La composición y la musicalidad de 'Blackbird' hizo que Alter Bridge aumentara el reconocimiento de la crítica y el público. Este segundo disco de la banda de metal alternativo estadounidense se puso a la venta el 5 de octubre de 2007, y a partir solo han hecho crecer a todos los niveles.

El hecho de que Alter Bridge haya crecido de la manera en la que lo ha hecho a lo largo de su trayectoria se fraguó en su debut ‘One Day Remains’ (2004), pero cuando se cimentó de manera sólida fue en 2007 con el lanzamiento de ‘Blackbird’. Ya no eran los chicos de Creed con la prodigiosa voz de Myles Kennedy, sino que su identidad se había reforzado de manera muy fuerte, y así se demostró poco después de la publicación de su segundo disco de estudio con directos que han quedado en la memoria tanto de los aficionados que estuvieron como de los que no con DVDs en Amsterdam de su concierto de 2008 y de Wembley más adelante con su show de 2011. En sus siguientes álbumes ha habido altibajos -‘Fortress’ (2013) como referencia más positiva y ‘Walk The Sky’ (2019) en contraposición como más flojo-, pero han conseguido marcar un estilo muy personal y reconocible para toda la escena.

Si ‘Blackbird’ tuvo el éxito que tuvo no fue solo porque logró consolidar a Alter Bridge como grupo, sino porque en sus entrañas tiene canciones que podrían formar siempre parte de sus setlist en cualquiera de sus giras. Éxitos atemporales con melodías que se quedan marcadas en la memoria y que son fáciles de tararear en cualquier momento aleatorio, lo que demuestra su efectividad en ese sentido. “Come To Life” ha dado inicio a muchos de sus directos, “Before Tomorrow Comes” y “Watch Over You” emocionan siempre -tanto en sus shows como en su versión de estudio-, “Rise Today” ha sido el colofón de muchas de sus noches y la homónima “Blackbird” es, probablemente, su obra maestra en cuanto a composiciones se refiere de toda su carrera con casi ocho minutos cañeros, intentos y con un solo de Mark Tremonti cuyo gusto y adaptación a la canción ha hecho de él uno de los mejores concebidos en el siglo XXI.

Otros grandes temas del disco como “Ties That Bind”, “Brand New Start”, “Coming Home” o “White Knuckles” no se quedan atrás, pero no tienen tanta popularidad como los anteriores. En definitiva, prácticamente todas son grandes canciones y eso hizo que la fama de Alter Bridge se catapultase para incrementar su número de seguidores en todo el mundo y con ello afianzar a la formación norteamericana como uno de los referentes del metal alternativo internacional.

Dani Bueno