No es la primera vez que el artista muestra su desacuerdo sobre el uso de canciones en actos políticos de Trump. Aunque en esta ocasión ha ido directamente a los juzgados.

La lista de bandas y artistas que han amenazado con demandas a la campaña electoral de Donald Trump por usar sus canciones en sus actos políticos, sigue ampliándose. El legendario Neil Young no ha enviado un aviso, ha demandado a los encargados de la campaña directamente.

Demanda de Neil Young a la campaña de Trump

Neil Young ha presentado una demanda contra la campaña electoral para la reelección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, por infracción de derechos de autor, alegando que su música ha sido utilizada en las manifestaciones del presidente sin su permiso.

El legendario artista de 74 años aseguraba que no podía permitir que su trabajo fuera utilizado como “tema principal de una campaña divisiva y antiestadounidense de ignorancia y odio”. En una denuncia presentada en un tribunal de Nueva York, Young se opuso a que se usaran sus canciones “Rockin ‘In The Free World” y “Devil’s Sidewalk” en varias ocasiones en manifestaciones y eventos políticos para el entretenimiento y la diversión de los asistentes partidarios del actual presidente del país.

Young afirma que la campaña electoral de Trump utilizó ambas canciones en un mitin en Tulsa, Oklahoma, el pasado 20 de junio, que además se celebró en medio de las preocupaciones sobre la pandemia de coronavirus que actualmente sufre Estados Unidos. La demanda explica que “la campaña no tiene ahora, y no tenía en el momento del mitin de Tulsa, una licencia o permiso del demandante” para tocar las canciones en ningún “evento político público”.

No es la primera vez que Neil Young ha tenido problemas con el uso de sus canciones por parte del equipo de Donald Trump. Ya en 2015 se mostró contrario a que su mítico tema “Rockin ‘In The Free World” sonara en los actos políticos del actual presidente de Estados Unidos.