En la variedad está el gusto. En este artículo hay 21 canciones que para cada uno de los miembros que hacemos que The Metal Circus sea posible nos han parecido el mejor tema del año (23 opiniones, pero hay dos éxitos que coinciden en esta lista). Coordinar a tanta gente no es tan fácil como parece, pero al final, se ha conseguido. El hecho de tener tantas canciones distintas y de llegar casi a la veintena de artistas es síntoma de que la salud de la web está en plena forma. Cada uno tenemos unos gustos, y eso hará que cuando escribamos podamos coincidir con tus gustos o no, pero conjugará con mucha gente, y al final esto está montado por y para vosotros, los lectores. Encontrarse tanta diversidad era algo que al organizar este artículo no esperaba. Suponía que se cruzarían más opiniones, pero al final el resultado es este. De lo que no queda duda es de que si cada uno ha elegido cada uno de estos temas como mejor del año, es por algo, por lo que disfrutad de la publicación pero, sobre todo, de cada uno de estos trallazos que nos ha dejado el 2018.

Sergi Ramos: Ghost – Miasma

Posiblemente, el de Ghost ha sido uno de los discos más esperados de todo 2018. El hype alrededor de la banda de Tobias Forge es mayúsculo y el goteo de nuevas canciones de su nuevo disco, “Prequelle”, fue recibido como maná divino por parte de los fans. El primer tema en llegar a nuestras manos fue “Rats” pero poco después, a través de vídeos de YouTube en directo, pudimos degustar otros como “Faith” o el que nos ocupa, “Miasma”. Instrumental y dividido en cuatro temas de progresiva intensidad, la pieza es un homenaje al rock sinfónico de los ’70, a los Thin Lizzy de 1977 e incluso incluye un solo de saxo que lleva el tema a su más absoluto clímax. Ver al Papa Nihil subiendo al escenario para interpretar -en playback- el fragmento sigue siendo uno de los mejores momentos de shock rock de los últimos tiempos. Un tema profundo, instrumentalmente denso pero de desarrollo ampuloso y barroquismo sabroso.

Dani Bueno: Parkway Drive – Prey

Antes de nada, el disco ‘Reverence’ que ha publicado Parkway Drive no ha sido especialmente de mi agrado al completo. En conjunto no me parece, ni de lejos, lo mejor que ha hecho la banda, pero algunos de sus temas me parecen muy buenos. Tanto sucede esto, que aparte de “Void” o “Wishing Wells”, que me parecen muy buenas, para mí la que destaca (y para ellos ya que lo han sacado como uno de sus singles) es “Prey”. No es la canción más técnica del grupo, la más complicada o compleja… pero tiene algo que hace que sea imposible escucharla y subir el volumen y casi ponerte a saltar sea cual sea el sitio donde te encuentres. En formato estudio es un pepino, y ya después de ver cómo la llevaron al directo en el Download 2018 (a pesar de no llevar la producción completa) se te va la olla. El trallazo del año.

Satur Romero: Alice In Chains – Never Fade

Hay canciones que la escuchas y penetran muy adentro. Desde los primeros compases. Y “Never Fade” es una de ellas. Su ritmo dinámico y su estribillo son inmejorables. Te atrapan a la primera, su pegada es puro Alice In Chains, y las melodías vocales son puro sentimiento. Contaba el cantante Willian DuVall, que la letra de esta canción la escribió en el Studio X (llamados anteriormente Bad Animals, donde Alice Chains grabaron su último álbum con Stanley) recordando a su abuela que acaba de fallecer, y pensando en Layne Stanley y Chris Cornell. Los fantasmas le ayudaron e inspiraron para una de las mejores canciones de este último disco de la banda de Seattle. Realmente conmovedora.

