualidad. Mezclan metal con synthwave, y dentro de su magnífica calidad sonora, no se toman muy en serio a sí mismos (sólo hay que ver sus performances en directo). Entre los temas de sus lyrics hay ninjas, viajes espaciales, lucha social, vikingos, y el Imperio Mongol(por cierto, ¡el Imperio Mongol está de moda! quien no haya escuchado a The Hu, ya está tardando).
  • Sabaton. Quizás muchos fans de esta banda se consideren todo lo opuesto a frikis, pero sus letras histórico-bélicas y su estética a lo “Call of Duty” coincide con una parte del fandom que juega a videojuegos, postea en 4chan y se entusiasma con los documentales del canal Historia. Además su música es muy buena y totalmente enardecedora: “The Last Stand” se ha convertido en una canción imprescindible para mí cuando monto en la elíptica, o cuando quiero conquistar Constantinopla. Tampoco se privan de cantar sobre vikingos.
  • Punto aparte merece todo el subgénero de Vampire Metal. No hay discusión en que es friki por definición, así que serviría como ejemplo cualquier banda etiquetada con este epígrafe en la Encyclopaedia Metallum, pero a mí me gustaría señalar el disco “Drácula: swing of death”, por ser de mis favoritos, y su secuela “Vlad the impaler” (menos buena, al perder la especial voz de Jørn, aunque más metalera. Ambos con la guitarra y el ingenio de Trond Holter).
  • Y en España tenemos muchísimas bandas frikis de Heavy Metal, como Saurom, Warcry, Avalanch, mis muy queridos Opera Magna (¡que tienen un disco entero sobre Edgar Allan f*cking Poe!), o los cada vez más frikis si cabe, Mago de Oz (en serio, ¿habéis visto su videoclip de “Te traeré el horizonte” a lo Mad Max y con Ara Malikian?… no sé si me gusta, pero no puedo dejar de mirarlo).

—Vaya, Crix, estoy empezando a creer que tienes razón, me he puesto gafas y ahora veo claro que entre el conjunto A (Heavy) y el conjunto B (Friki), hay una interesante intersección A ∩ B de Heavyfrikismo absoluto, E es igual a mc al cuadrado…

—Muy bien, pero no flipes y escucha: ¿hay algo más heavy-friki que el “Norwegian Reggaeton” de Nanowar Of Steel?, ¿hay algo más heavy-friki que Jack Black en “Tenacious D” rezándole a Ronnie James Dio?, ¿hay algo más heavy-friki que el dragón gigante del juego de miniaturas Juana de Arco?, ¿hay algo más heavy-friki que las apariciones de Alice Cooper en “El mundo de Wayne”, “Monk”, “Sombras Tenebrosas” o “El príncipe de las tinieblas”?, ¿hay algo más heavy-friki que Crimsom Dawn, la banda de Death Metal de Stan en “South Park”?, ¿hay algo más heavy-friki que la banda nacida online Elite Tauren Chieftain?, ¿hay algo más heavy-friki que Belzebubs, la banda de dibujos animados que nos recuerda a Gorillaz pero adorando a Satán?, ¿hay algo más heavy-friki que el canal de youtube 331Erock donde everything meets metal?, o ya puestos ¿hay algo más heavy-friki que el vídeo de boy in a band explicando por qué lleva melenas… y sugestivo si es que te van los yogurines?, Y en España ¿Hay algo que pueda llegar a ser más heavy-friki que el festival Fosa de Frikis, con bandas de metal y humor como el Reno Renardo o Gigatron? ¡¡¿Lo hay?!!

—Mosquis, me has convencido.

—EXCELSIOR.

Cristina Martínez