A finales de este mismo año la mítica banda británica volverá a los escenarios. Ya han confirmado las primeras fechas de esta deseada reunión.

Genesis vuelve a los escenarios

Genesis ha anunciado que, después haber tocado por última vez juntos hace 13 años, vuelve a reunirse. La banda británica de rock progresivo, formada por Phil Collins, Tony Banks y Mike Rutherford, anunció la noticia en el programa matutino de la BBC Radio 2 de Zoe Ball el esta misma mañana – miércoles 4 de marzo -.

Antes de ofrecer la noticia oficial, habían publicado una pista en su página de Instagram, que decía: “Y luego hubo tres”. El último concierto de la banda fue en 2007 para conmemorar el 40 aniversario de su formación en la escuela Charterhouse de Surrey. “Creo que es un momento natural”, afirmaba Banks. “Todos somos buenos amigos, y aquí estamos”.

El grupo que se formó en 1967 y tiene en su haber discos y canciones que se consideran clásicos del género como “Land of Confusion” y “I Can’t Dance”, comenzará su gira “Last Domino?” en Dublín el próximo 16 de noviembre. Por el momento solo han confirmado fechas en el Reino Unido, aunque no son pocos los seguidores de Genesis que están cruzando los dedos para que anuncien una gira mundial. También tocarán en noviembre y diciembre de este mismo año en Londres, Liverpool, Leeds, Birmingham, Belfast, Manchester, Newcastle y Glasgow.

Para completar la formación, a Génesis se les unirán Nicholas, el hijo de Collins de 18 años a la batería y Daryl Stuermer a la guitarra y al bajo.

No han llamado a Steve Hackett

No ha sido el músico más popular de la historia de Genesis, pero no se podría entender el éxito de los británicos sin la guitarra de Steve Hackett en discos como ‘Nursery Crime’ o ‘Selling England by The Pound’. Para esta reunión no ha sido llamado a filas, algo que seguro no le sorprenderá. En una entrevista para The Metal Circus, Hackett lo tenía claro: “estoy cansado de ser la oveja negra de Genesis. Pienso que fue una banda extraordinaria, pero también una banda extraordinariamente competitiva. Cuando una banda comienza a perder miembros de la calidad de Peter Gabriel, Phil Collins o yo mismo, algo sucede”.