Laura Cano: Kalmah – Evil Kin

Kalmah acertó al escoger “Evil Kin” como el single para su reciente disco ‘Palo’. Es un tema adictivo y motivador, que te pone de cero a cien en apenas 4 minutos. Desde el primer instante los finlandeses te echan a la cara un ritmo machacón, constante, donde las guitarras se unen como apisonadoras a la batería bajo los growls de Pekka Kokko. Será la base de toda la canción, aunque en momentos se romperá para dar paso a orquestaciones altamente coreables, siguiendo una estructura tan obvia que es una genialidad. Terriblemente melódico y terriblemente rítmico, cuando pensabas que no podía ir a más los maestros del swamp metal cierran el tema con un catatónico aumento de tonalidad, dejándolo en lo más alto. Así se hace un single.

Olga Vidal: Judas Priest – Firepower

No son pocos los seguidores del heavy metal desencantados con la evolución de las leyendas del género desde el gran declive de los ’90. Sin embargo, incluso los más críticos deben admitir que, de vez en cuando, salen joyas como ‘Firepower’ que recuerdan que no todas las leyendas han muerto. De hecho, las ventas del álbum hablan por sí solas. Se puede resumir con un simple dato: ‘Firepower’ es el álbum más vendido de Judas Priest en Reino Unido desde ‘British Steel’ (1980) y el más vendido en Estados Unidos en toda su carrera. Teniendo en cuenta que la costumbre de comprar discos brilla por su ausencia cada vez más, es todo un logro. A pesar de que la banda ha sufrido el gran contratiempo de tener que seguir adelante sin su clásico guitarrista, Glenn Tripton, han luchado contra la adversidad demostrando que todavía tenían bajo la manga mucho heavy metal que ofrecer. Con respecto a la poderosa canción que da nombre al álbum y ha sido la encargada de abrir su setlist en la gira de este año y que les ha llevado al Download y al Rock Fest Barcelona, ¿qué decir? Compruébalo por ti mismo y contágiate con su intensa energía.

Lluís García: Ice Nine Kills – Stabbing In The Dark

Si ya es difícil elegir un top de discos del año os podéis imaginar la ardua tarea que supone hacerlo de una sola canción, más aun cuando podría quedarme con un top 365 con una para cada día del mismo. Pero ahí voy. El último trabajo de Ice Nine Kills es una verdadera joya para cualquier aficionado al metal, sea cual sea su estilo, y al cine de terror, y es que “The Silver Scream” es un homenaje a los grandes títulos del género como “Pesadilla en Elm Street”, “Viernes 13” o “Halloween”. Me he quedado con la representante de ésta última, “Stabbing In The Dark”, y es que lo tiene todo: Metalcore en vena de lo más teatral, voces guturales, rasgadas y melódicas por doquier, breakdowns salvajes y un estribillo antológico. ¿Qué más se puede pedir? Podría haberme decidido por “It Is The End”, “Thank God It’s Friday” o “A Grave Mistake” de este mismo disco, así como con cualquiera de sus videoclips, pero después de mucho deliberar conmigo mismo, aquí tenéis el resultado.

Júlia Benevelli: Uada – Sphere (Imprisonment)

Ya cuando empecé a escuchar el principio del ‘Cult Of A Dying Sun’, segundo álbum de los encapuchados Uada, me sorprendió muy gratamente y me pareció maravilloso. Desde el primer temazo “The Purging Fire” (que estuvo a punto de ganarse mi sitio a canción del año), pasando por “Snakes & Vultures”, “The Wanderer”, “Mirrors” … Vamos, que no hay ninguna canción de este LP que sobre. Pero desde luego la que se lleva la palma es “Sphere (Imprisonment)”, combinando un riff magnífico que te golpea al principio, un solo de guitarra estridente y penetrante, y la suavidad de un final pianístico. Considero que han logrado encontrar su lugar y su estilo dentro del black, esos detalles peculiares que te hacen identificar sin dudarlo de qué banda se trata.

