El ascenso meteórico en el panorama del metal moderno y de la escena metalera global de Avenged Sevenfold tuvo como punto álgido el 2010 por varios motivos.

Su trayectoria iba como la espuma, y a cada disco que sacaban, más éxito les llegaba a los californianos. Por desgracia, la trágica muerte del batería de la formación, Jimmy “The Rev” Sullivan, le dio un revés a la banda que hizo que su devenir (sobre todo compositivo) cambiara de manera radical. Antes de fallecer el 28 de diciembre de 2009 a los 28 años, The Rev ya tenía grabadas las demos de lo que sería a la postre ‘Nightmare’, el álbum con el que cambió todo para Avenged Sevenfold en un varios aspectos.

El título refleja la pesadilla que fue para el grupo la pérdida de The Rev, y es que el mazazo emocional fue duro para todos los componentes de A7X. Su sustituto para la grabación de ese trabajo y para su posterior gira fue Mike Portnoy, por aquel momento también batería de Dream Theater, quien era el ídolo del fenecido The Rev.

Avenged Sevenfold Nightmare 2010

El revuelo causado por el fallecimiento del batería, la suma de Portnoy a sus filas y un nuevo álbum bajo el brazo hicieron que la banda diese un paso más -aunque la coyuntura no fuera la deseada- y se aupase a tocar en arenas de todo el mundo para después encabezar festivales.

Canciones de ‘Nightmare’ como su tema título, “Welcome To The Family”, “Buried Alive” o “God Hates Us” cambiaron de estilo el metalcore que hasta entonces practicaba Avenged Sevenfold, pero con un tono algo más contundente y comercial afianzó a nuevas generaciones que se aficionaron rápidamente a los estadounidenses.

La balada que compusieron para homenajear a The Rev, “So Far Away”, es -además de la más importante de la trayectoria de A7X– la seña de identidad del disco junto a “Nightmare”, y la emotividad de dicha balada es fiel reflejo del sentimiento de sus miembros por las circunstancias sucedidas.

Desde entonces, la volatilidad en la batería, en la que estuvo Arin Ilejay con más críticas negativas que positivas después de echar a Mike Portnoy, y la presencia actual de Brooks Wackerman (ex Bad Religion) ha hecho que Avenged Sevenfold no termine de centrarse, de crecer y que no se haya convertido en lo que muchos pensaban que serían dada su evolución: los herederos de Metallica.

Dani Bueno