Complicaciones burocráticas y económicas para las bandas y artistas que pertenezcan a países de la Unión Europa y decidan actuar en el Reino Unido.

Los efectos del Brexit

El Reino Unido abandonó formalmente la Unión Europea el viernes 31 de enero a la medianoche. De forma escalona el Brexit prepara muchos cambios en aspectos políticos, económicos y sociales a lo largo de este año con entrada en vigor en 2021. Hace unos días el Ministerio del Interior británico anunció que los artistas y deportistas de la Unión Europea estarán sujetos a las mismas reglas que se aplican actualmente a sus compañeros de profesión de países no pertenecientes a la UE una vez que la transición al Brexit finalice en diciembre.

Hasta la fecha, los artistas pueden viajar libremente de la UE al Reino Unido y viceversa sin solicitar permisos de trabajo o visas. Pero una vez que termine la libertad de movimiento, los artistas de la UE y de otros países necesitarán una visa de Nivel 5 para actuar en el Reino Unido, participar en concursos o audiciones, participar en actividades promocionales, asistir a talleres, dar charlas sobre su trabajo y participar en eventos culturales o festivales.

Con este anuncio, el Ministerio del Interior del Reino Unido ha terminado con la esperanza de que se consigan acuerdos recíprocos entre el Reino Unido y la UE que se parezcan lo más posible a la libertad de movimiento, permitiendo que los artistas continúen actuando y vendiendo su merchandising sin enfrentarse a costes adicionales además del respectivo papeleo burocrático. Los grupos y artistas quedarán muy desprotegidos con estas nuevas normativas del Brexit.

Decepción en la industria de la música

Deborah Annetts, directora ejecutiva de la Sociedad Incorporada de Músicos, afirmaba que estaban “profundamente decepcionados” de que se haya descartado la libre circulación de músicos y otros artistas de la Unión Europea.

“Le pediríamos al gobierno del Reino Unido que reconsiderara nuestra petición para una visa multientry de dos años”, comentaba Annetts “Cualquier sistema de inmigración futuro no existe de forma aislada y tiene enormes implicaciones para la negociación de acuerdos comerciales y acuerdos recíprocos entre la UE y los EE. UU. Es vital que cualquier sistema de inmigración apoye a los músicos que necesitarán hacer una gira en la UE después del Brexit”. Agregaba que “representará una pérdida significativa para el público que disfruta viendo el talento de toda Europa actuando en el Reino Unido”.