Javi Félez: Carpenter Brut – Beware The Beast

Enmarcados dentro del fenómeno synthwave, Carpenter Brut son la versión más “metalera” de este estilo. Tras años forjándose un nombre en el underground a base de EP’s, su disco debut “Leather Teeth” les ha catapultado a la fama gracias a su espectacular y pegadiza propuesta donde se conjugan de forma magistral los sintetizadores electrónicos de corte ochentero, el rock gótico de esa misma década y la new wave, todo ello aderezado con la dosis justa de guitarras metaleras y baterías más cercanas al rock que a la música electrónica. “Beware The Beast” es sin duda uno de los cortes más atractivos del disco, ya no solo porque posee voz (la mayoría de temas del álbum son instrumentales) sino porque estilísticamente es un guiño clarísimo al heavy metal de los ’80 pasado por un tamiz gótico y electrónico. Con la colaboración de Mat McNerney de Grave Pleasures al micro, Carpenter Brut entregan un corte con madera de hit, con un estribillo pensado para poner patas arriba la pista de baile y un videoclip repleto de guiños a Dokken, Judas Priest, Ratt, Poison, W.A.S.P., Nitro y por supuesto las películas de terror ochenteras de serie B.

Arya Blues: Marilyn Manson – Cry Little Sister

Una versión de la brillante canción de título homónimo compuesta por Gerard McMahon y Michael Mainieri. “Cry Little Sister” es, además, parte de la banda sonora de la mítica película de los ochenta ‘The Lost Boys’, allá donde los vampiros visten como Steel Panther pero dando miedito. En definitiva, una pieza única de los eightees que nos recuerda Marilyn Manson con esta reinterpretación también brillante.

Tamara Ruiz: Parkway Drive – Prey

“Prey”. Un título sencillo, fácil de recordar y directo, tras el cual se esconde la que es para mí la mejor canción de 2018. El pasado mes de abril, Parkway Drive, editaron “Reverence”, que aún sin ser su mejor disco contendría uno de los temazos de este año. No es precisamente la canción que mejor defina su estilo, ni la que de más complejas melodías esté compuesta; pero sus pegadizos riffs y la fuerza que emana el tema hacen que sea imposible sacarla de la cabeza; motivo por el cual el volumen siempre parece estar demasiado bajo cuando de reproducir “Prey” se trata. La versión de estudio es simplemente sublime y, coincidiendo con mi compañero y referente vital y profesional Dani Bueno, tras haber podido disfrutar de su interpretación en el Download Festival de este verano, cuento los días para disfrutar una vez más en directo de ella en el Resurrection Fest 2019.

Jesús Martínez: Bloodbath – Bloodicide

El súper grupo de metal extremo Boodbath publica nuevo disco “The Arrow Of Satan Is Drawn” donde retoman el sonido más clásico del death metal sueco compuesto por unos riffs sucios y añejos, incluso sonando algo crust , diferenciándose de sus anteriores trabajos. “Bloodicide” es el adelanto del disco,  que arranca con unas guitarras  decadentes, junto a una poderosa voz de Nick Holmes (Paradise Lost) , sonando pútrida y malvada, con unas letras que tratan sobre la imparable tendencia de la humanidad  hacia su autodestrucción. La parte rítmica tiene mucha culpa de la pegada de la canción donde Martin Axenrot (Opeth) a la batería  hace un maravilloso trabajo poniendo sus golpes en su justa medida sin saturar. Los constantes cambios de ritmo y unos ácidos solos de guitarra, le dan bastante dinamismo al tema y si a esto le sumas las colaboraciones de Jeff Walker (Carcass),  Karl Willets  (Bolt Thrower) y John Walker (Cancer), la dotan de una visceral crudeza y oscuridad. Sin lugar a duda uno de los mejores trabajos lanzados dentro del género.

Iria López: Avatar – Legend Of The King

En 2018 han salido muchos álbumes y muchos de ellos bastante buenos. Entre ellos está ‘Avatar Country’, el séptimo trabajo de los suecos Avatar que les ha hecho subir de nivel como banda. En “Legend Of The King” tenemos una muestra de sus habilidades compositivas, con mucho virtuosismo por parte de los guitarristas Jonas ‘Kungen’ Jarlsby a.k.a. “The King” y Tim Öhrström y la variedad vocal de su líder Johannes Eckerström, que luce voces tanto guturales como limpias, ofreciendo de esta manera todo su potencial en un tema de ocho minutos (con sus siete solos de guitarra). Este trabajo marcó un antes y un después, y por eso escojo su mejor tema como el mejor de este año. ¡Larga vida al rey!

Víctor Gallego: Slipknot – All Out Life

Los fans de Slipknot llevábamos esperando este momento demasiado tiempo. Cuatro años después, la banda de Iowa nos trae nueva música. “All Out Life” es toda una declaración de intenciones, es claramente la vuelta a un pasado exitoso. El tema me recuerda mucho al segundo disco de estudio, ‘Iowa’, pero también tiene matices de ‘The Gray Chapter’ y, para mí, eso es algo bueno. “All Out Life” es de esos temas que cuanto más veces escuchas más te engancha y sí, no es ni por asomo la mejor canción de la banda, pero el momento en el que ha llegado sumado a que llevaban en sequía más de cuatro años hace que el hype esté por las nubes.

Mara Martínez: Haken – Veil

Gusto, dinamismo, una composición, una técnica y una ejecución magistral por parte de sus músicos y una evolución perfecta que se muestra en forma de riffs cañeros, exquisitos ritmos de baterías, un increíble solo de guitarra y teclado, o una linea vocal con armonizaciones a dos voces que te abducen al oírlas, entre otras muchas cosas más. Y es que el temazo que se han marcado con “Veil” los chicos de Haken dentro de su disco ‘Vector’ lo tiene todo para ser perfectamente uno de los mejores temas de este 2018.

Clara Rico: Rise Of The Northstar – Nekketsu

No ha sido especialmente difícil escoger cuál es mi canción del año, pues Rise Of The Northstar fueron mi gran descubrimiento durante la última edición del Resurrection Fest. Un brutal conjunto que me impresionó sobre el escenario y me dejó impaciente y a la espera de su nuevo trabajo, que vio la luz el pasado mes de octubre. Por ello, mi tema del año es  “Nekketsu”, una pieza ruda y agresiva con la que la banda atrapa los sentidos del oyente desde el primer riff. Musicalmente y a nivel personal, la interpreto como un tema independiente al resto de ‘The Legacy of Shi’, así como sucede con “Teenage Rage”, convirtiéndose en uno de mis esenciales de este 2018.

Montse Galeano: Zeal & Ardor – Row Row

¿A quién se le ocurre mezclar black metal con soul y gospel? De eso trata Zeal & Ardor, y el experimento sale realmente bien aunque la premisa suene extraña. La particular visión de Manuel Gagneux no ha pasado inadvertida y seguro que encontraremos su segundo álbum Stranger Fruit en un montón de listas de lo mejor de este año. De este me quedo con la corrosiva “Row Row” la fusión perfecta de todos esos elementos y un punto de inflexión en la narrativa del álbum.

Jaime Tomé: Graveyard – Please Don’t

Podría haber escogido otras canciones del álbum (“The Fox”, “It Ain’t Over Yet” o “Cold Love”), o “Never Fade” de Alice In Chains, o “The Rover” de Interpol, o incluso “Dance Macabre” o “Life Eternal” de Ghost (sin ser Prequelle uno de mis discos favoritos del año ni Ghost algo que me apasione) u otras tantas de diferentes estilos y bandas, pero me he ido directo por lo que supuso para mí la vuelta de mi grupo favorito de todo ese revival de rock escandinavo que ha surgido en los últimos años. Tras la ruptura inesperada que anunció Graveyard en 2016, el asunto terminó en retorno pocos meses después, a comienzos del año siguiente. Vuelta con nuevo batería y con más ganas y con un sonido algo más pesado. El show no había terminado. Lo mejor de todo es que no hubo que esperar casi nada desde la salida de “Please Don’t” como single presentación hasta  el lanzamiento del álbum “Peace” completo (unos 2 meses). Bien calculado, sin esperas, hypes, ni singles a cuentagotas que, en algunos casos, te hacen perder la gracia en el resto del trabajo.

Rubén Macías: Amorphis – Amongst Stars

Dentro de ese pedazo de disco que es “Queen Of Time” nos encontramos con esta joyita. Una cooperación entre Amorphis y Anneke van Giersbergen, en la que el contraste entre el vozarrón de Tomi Joutsen, sobre todo en los guturales, con la voz aguda de la holandesa queda de maravilla. Además, la canción posee todos los elementos del sonido actual de Amorphis, melodías de teclado acompañando todo el tema, guitarras agudas y guturales en los estribillos. Una canción que podemos escuchar en bucle sin cansarnos de ella.

Kiko Casado: The Baboon Show – You Get What You Get

The Baboon Show es una banda compacta que me retrotrae a esos tiempos convulsos donde hasta la propia integridad estaba en entredicho. De sus canciones podría hacer himnos y colgarme de cualquiera de ellos balanceándome mientras me paseo por la vida. Cada una de sus composiciones deja muesca en el músculo ese que palpita vida. Canciones directas, sin concesiones, inmediatas e imprescindibles para mantener el nivel de rabia que se precisa en el camino. El poder, la ambición y el deseo por lo que no poseemos es el veneno del día a día. Cada cual es lo que es y tiene lo que consigue, las pretensiones altruistas te lleva al fracaso. La caída es más dura cuanto más alto se ha subido, y si en ese caminar no se consigue, la frustración te empujará al precipicio pudiendo ser el principio del fin. Todo tiene un proceso, y en él estará la evolución que tenga que ser. Esto es “You Get What You Get”.

Aritz Sola: Beartooth – Used And Abused

Este año, tras escuchar el trabajo de cientos de artistas, me quedo con el último álbum de Beartooth. Su mezcla de estilos desde la melancolía y romanticismo del metalcore a esos ritmos más agresivos del hardcore hace de este un álbum equilibrado que se mantiene fiel a sus raíces. He de reconocer que ya sus anteriores trabajos me han acompañado en momentos muy importantes de mi día a día y sin su música no sería lo mismo. Quedarme con una canción me va a resultar bastante complicado, ya que lo que me gusta de ellos es el equilibrio y mezcla. Lo fácil sería decir que “Disease”, pero tras vueltas y vueltas al álbum estos últimos meses me quedo con “Used And Abused”.

Elena Marco: At The Gates – To Drink From The Night Itself

Tras el largo silencio después de “Slaughter Of The Soul” (1995) no esperaba un meteorito semejante al “At War With Reality” (2014), y tengo que reconocer que me daba miedo que su nuevo trabajo no estuviera a la altura de mis expectativas como amante del sonido de At the Gates. Pese a los cambios de formación, nada más lejos de la realidad. En mi opinión, su nuevo álbum “To Drink From The Night Itself” (mayo de 2018) es una continuación enérgica de su esperada vuelta y el tema que da nombre al disco “To Drink From The Night Itself” para mí son 3:23 minutos de amor al más puro estilo Göteborg (y reconozco que estuve escuchándola en bucle varias semanas).

Stilav: Kalmah – Evil Kin

Este tema representa el cambio de rumbo de los fineses Kalmah, que celebrando 20 años de carrera han creado su obra maestra, ‘Palo’, donde destaca “Evil Kin”, un tema que a base de profundos guturales plasma sobre el lienzo la combinación perfecta del power metal más personal y el death metal melódico de la escuela del norte de Europa, donde sin duda las formaciones finlandesas se han erigido como principales estandartes. Laura Cano también la ha escogido, por lo que es una buena elección.

Javier Bragado: Ghost – Dance Macabre

“Dance Macabre” de Ghost lo peta muchísimo. ¿Acaso han salido más discos en 2018?

Para resumir todo el artículo, os dejamos aquí la playlist con todos los temas de la lista que para los miembros de The Metal Circus son las mejores canciones de 2018:

Dani Bueno